¿Podemos basar nuestra vida en una persona?

Luis Gomez

Ga. 3:14-29

Recuerdo una ocasión donde dejé dormir a un hombre en el mismo cuarto de mis dos pequeños hijos y al lado el cuarto de mi hija.   Lo hice sin pensar en el peligro, ya que poco había conocido a este hombre, lo hice basado en la decisión de fe que había hecho días antes.  Él era un sacerdote colombiano que recibió a Cristo en mi oficina, y no tenía donde quedarse porque lo rechazaron sus conocidos por haberse convertido a Cristo.

¿Tendría el valor, confianza, y seguridad de dejar o confiar a su hijo de 5 años en una persona que poco conoce?   ¿Podría confiar la seguridad de su vida eterna en una persona? David escribió, “No confiéis en príncipes, ni en hijo de hombre en quien no hay salvación”.  Salmo 146:3.

  1. Si, en la Persona de Cristo (vv.14-20)

a.En Él se cumple a la promesa de Abraham (v15-18)

b. Él cesa la vigencia de la Ley Mosaica (v.19-20)

Es necesario hacer referencia a las dispensaciones previas a la Gracia.  La Ley “fue añadida a causa de las transgresiones” El pecado entre los hijos de Israel había incrementado tanto, que era necesario establecer leyes que no solo convenciera de pecado, sino que controlara su forma de vivir.

Ilustración:  Los semáforos fueron implementados para regular el tránsito vehicular y también para señalar o declarar la culpabilidad de quienes desobedezcan las señales de transmiten estos.  La Ley no perdona ni libera de la culpa solo señala la falta y pone en estado de culpabilidad o castigo.

Sin embargo, cuando Jesucristo se manifestó trayendo su Gracia (Jn. 1:17), cesó la función de la ley dada por Moisés (mediador), al escribirla señalaba la culpabilidad por causa del pecado.  Esta Ley no salva, no perdona, ni libera. Pero al venir Cristo, Él establece su Gracia Salvadora, quien cree en Jesús como su Salvador queda libre de la culpa por el pecado y ya no vive bajo la esclavitud o señalamiento de la ley, sino bajo la guía, ayuda y control de Cristo y Su Palabra.

Resumen: La Ley fue añadida, y promulgada como una parte que no invalidaría, cambiaria, o modificaría la promesa que Dios hizo a Abraham.  Más bien, la Ley es dada para fortalecer la ética santa del pueblo escogido como la descendencia por medio de la cual vendría Jesús que es la sustancia, la base para el cumplimiento de plan de Dios.

  1. Si, porque solo Jesucristo da vida eterna (21-29)                                                       a.  La Ley no da vida, Jesucristo la da por la fe (v.21-23)

           Ilustración: Ernesto Trenchard usa la figura de una cárcel donde los presos por estar encerrados gimen sin poder encontrar salida de libertad.

Dios encerró todo el mundo bajo una condición después de la caída de Adán, atrapados por pecado y separados de Dios (Ro. 3:23). La salida existe, es la promesa centrada en Cristo otorgada a Abraham antes que fue dada la Ley.  Quien busca la salida debe dejar todo esfuerzo humano y reconocer que solo en Jesús hay salvación sin obras de la carne.

Nota: Ningún esfuerzo humano, por bueno, moral, obediente y educado que sea, si no reconoce que es pecador, y que necesita creer en Jesús como salvador.

b. La Ley nos muestra el camino, pero Jesús nos da la vida eterna (v.23-29)

           Encerrados para aquella fe que iba a ser revelada…v.23, Pablo ya usó la primera figura, al decir que la Ley se compara con una Cárcel donde toda persona que no tiene a Cristo en su corazón esta atrapado por el pecado y no se puede salir de esta por esfuerzo humano, o por obras.

– La segunda figura de lenguaje está en el v. 24, donde la ley es comparada con un “Ayo”. Es la persona (esclavo) encargada de cuidar los niños desde los 6 años hasta la adolescencia temprana (pubertad) y llevarlos a la escuela y enseñarles algunos valores morales.  La función principal como una nodriza estricta, era dar entrenamiento moral, proteger de la maldad y fortalecer la ética del pueblo hasta que se cumpliese la promesa del Redentor.

-V. 26-28 A partir de la venida de Jesucristo, el hombre es justificado al creer en Jesús como su Salvador y es guiado por el Espíritu para aprender por su propia cuenta (1 Jn. 2:20,27).  Ya no necesita de la Ley Mosaica como el ayo que nos lleve a Cristo, tenemos   la Palabra y la guía del Espíritu.

         Resumen: Cuando Jesús vino y murió, liberó al hombre de la custodia protectora de la Ley y de la dura disciplina del ayo.  En el momento que una persona cree en Jesús como su Salvador es liberado no solo de la esclavitud del pecado que le condena eternamente, sino que lo libera del control, regencia y custodia de la ley que fue incapaz de salvar al hombre.

Conclusión

          ¿Podemos basar nuestra vida en la Persona de Jesucristo?   Claro que sí, porque él es el cumplimiento de la promesa hecha a Abraham, y porque solo en Jesús podemos tener vida eterna.

Hechos 4:12…. Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.

       Solo en Jesús puede estar segura nuestra vida, y solo a él podemos confiársela.

Anuncios

2 pensamientos en “¿Podemos basar nuestra vida en una persona?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s