Mi compromiso con la fe y el Evangelio

Efesios 4:2, 17, 5:1, 5, 8,14-16

Al ver le que le toco vivir a Pablo se concluye que  él tenía profundas convicciones. En este tiempo que la sociedad es liberal, los valores y los principios morales son cuestionados y relativizados; se necesita tener profundas convicciones para ser fiel a Dios, la Palabra y la fe.

Es muy necesario aclarar que cuando se tiene compromiso con la fe, no se refiere solo a la convicción teológica y ni a la virtud  profunda que nos hace creer, esperar y confiar en que todo lo que Dios ha dicho en su Palabra se cumplirá, sino que tiene que ver con todo lo que es la vida cristiana.  Por otro lado, cuando nos referimos al evangelio incluye no solo el  conocer la Biblia y las buenas nuevas de salvación, sino que implica obedecerlo y compartirlo.

             El orden de prioridad, todo cristiano es responsable de cuidar su relación con Dios, su relación con la familia, y ahora su relación con la fe cristiana y el evangelio al cual ha sido llamado.  ¿En qué cosiste el compromiso que tenemos con la fe y el evangelio?

  1. Consiste en vivir la fe, defenderla y compartirla

En mi vida de cristiano he visto muchos casos de personas que reciben a Cristo y en la fuerza de su primer amor se entregan al servicio de manera total, pero de pronto, su fe se enfría, caen en un estado de desánimo a tal grado que dejan de asistir a los servicios.  Es más, a veces, estas mismas personas llegan a comportarse no solo igual que los incrédulos sino peor, sin importarles que un día Dios los compró con su sangre, perdonó sus pecados, y lo puso en un lugar de servicio para honrarle.   Pierden la sensibilidad, la vergüenza y el cinismo  al andar no conforme  a la fe, sino conforme a la carne, al mundo y al pecado.

Cuando descuidamos la fe, cuando dejamos de fortalecerla, cuando no practicamos las cosas que identifican nuestra fe, venimos a ser presa fácil del diablo, el mundo, y el pecado. Cuando no vivimos conforme a la fe y a la nueva identidad que Dios nos dio (hijos de Dios), fácilmente somos alucinados, embrujados, engañados por el mal, por lo malo y por el malo.

a. Lo que incluye la fe (2  13:1-10, He. 11:6)

La fe no solo es el conjunto de creencias, verdad teológica, y convicción profunda guiada por el Espíritu; sino que es el fruto del Espíritu que nos capacita para creer en Dios todos los días y vivir de acuerdo a su Palabra y su voluntad. Algunos se refieren a la fe para identificarse con todo lo que incluye la vida cristiana y si es así, es justo tomar el sentido del v. 5 donde Pablo hace una exhortación a evaluar la fe de cada uno.

Ilustración: Jonh Stott en su libro “La verdad  de los evangélicos”, p.117  dice: “La fe evangélica se extiende más allá de nuestra  creencia hacia nuestra conducta; trae consigo un desafío polifacético acorde al cual vivir”.

¿Cómo está su fe? Es igual a, ¿Cómo está su vida cristiana o su vida espiritual? Lo interesante es que los únicos que pueden evaluar la vida cristiana es Dios y uno mismo, según el v. 5b “Probaos a vosotros mismos”. Dios se basa en sus atributos para evaluar como vivimos la fe,  y en su misma Palabra. Nosotros mismos podemos evaluar la clase de vida cristiana que llevamos según el estilo de vida que tenemos, y según nuestra obediencia a la Palabra y al Espíritu.

Ese es la exhortación que el apóstol hace  a los hijos de Dios a que nos preocupemos por la clase de fe, la clase de vida, que llevamos. La palabra “examinaos o probaos” tiene que ver con una evaluación exhaustiva, en detalle, con mucho cuidado, del estilo de vida que estamos teniendo delante de Dios y delante del mundo. Quiero agregar mi tesis, que el estilo de vida, la fe cristiana de cada cristiano debe basarse en cuatro fundamentos: apegados a la Palabra, sometidos al Espíritu, saturados del amor de Dios y comprometidos a la misión de Jesús.

Aplicación: Estoy seguro que si cada cristiano y cada iglesia se percata o tiene cuidado de mantener un estilo de vida con estos cuatro paradigmas, la iglesia será tan fuerte que podrá hacerle frente a esta sociedad liberal, a estos gobiernos liberales que con facilidad venden los valores, principios y absolutos al mejor postor tal como Esaú vendió su primogenitura a Jacob por un plato de lentejas. Hoy es tiempo, apremiante que vivamos y defendamos la fe, las convicciones, y las creencias basados en la Palabra ante la erosión desilusionada de los valores espirituales.

Vamos, defendamos la fe (1 Pe. 3:15) y los valores (Fi. 4:7-8), vivamos apegados a la Palabra dispuestos a dar nuestra vida en pago. La iglesia no debe bajar la frente, sino que con valor, porque Dios está con nosotros, defender lo que creemos…

b. Lo que implica estar en la fe. (He. 12:1-2)

# La fe es una de las más poderosas palabras en la vida cristiana, e importantes en la Biblia que tiene solo dos letras.   Solo el NT utiliza la palabra fe  más de 250 veces.   Por ejemplo, “sin fe es imposible agradar a Dios” (He. 11:6)  “Si tuvieses fe como el tamaño de un grano de mostaza podrías trasladar esta montaña” (Mt.17:20). Sin embargo, los discípulos dijeron, “Maestro, auméntanos la fe” (Lc.17:5) que en otras palabras querían decir, refuerza la fe ya que la fe total es dada como parte del  fruto del Espíritu en el momento de creer.

Vivimos la vida cristiana sin tomar en cuenta que tenemos este poderoso recurso que no puede ser ejercitado a menos que tengamos una vida santa y buena relación con Jesús.

  1. Consiste en conocerlo, obedecerlo y compartirlo                                           a. Conocer el evangelio para obedecerlo (Lc. 2:10-11)

En esencia, el evangelio es “las buenas nuevas de Salvación” “Las nuevas noticia”. Pablo cuando fue a los hermanos en Corinto, les dijo: Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría.  Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado (1 Co. 2:1-2). Luego en el 15:3-4 presenta el fundamento del contenido del evangelio.

Lo importante de conocerlo es el obedecerlo.  El evangelio lo encontramos Génesis hasta Apocalipsis, y no solo Jn. 3:16 o Ro. 5:8, 3:23, 6:23.  Pablo se propuso dar a conocer todo el consejo de Dios. Así que, es necesario conocer toda la Palabra de Dios, pues todo lo que hacemos nos identifica como evangélicos.  El compromiso se limita con recibirlo, creerlo y conocerlo, sino que lo que Dios desea es que lo obedezcamos.

         b. Vivirlo para compartirlo (1 Co. 15:1-2)

Dios quiere darse a conocer a todas las personas del mundo y hoy nos ha escogido a nosotros su iglesia como el instrumento de proclama. Dios se dio  a conocer  por medio de la creación, la Biblia, Jesucristo, la iglesia, y ahora aprovecha la ciber comunicación. Jesucristo se propuso dar a conocer a Dios y su mensaje de amor, usó todos los recursos disponibles de ese tiempo para comunicar el mensaje tan claro que todos lo pudieran entender, hoy lo hace por medio de la televisión, el internet y los celulares.

El texto dice: Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis;  por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano (1 Co. 15:1-2). 1 Co. 9:16…

Cada vez que se conecte por el internet, facebook, twiter, yahoo, MySpace, Hi5, etc, recuerde que usted debe dominar estas redes y no las redes a usted. Significa que debe saber usar el tiempo, no olvidar el propósito, y tomar en cuenta que debe traerle beneficios positivos. Aproveche estos medios para honrar a Dios, edificarse espiritualmente y proclamar el evangelio. No olvide que es representante de Dios en la tierra y que su responsabilidad es dar a conocer a Dios ante los demás.

Aplicación: Aprovechemos la tecnología para cumplir la misión de Dios. Es un buen recurso moderno para hacer evangelismo, consejería, discipulado, amistad y comunicación con los hermanos y familiares. El evangelio puede ser difundido y explicado en todo el mundo por este medio sin costo alguno. El gran desafío hoy es que la iglesia, los padres y los hijos conozcan la tecnología para no ser sorprendidos por este mundo astuto.

Conclusión

Da mucho gusto ver a personas y familias completas que desde que rinden sus vidas a Cristo, se esfuerzan por conducirse de acuerdo a la fe que recibieron.   Engalanan el evangelio, fortalecen la proclama, ejemplifican lo que dice el Col. 2:6.  Gracias Dios por las vidas transformadas, pero ruego a ti que los mantengas en ese mismo fervor, y a quienes han perdido el deseo de vivir apegados a la fe y tu Palabra, ruego que los levantes y los renueves, para que vuelvan a vivir conforme a la fe que un día recibieron de Dios.

 

Cuando una persona en la calle o en otro lugar le dice: ¡evangélico o cristiano!, usted tiene el

compromiso de que se lo digan porque usted está respaldado por la fe que vive, defiende y comparte.  Ser cristiano, es conocer el evangelio, obedecerlo y compartirlo a tiempo y fuera de tiempo.

 

 

       Reto: Vamos, cristianos valientes, defendamos la fe y los valores, vivamos apegados a la Palabra dispuestos a dar nuestra vida en pago. Iglesia no baje la frente, sino con valor diga que Dios le ama y quiere darle vida eterna, defienda lo que cree, y predique lo que vive.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s