Lidera conmigo

Luis Gomez

Éxodo 33:1-15

Una nueva serie comenzaremos este domingo, “Presencia de Dios”. Enseñaré un coro, “Entra en la presencia del Señor” o “En tu presencia, en tu presencia hay paz”.  La presencia de Dios nos guía, nos distingue, me muestra su gloria y la experimento todos los días. ¿Para qué Moisés pide a Dios que lidere con él?   Esto es de suma importancia, la presencia de Dios pues nos lleva por el camino correcto y nos ayuda a cumplir la voluntad de Dios.

  1. Para que me muestres el camino correcto a seguir (12-13)

Estoy seguro de que si todos pidiéramos cada mañana a Dios que nos muestre el camino donde debemos andar, las cosas que debemos hacer y la manera como debemos comportarnos; haríamos mejores cosas, viviríamos más satisfechos, y lograríamos mayor éxito.  Aprenderíamos a vivir cada día siguiendo el orden de prioridad en el plano espiritual, familiar, laboral y social.

a. Significa hallar gracia delante de Dios (v.12)

Que nuestra vida sea olor grato a Dios y lo acepte sin reparos, como dice Ro. 12: 1-2, presentemos nuestros cuerpos en sacrificio vivo agradable y perfecto.  Que tenga el favor de Dios, pero en este caso, depende de mi el que halle gracia, favor, agrado delante de Dios.  Antes de hacer la petición que vaya con él por el desierto, busca ser agradable a Dios.

b. Significa conocer el camino correcto (v.13)

Moisés quería conocer las intenciones de Dios para el pueblo de Israel después de todo lo que había pasado (v.1-11).  En tan poco tiempo se habían olvidado de la Palabra y de las promesas de Dios y se volvieron desobedientes, duros de cerviz, al adorar un becerro hecho de oro por Aarón.  Dios le había dicho que guiara al pueblo hacia la tierra prometida, solo que, en este caso, no contarían con la presencia de Dios (v.3), porque ser un pueblo desobediente y duro de cerviz.   Moisés esta preocupado porque conoce a Dios, y busca desfrutar de su comunión, amistad, presencia misma, su gracia inefable.

A los cristianos del primer siglo se les identificó como los del camino, el evangelio.    San Pablo escribió en Filipenses 3:8-9 “Lo que oísteis y vistes de mí, eso haced” En otras palabras, necesitamos la presencia de Dios para no solo conocer el camino, la verdad y la vida, sino seguirla al pie de la letra, obedecerla.    Gracias a Dios, que Jesús antes de irse con el Padre al cielo, dijo: “Yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt. 28:20).   Contamos con la presencia de Dios, muy diferente como lo experimentaban los judíos que debían visitar el templo para disfrutarla.  Dios siempre nos está acompañando todos los días para liderar nuestra vida en primer lugar, luego a quienes él nos ha encargado.

                                  Salmos 86:11-13

11 Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad;
Afirma mi corazón para que tema tu nombre.

12 Te alabaré, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón,
Y glorificaré tu nombre para siempre.

13 Porque tu misericordia es grande para conmigo,
Y has librado mi alma de las profundidades del Seol.

  1. Para que me ayudes a cumplir tu voluntad (v.14-15)

            La tarea que Dios le encomendó a Moisés no es nada fácil, guiar a un pueblo de 1.5 millones, con muchos animales y por el desierto.   Moisés debe continuar el camino con un pueblo rebelde, y sin   la presencia de Dios (v.3). Esto preocupó demasiado a Moisés, así que, una vez sabido lo que Dios quería, quiso congraciarse con él para conseguir no solo su gracia o favor sino su presencia para que le ayudara a llevar a este pueblo hasta la tierra prometida. ¿Qué tan importante es tener la presencia de Dios con nosotros?

a. Su presencia nos da descanso (v.14)

Moisés intercedió a favor del pueblo (v.13, 16, 32:11). En respuesta, Dios cambio su decisión y le promete su presencia por todo el camino o la travesía del desierto.  Tal respuesta trajo descanso a Moisés.   Es que contar con la presencia, el apoyo y la ayuda de Dios en los tiempos difíciles, es lo más bello, porque se respira tranquilidad.

b. Su presencia garantiza la victoria (v.15)

Dios dijo a Josué, “Yo estaré contigo y todo lo que hagas prosperará” Es la misma promesa que Jesús nos dejó, “yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo”. Similar es la promesa de Jesús., “Yo os enviare al Consolador, el Espíritu Santo, quien estará con ustedes todos los días y les ayudará, guiará, enseñará, etc”.  Luego dice Pablo en Romanos 8:31-36; ¿Quién nos separará del amor de Dios”? Tales promesas garantizan victoria, porque la presencia de Dios es nuestra victoria, y el éxito en todo lo que haga.

Conclusión

Tener la certeza de que Dios esta con uno en cada momento, no solo ayuda a vivir de acuerdo con su voluntad, sino que da seguridad de que se esta en el camino correcto.    La verdad es que sin la ayuda de Dios nada podemos hacer.   Ya Jesús lo dijo en Juan 15:4-5, “separados de mí, nada podéis hacer” y nada es nada, absolutamente nada podemos hacer.   Él nos da la vida, la salud, la comida, la energía, la fuerza, el trabajo, la familia, el dinero, etc.

Mi hermano y mi amigo, lo mejor que podemos hacer este día es decirle a Dios lo que Moisés le dijo: “te ruego que me muestres ahora tu camino, para que te conozca y halle gracia delante de tus ojos”.   Jesús respondió: “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre si no es por mi”.

…” Entra en la presencia del Señor con gratitud”…..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s