Lo que pasa cuando no respetamos a Dios

Luis Gomez Chavez

  • Reyes 1:1-18

Introducción:

Uno de los valores que hemos dejado de practicar y enseñar es el respeto. El respeto es un valor cívico, educativo, moral y espiritual. El respeto se demuestra con palabras, gestos, actitudes, ademanes y hechos. El respeto se expresa hacia personas, objetos, lugares y eventos. El respeto viene a ser como la expresión de reconocimiento de alguien, de algo, de un lugar o de un evento por el cual nos comportamos de una manera coherente.

La persona mas importante en la tierra y en el cielo, que merece todo nuestro reconocimiento, respeto, honra y adoración es nuestro Dios.   Cuando no lo hacemos, pasan varias cosas, entre ellas hay tres…

  1. Perdemos de vista el orden de prioridad (v.1-2) (Dt. 6:4-5, 5:7-12)

            a. El respeto hacia Dios debe estar en primer lugar.

4 Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.

Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Dt. 6:5.

Los primeros cinco mandamientos de Dt. 5: 7-12 tiene que ver con la prioridad que debemos dar a Dios, serle leal en todo: temerlo, honrarlo, amarlo, obedecerlo.

b. El respeto debe ser en segundo lugar para ti, (valorarte, cuidarte, amarte, no exponerlo), Jesús dijo, “amarás a tu prójimo como a ti mismo).

c. El respeto debe ser en tercer lugar para tu prójimo, (valorarlo, honrarlo, amarlo).

            Aplicación:   Sería bueno evaluar nuestro orden de prioridades para verificar si Dios es primero en todo, o si le damos el primer lugar en nuestra vida, o solo es teoría.

  1. Hacemos lo opuesto a lo que debemos hacer (v.1-8) (Dt. 6:1-5, Ex. 20:2-8)

a. Dios nos ha dicho que lo busquemos en cualquier situación (v.3) (Sal. 34:4-8,15,17-19)

¿Por qué van a consultar a Baal Zebub, dios de Ecron? ¿Acaso no hay Dios en Israel?  ¿Por qué recurrimos a otros lugares, personas, o cosas para solucionar nuestro problema teniendo a Dios de nuestro lado?

֍    El despreciar o dejar a Dios, que nos ama y que nada es imposible para él para ir en busca de algo o alguien que en nada puede ayudar, eso no solo es burla y traición; sino falta de fe, amor, respeto y temor a Dios.   ¿No es eso lo que hacemos a veces?

  1. No tomamos en cuenta que el no respetar trae consecuencias (v. 4-17)

Cuando perdemos de vista que Dios es primero en todo y hacemos lo que no debemos hacer, nos exponemos a la reprimenda y/o al castigo de Dios.

a. Los mensajeros del rey murieron sin remedio (v.9-12)

b. Ocozias el rey de Israel murió sin remedio (v.4-8,13-17)

El rey Ocozias se burló de Dios, lo desobedeció, lo sustituyó, lo cambio por otros dioses, un pecado que en el AT era castigado con la muerte.  Cuando desobedecemos deliberadamente y cambiamos a Dios por otras cosas, personas, eventos, actividades que se convierten en nuestra prioridad (dioses), nos exponemos a que Dios nos llame la atención, o simplemente nos sustituya.   En el caso de Ocozias, Dios lo sustituyó como rey (v.17b), al no sanarlo de la enfermedad, y dejarlo que muriera, a pesar de que al final pide respeto para su vida (v.14), muestra humillación al arrodillarse (pero es por interés) por temor a la muerte.

El castigo está justificado: “Enviaste mensajeros a consultar a Baal Zebub, dios de Ecrón. ¿Acaso no hay Dios en Israel a quien puedas consultar? Puesto que has actuado así, ya no te levantarás de tu lecho de enfermo, sino que ciertamente morirás”. Y murió conforme a la palabra de Jehová, que había hablado Elías. Reinó en su lugar Joram, en el segundo año de Joram hijo de Josafat, rey de Judá; porque Ocozías no tenía hijo.

Conclusión

Lo que le sucedió con el rey Ocozias, que murió conforme a la Palabra de Dios, fue porque él no puso a Dios como la prioridad de su vida, lo cambió por otros dioses y eso es la mayor demostración de falta de respeto, reverencia, lealtad y temor.

¿Cómo un dios muerto puede sanar a un vivo?  ¿Por qué buscar ayuda en alguien más, si tenemos a Dios que todo lo puede hacer? El único que puede sanar y salvar es Dios que está vivo y tiene poder.

Ponga mucha atención:  El despreciar o dejar a Dios, que nos ama y que nada es imposible para él para ir en busca de algo o alguien que en nada puede ayudar, eso no solo es burla y traición; sino falta de fe, amor, respeto y temor a Dios.   Es falta de sabiduría según Proverbios 1:7, si alguno le falta la sabiduría que reconoce a Dios como su Salvador, hoy mismo necesita decírselo con su boca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s