Adoptados por amor soberano

Pastor Luis Gomez

Gálatas 3:26-4:7

La adopción es una de las necesidades más grandes en el mundo.  La adopción es el resultado en parte por la falta de paternidad responsable, pero también por condiciones económicas-políticas y sociales de muchos lugares. Es necesario decir, que la adopción, aunque permite al adoptado tener una mejor vida, pero también puede experimentar algunos riesgos.

Quien adopta ¿lo hace por amor, necesidad o interés?   ¿La adopción es por mérito, necesidad, interés o decisión del adoptado?  En el caso de nosotros los gentiles, quienes por nacimiento no somos judíos; la Biblia dice que hemos sido adoptados soberanamente por nuestro Dios. Por creación pertenecemos a Dios, pero por causa de la desobediencia de Adán; todo ser humano quedó separado de Dios.   Sin embargo, Dios en la dimensión de su soberanía, por su gran amor, nos adoptó para su gloria.

Pablo se dirige a los creyentes de Galacia, les dice que, en el momento de haber creído en Jesús como su Salvador, han experimentado un triple cambio.

  1. La adopción nos hace hijos de Dios (v.26)

           Según el v. 24, bajo la dispensación de la Ley, los judíos estaban bajo el tutelaje, disciplina, y guía de la Ley de Moisés y eran como niños bajo el cuidado de una nana (ayo). Sin embargo, ahora, por haber creído en Cristo, en la dispensación de la gracia, es Cristo quien les libera de esa tutela, le da nueva vida y guía a cada uno.

Todos los que hemos creído en Cristo, somos hijos de Dios por derecho de creación y de redención.   Derecho de creación porque él nos hizo. Desde que Adán y Eva desobedecieron, todos nacemos con naturaleza pecaminosa (Ro. 5:12).  Dicho pecado nos separa de Dios y nos condena a la muerte eterna (Ro. 3:23,6:23).  No hay nada en este mundo que nos libre de esta muerte eterna por el pecado.  Ningún esfuerzo humano tiene mérito salvífico, aun el obedecer la Ley mosaica no puede librarnos de la condenación.    Sin embargo, por creer en Jesús como Salvador y Señor, Dios por su gran amor nos adopta como sus hijos y ahora pertenecemos a Él por derecho de redención.

  • Juan 3: 16a El amor del Dios Soberano es tan grande, que, viendo la condición de muerte eterna de los humanos (Ef. 2:1), decidió por amor enviar a Su Hijo para morir en lugar de nosotros (Ro. 5:8).

 

  • Juan 1:11-12ª La única manera que tiene el hombre pecador, para librarse de la muerte eterna, es reconocer que es pecador, y creer que solo Jesús puede no solo librarlo de morir eternamente, sino de darle una nueva vida en Cristo.

 

  • Juan 3:16b, 1:12b, 1 Juan 3:1 Todos los que creen en Jesús como su Salvador personal, Dios da el derecho, la potestad, la seguridad de ser no solo llamados hijos de Dios, sino que se convierte en hijos adoptados por el amor de Dios (Ef. 1:3-4).

          Adopción:    Una vez se llenan los requisitos, y les es entregado el niño o la niña escogido (a); legalmente se convierte en Hijo, lleva sus apellidos y se les ama como a hijos biológicos.    Ejemplo, mi hermana adoptó a Yeimi Chávez….  Troy Carter con Steve…   Coro: Mirad cual amor nos ha dado el Padre que seamos llamados hijos de Dios…privilegio.

  1. La adopción nos permite vivir en Cristo (v.27-29)

a. Es estar revestidos de Cristo (v.27). (Ef. 4:22-24)

“Bautizados en Cristo” es la figura que se usa para decir que ya aceptamos a Cristo desmotado en bautismo de agua.  Esa era la manera visible de dar testimonio de que se creía en Jesús, al ser sumergidos en agua.  “Revestíos del nuevo hombre” (Ef. 4:24).

b. Es permanecer ligados a Cristo (Juan 15:4-8).

“Permaneced en mi como yo permanezco en vosotros”. Es una vida cristocentrica, entregada a Cristo (Ga. 2:20).  Es una nueva vida (Ef. 4:1, 17, 5:2, 8, 15-16)

c. Es ser parte del nuevo pueblo (v.28)

“vosotros sois uno en Cristo” sea judío o gentil, y todo por haber creído en Cristo.  Efesios 2: 11-16 explica este gran misterio, de como Dios forma su nuevo pueblo de dos que no eran pueblos; gentiles y judíos, para unirnos en Cristo y vivir solo para Cristo y en Cristo.

d. Es ser parte del linaje de Abraham (v.29)

No somos judíos por descendencia física de Abraham, pero somos descendientes del linaje espiritual de Abraham que es mucho mejor.  Ser judíos por ser descendiente de Abraham no da garantía de salvación espiritual, aunque tenga bendición material, pero si hay garantía de vida eterna por ser descendiente del linaje espiritual de Abraham.

La nueva vida del adoptado:  Una vez el niño (a) recibe el apellido de sus nuevos padres; tiene privilegios y responsabilidades.   Podrá gozar de los privilegios y los mismos derechos como los hijos biológicos de sus padres adoptivos; pero adquirirá el compromiso de comportarse como sus nuevos hermanos, y seguir las reglas de su nuevo hogar.

  1. La adopción nos hace herederos en Cristo (4:1-7)

a. Herederos de la promesa, pero sin Cristo (v.1-6): Ilustración de un niño.

Pablo ilustra la condición del pueblo de Israel antes que Dios enviara a Su Hijo Jesucristo, vivían bajo la esclavitud o tutela de la Ley.  Esto lo ilustra con un niño que antes de llegar a la edad madura donde el padre hacía una fiesta para oficialmente presentar a su hijo como maduro.  Por consiguiente, ya no estará bajo el tutelaje de una nana, nodriza, quien tomaba las decisiones por él o ella.     Y aunque era heredero, debía ser tratado como un esclavo, sin derecho de tomar decisiones, y al mismo tiempo era señor sobre los esclavos.

b. Herederos por-en Cristo (v.4-7)

El versículo 4 comienza con un “pero” cuando vino el cumplimiento del tiempo, kronos (hora precisa, específica o indicado), Dios envió a Su Hijo.   Es la Encarnación de Jesús quien nació de la virgen María, sujeto a la Ley con un propósito definido: redimir a los esclavos de la ley y hacerlos sus hijos por medio de la adopción.

El v. 4, declara que Dios mismo tomó la naturaleza humana, se hizo hombre (Job 14:1), para dar libertad (redimir-exagorazo), (sacarnos de la cárcel de la esclavitud del pecado y de la ley) lo hizo en sujeción a la ley, aun bajo las exigencias de la dispensación de la ley.   Segundo propósito de hacer que Dios nos adoptara como sus hijos con la representación o garantía del Espíritu Santo viviendo dentro de nosotros (v.6).

Resumen:  Pablo resume el argumento sobre la justificación por la fe que viene desde el 3:19 al decir que ya no somos creaturas esclavas del pecado y de la ley; sino hijos y herederos de Dios por medio de Cristo.    Éramos herederos de la promesa hecha a Abraham (Ge. 12:3) (v.4-6); pero ahora somos herederos de Dios por medio de Cristo (v.7).

Conclusión

                 Efesios 1: 3 Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en las regiones celestiales con toda bendición espiritual en Cristo. 4 Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él. En amor 5 nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad, 6 para alabanza de su gloriosa gracia, que nos concedió en su Amado.

¿Siente alegría usted al saber que Dios le adoptó

soberanamente para ser su hijo (a)? 

֍  Ser hijo (a) de Dios, es un enorme privilegio, pero es una gran responsabilidad.

֍   Es vivir para honrar a Dios, vivir en santidad, en constante agradecimiento y de darlo a conocer al mundo entero.

¿Ya es un hijo de Dios usted?

Anuncios

¿Te ves como realmente eres?

Laida  Contreras de Gomez

¿Quién eres? ¿Cómo eres? ¿Te miras como Dios te ve? ¿Cómo te ven los demás? ¿Cómo te ves tú?  Estas son preguntas que posiblemente no hemos dado respuesta o si las hemos respondido lo hemos hecho no de manera correcta.  Sin embargo, si tienen respuesta y esto es lo maravilloso  que es estos estudios intentaremos responderlas a la luz de la Biblia.  Así que, la primera pregunta es, ¿Cómo te ve Dios?

              Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo unigénito Para que todo aquel que crea no se pierda más tenga vida eterna”.

             Dios nos valora de una manera tal, que dio lo mejor que tenía, a Su propio y único Hijo, para que podamos tener vida para siempre.  Es por esto que somos valiosas para Dios.  ¿Cuánto vales?  Para que cada una descubra el valor que Dios le ha dado, debe considerar profundamente lo que Dios ha hecho por cada una.   ¿Cuánto valor se da a usted misma?

Auto estima: “Una persona que tiene una correcta autoestima es humilde y segura de sí misma” Esta palabra se forma con dos partes, auto “de sí mismo” y estima “consideración, aprecio o valor”.  Así que, autoestima es la consideración, el aprecio y el valor que  se tiene de uno mismo.

Entendido el significado, podemos decir que Dios ve a cada una de nosotras como un tesoro precioso y nos da un valor incalculable, pues nos ama de tal manera que envió lo más preciado que él tenía, a Jesucristo su único Hijo, para morir en la cruz por nosotros. ¿No es esto maravilloso?

Ahora, sabiendo todo esto, yo le pregunto, ¿Te ves como realmente eres?  ¿Quién eres realmente? ¿Te estás dando el valor que Dios te da?  En estos dos días de campamento, reflexionaremos acerca de estas preguntas valiosas, importantes y fundamentales para la realización de toda mujer y daremos las respectivas respuestas  a la luz de la Palabra de Dios.

Conf. # 1   “Una creación de Dios”

          Dios nos ve como la creación más importante que él hizo para formar un mundo o pueblo perfecto. Esta es la base que toda mujer debe conocer para su autoestima: somos una obra maestra hecha por Dios y para Dios.

 

  1. Creada con mucho valor

             a. Completamente única (Génesis 2:18-25)

1) Era necesario el diseño femenino v.18b

2) Era necesaria la ayuda idónea (v.20)

3) Formada de una costilla del hombre (su esposo) (v.22)

4) Nada de lo ya creado se compara con la mujer (v.23)

La mujer es completamente única.   Dios en su inmensurable sabiduría creó a la mujer con un valor elevado. Las investigaciones dicen que entre las 3.5 billones de mujeres del mundo, no hay una exactamente igual a ti.  Nadie ve como Dios ve con tus ojos, escucha con tus oídos, piensa con tus pensamientos y siente como tú sientes. ¡Eres única en tu clase!

             b. Creada a imagen de Dios (Ge. 1:27)

                    S. Lewis escribió: “Tienes que hacer caso omiso de tus sentimientos de inferioridad y aceptar lo que Dios dice acerca de ti. ¿Alguna vez has pensado en el poder del versículo que dice que fuiste creada a imagen de Dios y por qué fuiste creada a su imagen? Tienes el poder de pensar, razonar, conversar y vivir para siempre”. Este versículo explica el significado de que fuiste creada a imagen y semejanza de Dios, que dio a cada una personalidad: Sentimiento, intelecto y voluntad.

¿Me veo y reconozco estas virtudes que tengo las cuales Dios me las dio desde que me hizo?

                c. Creada por la mano de Dios del costado del hombre: doblemente refinada.

              El doble refinamiento resulta en notable diferencia entre un hombre y una mujer.  ¿Cómo hizo Dios a la mujer para que se distinguiera del hombre?    Sensible,tierna, cariñosa, sentido intuitivo, y físicamente diferente.

En los años 80´, los científicos descubrieron que el lado izquierdo del cerebro de una niña recién nacida se desarrolla más rápidamente que la de un niño. Fetos femeninos reconocen la voz de su madre antes que los varones y también después de nacidos.    ¿Qué quiere decir todo esto?

2. Creada por voluntad de Dios con un propósito específicoa

     a.  Según el modelo original (Salmo 139:13-16)

Forma de ser: “formaste mis entrañas”

Con deseos de corazón: Te alabaré porque eres bueno.

Regalos espirituales: conocer lo formidable y maravilloso que es Dios

Creatividad: en tu libro estaban escritas todas las piezas de mi cuerpo

Perfecta creación: en el vientre, en lo oculto fui formada. No fue encubierto mi cuerpo, mi embrión vieron tus ojos.

        b. Con un propósito específico

                  “La auto estima bíblica quita la atención de mí y la dirige a Jesús.  Yo estoy en la tierra por él y para él y no para mí”   Cuando Dios hizo a la mujer, tal como se lo dijo al hombre, Dios les definió la razón de vivir:

1) Vivir para gloria de Dios (Col. 1:15-17; Is. 43:1-7; Ef. 1:6,13-14)

2) Vivir para hacer buenas obras (Ef. 2:10; 2 Co. 5:15)

3) Vivir en santidad como hijos de Dios (Ef. 1:4; 1 Pe. 1:15-16)

Conclusión

Hasta este punto hemos contestado en parte la primera pregunta que busca descubrir la identidad verdadera de cada mujer.  ¿Quiénes somos nosotras? Soy una creación de Dios.  Y como tal, valgo mucho.  Aprendimos que Dios nos creó con valor, a su imagen y semejanza, con personalidad lo cual las capacita para tener buenos pensamientos acerca de usted misma, sentimientos para identificarse y con voluntad para decidir.

Si Dios me ha creado con tanta belleza, cuidado y con propósito; queda no solamente creerlo sino vivirlo.  Lo más importante es que cada mujer viva para cumplir el propósito de creación: exaltar a Dios, servir a los demás y vivir en santidad.

¿Se ve usted como Dios la ve?

 

¿Actúa usted como Dios quiere que actúe?

 

¿Lo que piensa, siente y hace es lo que Dios espera de usted?

 

 

“Eres templo y morada del Espíritu Santo”

Loida  Contreras de Gomez

Segunda conferencia

Recordemos las preguntas que estamos respondiendo en este Campamento de mujeres. ¿Te ves como realmente eres? ¿Quién eres? La primera respuesta fue, somos creación de un Dios perfecto.  La segunda respuesta es que eres el templo donde vive  el Espíritu de Dios.   Jesús dijo: “Me voy pero no os dejaré solos, enviaré un Consolador, el Espíritu Santo” (Jn. 15:26-27)

Tener la imagen del Dios eterno es maravilloso, pero ser el lugar donde vive, mora, habita el Espíritu Santo, es un enorme privilegio que nos ayuda a mantener nuestra autoestima de lo que realmente somos y valemos.  Cuando usted y yo decidimos entregarnos por fe a Cristo, el Espíritu vino a morar en nuestro corazón y esa gran bendición nos da el valor, posición  e identidad.

Gálatas 4:6 dice: “Por cuanto sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de Su Hijo, el cual clama: ¡Abba Padre!”.

Por favor, leamos los siguientes pasajes: 1 Co. 3:16-17; 6:19; 2 Co. 6:16. Al  reconocer lo que significa que el Espíritu mora o está dentro de nuestro corazón para siempre, el concepto sobre el valor que tenemos de nosotras mismas, cambia radicalmente.

  1. Por voluntad de Dios

a. Primero me convence de pecado (Jn.16:8,9), justicia (v.10) y juicio (v.11)

Significa que soy pecado, solo Jesús me puede salvar, pero si lo rechazo soy condenada.

b. Segundo me transforma en hija de Dios por el nuevo nacimiento (Jn. 3:1-15).

No es del que quiere ni del que corre sino de quien Dios tiene misericordia.  Efesios 2.8-9 explica que llegamos a ser hijas de Dios por la misericordia y gracia de Dios.  El Espíritu Santo es quien nos hace nacer de Dios, de arriba, y luego nos guía para tener una relación adulta con Dios (Ro.8:14-17).  El resultado de la regeneración es que somos declarados (as) hijos (as) de Dios (Jn. 1:12).

  1. El Espíritu vive en nuestros corazones para darnos identidad propia                                                                                                                                                                                      a. Como “hijas de Dios” (Ga. 4:6-7)

b. Por lo tanto, él se convierte en nuestra guía (Jn. 16:13-15)

c. Y nos ayuda aún en nuestras debilidades (Ro. 8:2-6)

Aplicación: ¿Quién soy yo? ¿Qué soy yo? ¿Quién dice la gente que soy yo?

  1. El Espíritu Santo vive en nuestros corazones para darnos Su poder

a. Para vivir como verdaderas hijas de Dios (Ef. 4:1; 17; 5:1, 8,15)

b. Para compartir el evangelio (Mt. 16:17-18; 28:19-20; Hch.1:4,8; 2 Ti. 4:2).

Aplicación:   ¿Qué dice Romanos 1:16-17? ¿Se da cuenta del poder que tenemos dentro de nuestro corazón después de leer Hechos 1:8  y que nos hace muy diferentes al resto del mundo sin Cristo? ¿Puedo hacer algo de valor para esta sociedad descontrolada por el pecado?

  1. El espíritu vive en nuestros corazones para obtener la victoria

a. Sobre los deseos de la carne que desfigura y daña nuestra autoestima (Ga. 5:16-21)

b. Que se demuestra por el fruto del Espíritu que fortalece nuestra autoestima (Ga.5:22-23)

1) El fruto del Espíritu fortalece mi relación con Dios (amor, gozo y paz)

2) El fruto del Espíritu fortalece mi relación con los demás (paciencia, benignidad y bondad)

3) El fruto del Espíritu fortalece mi relación conmigo misma (fe, mansedumbre y templanza)

     Aplicación: ¿Cómo se considera, perdedora o vencedora? ¿Recuerdas quien eres? ¿Quién vive en tu corazón?   “Si Dios con nosotros, quien contra nosotros”

CONCLUSIÓN

Recordemos tres elementos importantes por tener al Espíritu Santo viviendo en nuestro corazón para siempre:

IDENTIDAD                         PODER                         VICTORIA

 

 

Terminemos leyendo  Romanos 8:1-16, 26-27

¿Cómo se siente hoy? ¿Cuánto es su valor para Dios y para usted misma?

 

 

 

 

 

“Eres valiosa a los ojos de Dios”

Loida  Contreras de Gomez

Tercera conferencia

          Los diamantes son joyas tan valiosas que cualquier persona anhela tenerlas.  Su precio es incalculable y por ellas se pagan miles y miles de dólares.  Los topacios, las perlas y otras joyas son deseados no solo por su belleza natural sino por su valor económico.  Nosotras las mujeres, las hijas de Dios, tenemos un valor incalculable para nuestro Padre celestial.  Lo negativo de las perlas, diamantes y joyas es que son objetos muertos, no tienen vida y por eso su valor es temporal.  Sin embargo,  nosotras por ser seres humanos creadas por Dios, redimidas por Jesucristo y guiadas por el Espíritu Santo, el valor que tenemos es incalculable porque es eterno, jamás termina.

Nuestra posición como mujeres cristianas, Gracias a ese milagro de Dios, es que hoy nos podemos sentir seguras de nosotras mismas por que Cristo vive en nosotras.  ¡Eso nos da valor!

  1. Dios nos estima y nos valora más que a toda la creación                                                        a. Valemos más que las aves de los cielos (Mt. 6:26-28)                                                        b.Valemos más que los lirios del campo (Mt. 6:29-30ª)

Lea el v.30b ¿no hará mucho más a vosotros hombres y mujeres de poca fe?

Aplicación: Dijo Dios “hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza” ¿A quién se parece  usted?  Usted vale mucho porque es creación de Dios, lo más sublime e importante  de toda la creación.  ¿Cómo se siente usted?

  1. Dios nos estima y nos valora tanto que envió a Su Hijo a morir

a. En una cruz (Jn. 3:16)

1) Significa que dejo todo lo que tenía al lado de su Padre (Fil. 2:3-5)

2) Significa que se humilló hasta morir como un criminal   (Fil. 2:5-8)

b. Por tus pecados (Ro. 5:8)

c. Para darte vida eterna (Ef. 2:1,5; Jn.3:16b)

d. Para darte un nuevo nombre, nueva identidad, nueva posición (Jn. 1:12; 2 Co. 5:17)

Aplicación: Murió en una cruz porque te ama, para darte vida, para darte valor (Jn.15:5; Fil.4:13)

  1. Dios nos estima y nos valora al hacernos parte de Su Cuerpo: la Iglesia

No se sienta que usted lo merecía y tenía los méritos para congraciarse con Dios lo cual la hace sentirse superior a los demás (1 Co. 1:25-31).  Más bien, siéntase privilegiada, agradecida y comprometida con Dios porque él la estima y la valora al hacerla parte de su pueblo, la Iglesia, la familia de Dios (Ef. 2:11-19), miembros los unos de los otros (1 Co. 12:12-14, 18,27).

a. Con virtudes y defectos, debemos mirarnos y tratarnos con igualdad. (Ro. 12:3-6)

b. Con amor sincero (1 Co. 12: 9-11, 20-24; Ro. 12:9-10)

c. Reconociendo que cada uno tiene su propia función que desempeñar (Ef. 4:115-16)

d. Compartiendo para las necesidades de los demás (Ro. 12:12-16; Ga. 6:2,9-10)

Aplicación:   Todos nos necesitamos y nos pertenecemos, gracias a que Dios nos ha hecho   miembros del Cuerpo de Cristo.  No se sienta superior, trate a todas por igual  como Cristo nos amó.   ¿Se ha sentido superior o mejor que otra persona?

CONCLUSIÓN

                  ¡Usted ni se imagina lo mucho que vale para Dios! Considere lo que Dios ha hecho para demostrarlo: nos creó con un valor superior a toda la creación, luego envió a Su Hijo para morir en nuestro lugar y nos ha incorporado a Su Iglesia.

Ahora, ¿Cómo te ves? ¿Te ves como realmente eres? ¿Te ves como Dios te ve?  Su palabra nos lo ha confirmado, ¡somos de mucho valor para Dios!  Gracias a él somos lo que somos, gracias a él estamos donde estamos, y gracias a él le pertenecemos.

Deseo terminar mencionándoles algunos versículos de la Biblia que ya mencionamos, pero vale la pena recordarlos y de ser posible, memorizarlos y practicarlos todos los días:

 

            Romanos 12:3 “Digo pues, por la gracia que me ha sido dada, a cada cual que está entre vosotros, que nadie tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de la fe que repartió a cada uno”.

 

           Salmo 139:13-14 “Porque tú formaste mis entrañas, tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien”.

           1 Co. 12:18       “Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo, como él quiso”.

“Dios nos ayude a comprender lo que él ha hecho por nosotras y esto fortalecerá nuestra autoestima”

Mi compromiso con la fe y el Evangelio

Efesios 4:2, 17, 5:1, 5, 8,14-16

Al ver le que le toco vivir a Pablo se concluye que  él tenía profundas convicciones. En este tiempo que la sociedad es liberal, los valores y los principios morales son cuestionados y relativizados; se necesita tener profundas convicciones para ser fiel a Dios, la Palabra y la fe.

Es muy necesario aclarar que cuando se tiene compromiso con la fe, no se refiere solo a la convicción teológica y ni a la virtud  profunda que nos hace creer, esperar y confiar en que todo lo que Dios ha dicho en su Palabra se cumplirá, sino que tiene que ver con todo lo que es la vida cristiana.  Por otro lado, cuando nos referimos al evangelio incluye no solo el  conocer la Biblia y las buenas nuevas de salvación, sino que implica obedecerlo y compartirlo.

             El orden de prioridad, todo cristiano es responsable de cuidar su relación con Dios, su relación con la familia, y ahora su relación con la fe cristiana y el evangelio al cual ha sido llamado.  ¿En qué cosiste el compromiso que tenemos con la fe y el evangelio?

  1. Consiste en vivir la fe, defenderla y compartirla

En mi vida de cristiano he visto muchos casos de personas que reciben a Cristo y en la fuerza de su primer amor se entregan al servicio de manera total, pero de pronto, su fe se enfría, caen en un estado de desánimo a tal grado que dejan de asistir a los servicios.  Es más, a veces, estas mismas personas llegan a comportarse no solo igual que los incrédulos sino peor, sin importarles que un día Dios los compró con su sangre, perdonó sus pecados, y lo puso en un lugar de servicio para honrarle.   Pierden la sensibilidad, la vergüenza y el cinismo  al andar no conforme  a la fe, sino conforme a la carne, al mundo y al pecado.

Cuando descuidamos la fe, cuando dejamos de fortalecerla, cuando no practicamos las cosas que identifican nuestra fe, venimos a ser presa fácil del diablo, el mundo, y el pecado. Cuando no vivimos conforme a la fe y a la nueva identidad que Dios nos dio (hijos de Dios), fácilmente somos alucinados, embrujados, engañados por el mal, por lo malo y por el malo.

a. Lo que incluye la fe (2  13:1-10, He. 11:6)

La fe no solo es el conjunto de creencias, verdad teológica, y convicción profunda guiada por el Espíritu; sino que es el fruto del Espíritu que nos capacita para creer en Dios todos los días y vivir de acuerdo a su Palabra y su voluntad. Algunos se refieren a la fe para identificarse con todo lo que incluye la vida cristiana y si es así, es justo tomar el sentido del v. 5 donde Pablo hace una exhortación a evaluar la fe de cada uno.

Ilustración: Jonh Stott en su libro “La verdad  de los evangélicos”, p.117  dice: “La fe evangélica se extiende más allá de nuestra  creencia hacia nuestra conducta; trae consigo un desafío polifacético acorde al cual vivir”.

¿Cómo está su fe? Es igual a, ¿Cómo está su vida cristiana o su vida espiritual? Lo interesante es que los únicos que pueden evaluar la vida cristiana es Dios y uno mismo, según el v. 5b “Probaos a vosotros mismos”. Dios se basa en sus atributos para evaluar como vivimos la fe,  y en su misma Palabra. Nosotros mismos podemos evaluar la clase de vida cristiana que llevamos según el estilo de vida que tenemos, y según nuestra obediencia a la Palabra y al Espíritu.

Ese es la exhortación que el apóstol hace  a los hijos de Dios a que nos preocupemos por la clase de fe, la clase de vida, que llevamos. La palabra “examinaos o probaos” tiene que ver con una evaluación exhaustiva, en detalle, con mucho cuidado, del estilo de vida que estamos teniendo delante de Dios y delante del mundo. Quiero agregar mi tesis, que el estilo de vida, la fe cristiana de cada cristiano debe basarse en cuatro fundamentos: apegados a la Palabra, sometidos al Espíritu, saturados del amor de Dios y comprometidos a la misión de Jesús.

Aplicación: Estoy seguro que si cada cristiano y cada iglesia se percata o tiene cuidado de mantener un estilo de vida con estos cuatro paradigmas, la iglesia será tan fuerte que podrá hacerle frente a esta sociedad liberal, a estos gobiernos liberales que con facilidad venden los valores, principios y absolutos al mejor postor tal como Esaú vendió su primogenitura a Jacob por un plato de lentejas. Hoy es tiempo, apremiante que vivamos y defendamos la fe, las convicciones, y las creencias basados en la Palabra ante la erosión desilusionada de los valores espirituales.

Vamos, defendamos la fe (1 Pe. 3:15) y los valores (Fi. 4:7-8), vivamos apegados a la Palabra dispuestos a dar nuestra vida en pago. La iglesia no debe bajar la frente, sino que con valor, porque Dios está con nosotros, defender lo que creemos…

b. Lo que implica estar en la fe. (He. 12:1-2)

# La fe es una de las más poderosas palabras en la vida cristiana, e importantes en la Biblia que tiene solo dos letras.   Solo el NT utiliza la palabra fe  más de 250 veces.   Por ejemplo, “sin fe es imposible agradar a Dios” (He. 11:6)  “Si tuvieses fe como el tamaño de un grano de mostaza podrías trasladar esta montaña” (Mt.17:20). Sin embargo, los discípulos dijeron, “Maestro, auméntanos la fe” (Lc.17:5) que en otras palabras querían decir, refuerza la fe ya que la fe total es dada como parte del  fruto del Espíritu en el momento de creer.

Vivimos la vida cristiana sin tomar en cuenta que tenemos este poderoso recurso que no puede ser ejercitado a menos que tengamos una vida santa y buena relación con Jesús.

  1. Consiste en conocerlo, obedecerlo y compartirlo                                           a. Conocer el evangelio para obedecerlo (Lc. 2:10-11)

En esencia, el evangelio es “las buenas nuevas de Salvación” “Las nuevas noticia”. Pablo cuando fue a los hermanos en Corinto, les dijo: Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría.  Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado (1 Co. 2:1-2). Luego en el 15:3-4 presenta el fundamento del contenido del evangelio.

Lo importante de conocerlo es el obedecerlo.  El evangelio lo encontramos Génesis hasta Apocalipsis, y no solo Jn. 3:16 o Ro. 5:8, 3:23, 6:23.  Pablo se propuso dar a conocer todo el consejo de Dios. Así que, es necesario conocer toda la Palabra de Dios, pues todo lo que hacemos nos identifica como evangélicos.  El compromiso se limita con recibirlo, creerlo y conocerlo, sino que lo que Dios desea es que lo obedezcamos.

         b. Vivirlo para compartirlo (1 Co. 15:1-2)

Dios quiere darse a conocer a todas las personas del mundo y hoy nos ha escogido a nosotros su iglesia como el instrumento de proclama. Dios se dio  a conocer  por medio de la creación, la Biblia, Jesucristo, la iglesia, y ahora aprovecha la ciber comunicación. Jesucristo se propuso dar a conocer a Dios y su mensaje de amor, usó todos los recursos disponibles de ese tiempo para comunicar el mensaje tan claro que todos lo pudieran entender, hoy lo hace por medio de la televisión, el internet y los celulares.

El texto dice: Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis;  por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano (1 Co. 15:1-2). 1 Co. 9:16…

Cada vez que se conecte por el internet, facebook, twiter, yahoo, MySpace, Hi5, etc, recuerde que usted debe dominar estas redes y no las redes a usted. Significa que debe saber usar el tiempo, no olvidar el propósito, y tomar en cuenta que debe traerle beneficios positivos. Aproveche estos medios para honrar a Dios, edificarse espiritualmente y proclamar el evangelio. No olvide que es representante de Dios en la tierra y que su responsabilidad es dar a conocer a Dios ante los demás.

Aplicación: Aprovechemos la tecnología para cumplir la misión de Dios. Es un buen recurso moderno para hacer evangelismo, consejería, discipulado, amistad y comunicación con los hermanos y familiares. El evangelio puede ser difundido y explicado en todo el mundo por este medio sin costo alguno. El gran desafío hoy es que la iglesia, los padres y los hijos conozcan la tecnología para no ser sorprendidos por este mundo astuto.

Conclusión

Da mucho gusto ver a personas y familias completas que desde que rinden sus vidas a Cristo, se esfuerzan por conducirse de acuerdo a la fe que recibieron.   Engalanan el evangelio, fortalecen la proclama, ejemplifican lo que dice el Col. 2:6.  Gracias Dios por las vidas transformadas, pero ruego a ti que los mantengas en ese mismo fervor, y a quienes han perdido el deseo de vivir apegados a la fe y tu Palabra, ruego que los levantes y los renueves, para que vuelvan a vivir conforme a la fe que un día recibieron de Dios.

 

Cuando una persona en la calle o en otro lugar le dice: ¡evangélico o cristiano!, usted tiene el

compromiso de que se lo digan porque usted está respaldado por la fe que vive, defiende y comparte.  Ser cristiano, es conocer el evangelio, obedecerlo y compartirlo a tiempo y fuera de tiempo.

 

 

       Reto: Vamos, cristianos valientes, defendamos la fe y los valores, vivamos apegados a la Palabra dispuestos a dar nuestra vida en pago. Iglesia no baje la frente, sino con valor diga que Dios le ama y quiere darle vida eterna, defienda lo que cree, y predique lo que vive.

¿Cómo gozarnos profundamente mientras estamos en pruebas?

Luis Gómez

Santiago 1:2-4

 

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

Más tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

Hay una realidad universal que es indiscutible para todos los humanos, que todos experimentamos pruebas de toda índole.  La actitud hacia las pruebas es determinante, pero más importante es la relación que se tenga con Dios.  Cabe aclarar que las pruebas según en el contexto del texto, estas vienen de Dios, por lo cual tienen un propósito positivo y pedagógico.

¿Quién no ha experimentado más de una prueba en el último mes o año?  Creo que ninguno de nosotros se escapa.   Es necesario hacer diferencia entre una prueba y una tentación.   Las pruebas como ya lo mencioné, vienen de Dios y que tienen un propósito pedagógico y positivo. Sin embargo, las tentaciones pueden venir de tres fuentes, el mundo, el diablo y de nuestra naturaleza pecaminosa que tienen como fin hacernos pecar u ofender a Dios.

Así que, en estos versículos, nos referimos a las pruebas y Santiago nos exhorta a mantener gozo cuando estas vengan a nuestra vida.  Ese bendito gozo es el que se menciona en Gálatas 2:22 como parte del fruto del Espíritu Santo.   El gozo por ser una actitud, una convicción, y una verdad divina; nos permite mantener calma, seguridad, confianza y contentamiento aun cuando experimentamos pruebas de las más difíciles.   Es el Espíritu quien produce gozo en nosotros, y lo experimentamos con mayor fuerza en la medida que confiamos y dependemos de Dios.

La prueba busca probar nuestra fe y hacerla crecer.  Dios desea que nuestra confianza en él cada día crezca, y así aprender a esperar en él en todo momento.  El resultado que se da cuando soportamos una prueba, cuando en medio de la prueba mantenemos contentamiento y dependemos de él; es la paciencia. Una de las virtudes que más necesita el ser humano cuando pasa una prueba es la paciencia, sabe aguantar y esperar en silencio, pero con mucha confianza sabiendo que Dios está en control de todo, y que busca lo mejor para quien es probado.

Así que, no se puede tener gozo si no se tiene fe profunda en Dios.   Lo que se experimenta cuando se está en prueba es la paciencia.  La paciencia da capacidad de soportar, aguantar sin enojarse, desesperarse y sin reaccionar negativamente. Es tener dominio propio, y estar en control en medio de la prueba.

Si usted está pasando una prueba, no olvide que Dios está en control de todo, él está a su lado, usted no está solo y que él solo busca que usted crezca en su relación con Dios.  Solo aprenda a saber esperar en Dios con mucha fe, paciencia y contentamiento.   La actitud es fundamental cuando se está en dificultad,   no hay mejor actitud que tener gozo.

La bendición del Perdón

Luis Gomez

Salmo 51

          El domingo pasado comenzamos la serie “Nuestra Mayor Bendición”. En primer lugar, es el gran amor de Dios que nos da vida eterna a través de Jesucristo. En segundo lugar, es la bendición del perdón, otra señal del amor es la capacidad de perdonar.

El encuentro entre Jacob y Esaú….

  1. Dios envió a Jesús para perdonar al pecador, Mateo 11:28-30

Nuestro Señor Jesús no solo tiene el poder del Padre para perdonar pecados, sino que también tiene la autoridad para hacerlo.   Con todo, la acción de perdonar es demostración del gran amor de Dios. Lo interesante es que, el poder y la autoridad siempre van acompañadas de la misericordia que puede perdonar hasta el más inimaginable pecado humano.

a. Jesús perdona a la mujer pecadora Lucas 7:36-50

b. Jesús perdona al criminal en la cruz (Lucas 23:40-43

c. Jesús perdona a todos los que se lo pidan. (Mateo 11:28-30)

Ilustración: Un cierto rico escocés había prestado en vida mucho dinero a varias personas.  Siendo que era muy considerado, trataba con cariño a sus deudores y cuando se daba cuenta de que era imposible que le pagaran, ponía debajo de la cuenta su firma junto con las palabras: “Perdonado”.

Después de su muerte, su esposa se dio cuenta que era mucho el dinero que amparaban las notas perdonadas y se dio a la tarea de cobrarlas.  Tuvo que principiar juicios legales hasta que el juez; al examinar uno de estos casos le preguntó:

–Señora, ¿es esta la firma de su esposo?

–Sí –contestó ella–, de eso no hay duda.

–Entonces –dijo el Juez—no hay nada que obligue a estas gentes a pagar cuando el mismo esposo de usted ha escrito la palabra “Perdonado”.

Si Cristo nos ha perdonado nuestros pecados, en vano se ufana el diablo por traérnoslos a la memoria.  “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”

2.    Dios nos dejó como instrumento de perdón.

El perdón ha de estar acompañado de sinceridad, amor, y transparencia. Se debe perdonar y pedir perdón las veces que sea necesario, pero cada vez que se haga ha de hacerse con humildad, con el objetivo de glorificar a Dios y alcanzar la reconciliación, aunque lo haga 100 veces.  En otras palabras, cuando una persona, siendo cristiano y líder de una iglesia, sabedor que necesita pedir perdón y no lo hace es, eso es pecado.

a. Debemos perdonar siempre. (Lc. 17:1-4, Mt. 18:1-20)

Al leer los versículos 1 al 14 de Mateo 18, la virtud indispensable que sobresale es la humildad cuando nos referimos a pedir perdón y conceder el perdón, y la virtud interna que la motiva es el amor.   Esto es ilustrado por la inocencia y humildad de los niños.

  • Es una necesidad perdonar. – (Lc. 14:1-4)

En el v. 3 y 4 Jesús va al meollo sobre la necesidad de pedir perdón. Él dice: “Si tu hermano pecare contra ti, repréndele, y si se arrepiente, perdónale. Y si siete veces al día pecare contra ti, y siete veces volviere a ti, diciendo: Me arrepiento; perdonadle”. La frecuencia siempre debe estar acompañada de humildad, amor, sinceridad y transparencia. La disponibilidad del ofendido nunca debe menguar, pero siempre ha de estar acompañada de amor, paciencia, sinceridad, transparencia y el objetivo de glorificar a Dios.

En el v. 4 es el ofensor el que toma la iniciativa de buscar al ofendido para reconciliarse primero para obtener el perdón, pero es el ofendido el que debe proceder con paciencia, sinceridad y capacidad de perdonar cuantas veces lo ofendan, y esto está de acuerdo con el espíritu de Jesús, quien nos perdona todos nuestros pecados, todas las veces que los cometemos.

  • Es importancia  entender el valor del perdón. – (Mateo 18:15-22) 

            – Si cada cristiano entiende el valor del perdón, no pecara tanto como para estar pidiendo perdón con tanta frecuencia pues puede convertirse en un vicio, una rutina, una práctica sin honestidad, sinceridad y transparencia.

– Por el otro lado, si es entendido el significado del perdón, ninguno dejará que pase un día sin buscar a la persona con quien no tiene buenas relaciones, sino que pedirá perdón, cuantas veces sea necesario, máxime si son personas a las que Dios les ha responsabilizado ministerios delicados.

En los vv. 15-20, el principio que Jesús enseña es que como cristianos que somos, debemos perdonar todas las veces que nos sea necesario, debemos perdonar siempre.  Porque cuando lo hacemos:  hay acuerdo, unidad, bendición, buenas relaciones, y comunión.

b. Debemos perdonar todo a todos (Mt. 18:21-35)

Pedro se acercó a Jesús y le preguntó:  Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces? 22 ―No te digo que, hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces—le contestó Jesús—.

               Ilustración: Poco antes de su muerte en 1988, en un momento de franqueza sorprendente en la televisión, Marghanita Laski, una de las más conocidas humanistas seculares y novelistas dijo, “lo que envidio más de ustedes los cristianos, es su habilidad de perdonar.  Yo no tengo a nadie que me perdone”.  John Stott, “The Contemporary Christian” (“El Cristiano Contemporáneo”).

Aplicación: Así también mi Padre celestial los tratará a ustedes, a menos que cada uno perdone de corazón a su hermano».

Conclusión

La bendición del perdón va de la mano con el amor, mejor dicho, nadie puede amar verdaderamente si no es capaz de perdonar. Si Dios ha perdonado todos nuestros pecados y nos ha hecho sus hijos por su gran misericordia, como no hemos de perdonar a quien nos ha ofendido en tan poco. Dios envió a Jesucristo para perdonar nuestros pecados, por consiguiente, él nos ordena que hagamos lo mismo con nuestro prójimo.

Perdonar es una clara demostración de madurez y de nuestro amor hacia Dios.  El amor, el perdón y la humildad, es fruto del Espíritu Santo.

¡Quien dice amar a Dios, debe ser capaz de perdonar!

Dilema entre dos cosas

Luis Gomez

Uno de los temas difíciles de entender, explicar y aceptar u obedecer es el de la libertad o el derecho o las limitaciones que tiene una persona.   La nueva tolerancia es una corriente de pensamiento, conducta y decisión que ha ganado fuerza en los últimos 20 años porque está vinculada con la ola del pensamiento de la nueva era, mismas responsables que sea aún más difíciles aceptar y obedecer el concepto de la libertad, derecho y limitaciones que Dios ha establecido en la Biblia para el ser humano.[1]   Movimientos resultantes del liberalismo del siglo XVII que se ha extendido hasta el Siglo XXI con otros matices. Estas nuevas corrientes, con raíces en antiguos pensadores, sostienen que toda decisión humana debe estar de acuerdo con la razón y que toda persona tiene el derecho, la libertad y la capacidad de decidir lo que es verdadero y lo que le conviene, independientemente de lo que piensen o crean las demás personas.   En otras palabras, uno mismo es quien decide lo que es correcto, bueno y verdadero, aunque el resto del mundo diga lo contrario o la misma Biblia lo catalogue como incorrecto, malo, inmoral y fuera del estándar de la sociedad.

Esta es la realidad de la sociedad en que tú y yo estamos imbuidos.   Cada persona quiere vivir como se le antoje, hacer lo que bien le parece y estar donde desee porque ninguna persona tiene derecho, ni libertad para decirle lo que debe hacer, y mucho menos juzgarlo por lo que piensa, siente y hace.  Esto se llama anarquismo mental, egoísmo personal, rebeldía social y decadencia espiritual. Mucha gente, de esta sociedad postmoderna ha cambiado el orden natural de las cosas, aunque ya lo anticipó Isaías, que a las cosas buenas las llaman malas y a las cosas malas las llaman buenas (Isa. 5:20).   La base para determinar lo que es bueno, para estas personas, es la razón (absolutismo), es su conveniencia (egoísmo), es su libertinaje (rebeldía) y es su lógica (entenebrecimiento mental).

Jamás puede la razón ser un buen juez para determinar lo que es bueno, correcto y justo para una persona pues ésta no solo es imperfecta, sino que tiene limitaciones como humana que es. La razón hace alianza con lo que hay en el corazón, el cual ligado a un sentimiento que no necesariamente es bueno, determinan lo que según ellos es correcto, aun cuando esto esté en contra de lo que Dios ha dicho, lo que la Biblia dice, lo que el estándar de la sociedad practica, y aun cuando las cosas no ayudan, sino que solo fraccionan a las personas.  Decir que solo yo estoy en lo correcto, y que solo yo basado en mi razonamiento tengo la verdad absoluta es hedonismo, soberbia, arrogancia y es tomar el papel de Dios.  Esto es rebeldía, autosuficiencia, antropocentrismo, porque está centrado en el ego o en el hombre mismo al dejar a Dios fuera de todo.  Es un absolutismo que ningún ser humano puede tener, solo Dios es absoluto y perfecto.  Dejar fuera a Dios es retomar el pensamiento de Descartes.

Determinar que lo que uno cree y hace es siempre lo correcto o que tiene el derecho como persona de creer, pensar y hacer lo que sea, aunque con su conducta, comportamiento y hechos atropelle el derecho, la libertad, la fe, la verdad, y la dignidad de otras personas es irresponsabilidad humana e irracional.  También, quien actúa así es rebeldía sociológica e irrespeto moral; es un anarquismo individual, y esto es un abuso en contra los demás.    Esta es la sociedad en que vivimos, donde por causa de la erosión de los valores morales y espirituales, intelectuales y familiares, cada persona tomando la libertad como la cobertura que le permite creer, pensar, sentir y decidir independientemente de los demás, determina lo que es bueno, correcto, y verdadero.

Estados Unidos es un país tan grande, que cada uno vive en un individualismo asombroso, confiado en una aparente seguridad y tranquilidad, pero al sumar el comportamiento de la sociedad de todo el país, y el acontecer nacional, como lo dijo Pat Robertson y Billy Graham, es un Sodoma y Gomorra.[2]  Y si Dios no ha enviado fuego del cielo es porque ha hecho una promesa, de que no castigará al hombre como lo hizo en el tiempo de Noé, o en el tiempo de Lot, y su amor es mayor que el pecado, y él sabe que en este país tiene a mucha gente que salvar aún.

Hay un irrespeto y desvalorización de la vida de las personas sin precedencia.  Hay un libertinaje donde se ha dado rienda suelta a la lujuria, el despilfarro no solo de dinero sino de la vida, del tiempo, la energía, a costa del descuido de la familia, de la integridad, de la verdad y de la moral.   Lo triste es que el siguiente día, esta misma gente, como dice el libro de Proverbios 23, vuelve al mismo modus vivendus.  Esta misma gente, dice Proverbios, aunque con moretes y grandes deudas o en medio de grandes pleitos familiares, laborales y legales, vuelven por la noche a la misma realidad, a las mismas andadas.  San Pedro, dice que son como el cerdo que después de bañarse vuelve a revolcarse en el lodo quedando lo mismo o peor, o como el perro que después de vomitar regresa a comer su mismo vómito (2 Pe. 2:22).

¿No son comparaciones perfectas que la Biblia hace de la realidad de nuestra sociedad que ha llegado a creer que la razón o la lógica es lo que determina lo que es verdadero o bueno?  Pablo dice, todo me es lícito, pero no todo conviene, todo me es lícito, pero no todo edifica (1 Co. 10:23).   El ser humano, y específicamente el cristiano tienen una nueva libertad que está controlada por la Biblia, la voluntad de Dios, el Espíritu Santo, y por los estándares morales, y éticos de la sociedad.   De manera que el pensar, sentir y actuar de una persona no depende de lo que diga la razón, de lo que es lógico o congruente, o de lo que le conviene o lo que según su razonamiento es correcto o bueno, sino depende de lo que la Biblia, Dios, y el Espíritu Santo dicen que es bueno, correcto y que ayuda a crecer en el Señor y beneficia a los demás.

Todo lo que está en contra de la Biblia, y en contra de lo que ordena el Espíritu Santo, es pecado.  Lo que ofende al prójimo, lo que no beneficia a los demás, lo que no está motivado por el amor verdadero, lo que se hace sin fe, y lo que no se hace en santidad y ética es pecado y es incorrecto, aunque el resto del mundo diga lo contrario.  El rumbo que ha tomado la sociedad en que vivimos ha creado en mí una profunda preocupación por lo cual lo escribo creyendo que con esto estoy haciendo algo para rescatar los valores de nuestra sociedad porque tengo la esperanza de una mejor sociedad.   Tú puedes hacer algo también.

           [1] Josh McDowell, La nueva tolerancia. Editorial Unilit (Enero 1, 1999).

           [2] http://www.politicususa.com/2011/04/30/pat-robertson-says-united-states-becoming-sodom-and-gomorrah.html.

Carácter de un Líder Siervo

Luis Gomez

Nehemías 1

Frecuentemente nos encontramos con iglesias saturadas de ´buenos´ líderes que tienen para el derroche una gama de habilidades; sin embargo, carecen de un espíritu genuino de servicio, y como resultado no están aptos para una función de siervos, esclavos, y mozos del Amo y Señor: Jesucristo. Por el otro lado, hay iglesias que   sobreviven con la ayuda de unos poquititos siervos de Jesucristo.  En los dos casos se da el mismo problema. Es la escasez de genuinos líderes con actitud de siervos que desarrollen un liderazgo que agrade a Dios, edifique a la iglesia y cumpla con la misión hacia el mundo. 

  1. Definición de carácter y líder siervo

           a. Carácter

_ Carácter viene del latín carácter y a su vez del griego karacter que significa “el que graba o esculpe en la antigüedad.   Es el conjunto de rasgos o cualidades que distingue a una persona de otra especialmente en su forma de ser y reaccionar frente a una situación dada.

           b. Líder

_ En Ingles es la persona que actúa como guía de un grupo. Tiene la facultad    de influir en otros.  Su conducta y sus palabras incentivan a los miembros del grupo para trabajar en equipo por un objetivo común.   Es la persona que tiene la habilidad de conseguir que otros hagan lo que no quieren hacer, pero que terminan haciéndolo gustosamente´   J. Oswalds Sanders, pág. 24.

  1. Líder bajo la visión de Dios (1 Sam. 13:14).

Dios y el hombre están en constante búsqueda de líderes para las varias ramas de la obra cristiana, Sanders, pág. 18.   John Haggai dice. ´Lo que el mundo busca son hombres y mujeres, dirigentes, entregados a Dios y que sientan una sincera compasión por la gente, interesándose por ellas´ pág.14.  En la Biblia encontramos a Dios buscando a un tipo de líder, no un grupo, sino a un individuo, no a una familia, sino a cada miembro de la familia.  Complemente los pasajes:

– 1 Sam. 13:14 ¿Cómo debe ser este líder?    Conforme al corazón de Dios.

– Jer. 4:25 ¿Cuál es la crisis aquí?           Escaseaban los lideres

– Jer. 5:1 ¿Qué debe hacer este líder?    Enseñar justicia y verdad

– Eze.  22:30 ¿Cuál es la realidad final?   No encontró ninguno.

 

Dios, siempre está buscando hombres y mujeres que se dejen guiar por la voluntad de Dios y el poder del Espíritu Santo.  Cuando Dios encuentra a alguien que se ajusta a Su carácter espiritual y que gustosamente paga el precio del discipulado, Dios lo usa a pesar de sus limitaciones y defectos.  La Iglesia es bendecida cuando es dirigida por líderes que aman a Dios, siervos que se desviven por servir a los demás.  Dice Sanders, ´En un mundo en llamas, la voz de la Iglesia se ha hundido en un patético murmullo´, pág.19.  El mundo debe saber que existimos y debe contar con nuestra ayuda. Es tiempo de despertar.  Dejar la sábana que nos calienta en el sueño manipulador de este mundo es difícil, pero al lograrlo, se puede hacer muchas cosas mejores y sobre todo cumplir la voluntad de Dios.

Bajo la perspectiva y enseñanza de Jesús, la clase de líder que la iglesia necesita y que Dios busca es aquel que ha aprendido a seguir las huellas de Jesús como un auténtico discípulo conocido por su mansedumbre, humildad, obediencia, vida de oración, de servicio y por su total entrega a Dios. Además, sirve con ahínco, esmero, amor, entrega y desinterés.  Y como buen administrador es fiel a la responsabilidad encomendada por Dios, viviendo con la misma intensidad, entrega, y perseverancia desde que recibió el encargo de Dios hasta cuando Dios lo quiera.

  1. Carácter de un líder siervo (1)

           a. Hombre de ORACIÓN.

En la Biblia encontramos que los siervos de Dios que se destacaron porque tomaron muy en serio la oración como base fundamental para agradar a Dios y realizar su ministerio.  Uno de ellos fue Nehemías.  La frecuencia de la oración en el libro de Nehemías es base suficiente para declarar que Nehemías fue un hombre de oración. Cuando la oración es parte del carácter del cristiano, la primera reacción ante toda situación desagradable o agradable es orar para buscar la dirección y voluntad de Dios o para agradecerle por su plan soberano y el control. ´Para él, la oración no era sólo un ejercicio dejado para ciertas temporadas, sino una parte integral de su vida diaria y de su trabajo.

Nehemías demostró ser un hombre de oración: 1:4, 2:4, 4:4-6, 4:9, 5:19, 6:9, 6:14; 13:14, 13:22, 13:29, 13:31.  Un líder de Dios que sirve en la iglesia   como heraldo de Dios para el mundo pecador, debe sostenerse, fortalecerse y cubrirse con la oración.  Una iglesia que anhela ser instrumento de Dios, debe doblar rodillas y mantener un carácter de oración.  La oración es la relación íntima con Dios que se hace con fe, perseverancia y que da resultados.  Orar para vivir y vivir para orar es el secreto.

Sanders describe el carácter de Nehemías como un líder de Oración, de valor, sincero, provisorio, prudente, cauteloso, claro en sus decisiones, imparcial, realista, trabajador, organizado, identificado con los suyos y esforzado.  Lo más importante de un siervo es que esté controlado, moldeado y fortalecido por el Santo Espíritu de Dios.

             b. AUTODISCIPLINA en su diario vivir.

John Maxwell escribiendo sobre este tema ha definido la autodisciplina como “la decisión de   lograr lo que realmente se quiere, haciendo las cosas que usted en realidad no quiere hacer. Después se convierte en la decisión de alcanzar lo que realmente se quiere, ¡haciendo las cosas que usted ahora si quiere hacer”.

1) La autodisciplina comienza con uno mismo.

La razón principal por la que no alcanzamos ciertas cosas o por las que no suceden otras es por nuestra culpa. Necesitamos controlar, dominar, y ordenar nuestra propia vida, nuestra actitud, nuestra forma de pensar, y de actuar.

2) Hacer las cosas en el tiempo que se deben hacer.

Hay un famoso dicho ´No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy´. Un pensamiento hermoso de Maxwell es este ´El trabajo más difícil es la acumulación de cosas fáciles que usted no hizo cuando debía haberlas hecho´.  Cuando somos ordenados, auto disciplinados en todo hacemos todas las cosas cuando se deben hacer.

3) Comience organizando su vida desde las cosas más pequeñas.

Observe los pasos concretos que dio Nehemías como un lidere auto disciplinado.  Primero Oro, planifico, y finalmente se presentó ante el rey para hacer una petición.

                 c. HUMILDE (Jn. 14:15)

        John Haggai dice ´Parte de la grandeza del presidente Lincoln se debió al hecho de que fue capaz de elevarse por encima de la sensibilidad en cuanto a la opinión que los otros pudieran tener de él. Estaba siempre dispuesto a aceptar la crítica´. pág.76.  La humildad es un estado de ánimo del amor.  Es la actitud que prevalece en amor, en el espíritu y en la disposición.  La persona que es humilde está libre del orgullo y de la arrogancia. El hombre que es humilde no sabe que lo es. La falsa humildad es aquella donde el hombre creyéndose humilde, se siente muy orgulloso.

Como líderes debemos ser humildes al reconocer que necesitamos de Dios, necesitamos obedecer a Cristo (Jn.14:15), sigue el ejemplo de Jesús.

Conclusión:

Dios, siempre está buscando hombres y mujeres que se dejen guiar por la voluntad de Dios y el poder del Espíritu Santo.  Cuando Dios encuentra a alguien que se ajusta a Su carácter espiritual y que gustosamente paga el precio del discipulado, Dios lo usa a pesar de sus limitaciones y defectos.  La Iglesia es bendecida cuando es dirigida por líderes que aman a Dios, y siervos que se desviven por servir a los demás.

No es fácil ser un líder, pero Dios desea que cada cristiano sea un siervo de él, pues sólo los discípulos y siervos de Cristo son los que harán la diferencia en la iglesia y en el mundo.  Dios está buscando siervos líderes que estén dispuestos a dar su vida por la obra de Dios.  Es una responsabilidad integral: hogar, iglesia y en todo lugar.