Hacia una definición de reverencia

 

Dr. Luis Gómez

Para responder a la primera pregunta, es necesario apoyarnos en algunos pasajes de la Biblia.   Éxodo 20:3-10; Dt. 10:12-17; He. 10:28; 1 Co. 14:40; y 1 Pe. 3:15. Con estos pasajes de la Biblia en la mente, comprenderemos el significado de reverencia y sus implicaciones.

Primero, la palabra “eulabeia” “deous” es muy complicada en la definición ya que puede limitarse a un solo concepto, cuando la misma es muy amplio su sentido. La palabra reverencia amplia su connotación por los sinónimos que le acompaña: respeto, venerar, admirar, alabar, e humillarse.  Esta acción siempre se realiza delante de un ser superior (He. 12:28).  Para ello se debe amar a Dios de todo corazón, mente, alma.

      Segundo, es la honra que se tiene delante de Dios. Dicha honra ha de mostrarla todo hijo de Dios, en todo lugar y en todo momento. La palabra literalmente significa “temor reverente”.   Temor puede verse como miedo, pero también como amor. Interesante sería que todos nosotros sintiéramos miedo y temor de hacer lo malo y amar a Dios para hacer todo lo bueno.  Si amamos a Dios de todo corazón, alma, mente y fuerza; los mas seguro es que la reverencia será aceptada por Dios.

Tercero, la reverencia se realiza entre dos o más personas. El sujeto es quien realiza la acción de ofrecer el respeto, la reverencia y la admiración o gratitud.  Quien recibe la reverencia es un sujeto pasivo o receptor.  Podemos concluir entonces que reverencia es el acto por el cual el hombre como creatura inferior rinde honra, tributo y veneración a Dios con una actitud de humildad y sinceridad al postrarse, inclinarse y -o arrodillarse ante el Supremo Creador, nuestro Dios.   Cuando se ama a Dios, se adora con respeto, reverencia y temor.

Preguntas de discusión

¿A qué se debe que muchas iglesias han dejado de dar importancia a la reverencia? ¿Quién es el responsable de la reverencia en la iglesia?

 

Elementos involucrados en la acción de reverenciar a Dios.

Es interesante que, en la acción de reverenciar a Dios, se dan “dos momentos” “dos actitudes” y “dos acciones”.   En cada elemento hay cierta fuerza o intención de hacer de la reverencia una expresión de excelencia.   Nosotros en calidad de redimidos nos corresponde ofrecer adoración a Dios con un comportamiento de calidad acompañados por una actitud limpia, sincera y de absoluta excelencia. Toda nuestra adoración ha de buscar la excelencia porque esta agrada a Dios.

Dos momentos en la acción de reverenciar a Dios.

El momento antes de presentarse ante el ser receptor del respeto, honra, elogio y veneración. Por ejemplo, cuando alguien tiene una entrevista con el Presidente de la Republica o ante un personaje de renombre; antes se prepara física y emocionalmente. Cuando alguien se presenta delante de Dios para adorarlo, reverenciarlo, respetarlo, honrarlo y glorificarlo; debe prepararse espiritual, emocional, y físicamente.

El otro momento, es el crucial y esperado que es el momento de estar frente a Dios.  Antes repasamos la manera de reverenciar o respetar; pero este es el momento real donde es toda una experiencia maravillosa. En este momento es donde realmente honramos, contemplamos, adoramos y reverenciamos a Dios.  Si no se dan estos dos momentos se llega a ser hipócritas.   En fin, a Dios se le respeta, honra, reverencia antes, durante y después.

        Dos actitudes en la acción de reverenciar a Dios.

La primera es interna, la del corazón, la segunda es externa la que es publica o visible.  La actitud indispensable del adorador en la acción de reverenciar a Dios es la primera donde se comienza a respetar a Dios en el corazón.  Si se da la primera, la reverencia o el respeto en el corazón, por deducción se da la segunda que es la externa.  Si se ofrece reverencia a Dios no tomando en cuenta la actitud interna; se es hipócrita y en este caso, la adoración no es aceptada porque no hay reverencia, reconocimiento, respeto y honra a Dios.

         Dos acciones al reverenciar a Dios.

La acción figurada del corazón que se humilla internamente delante de Dios Todopoderoso y Creador. La acción reverente externa o publica donde el cuerpo se muestra humillado y se doblega delante de Dios.  Quien se arrodilla ante Dios es la persona previamente se ha entregado a Dios de corazón.   El corazón que ama respeta y honra a Dios es el que estará capacitado y dispuesto a doblegarse, humillarse, respetar y reverenciar a Dios (Éxodo 20:1-3; Marcos 12:29-30).

Dos elementos al reverenciar a Dios.

La reverencia en la adoración a Dios. – En el Antiguo Testamento se usa la palabra “hishtahara” para referirse al servicio de los siervos de Dios en el culto donde ellos se postraban delante de Dios para demostrar su temor reverente.  Esa misma palabra en la Versión de la Septuagimta o versión de los Setenta dice que es dar homenaje al postrarse o reverenciar ante un ser superior.

En el Nuevo Testamento es postrarse ante un ser superior y besarle sus pies o la tierra.  Es recordar y reconocer el carácter y los atributos de Dios. Dicho reconocimiento demanda una actitud de espera, respeto y de sumisión a la voluntad de Dios.  Es la respuesta del hombre frente a la persona de Dios.   Tanto la reverencia como la adoración son expresiones internas y externas.  Y aunque la interna es la primordial, es necesaria la demostración externa o pública.

La reverencia en la alabanza. -Puede entenderse como la expresión de la actitud interna de gratitud, amor y mucho respeto hacia Dios y que se demuestra públicamente con la acción del canto. Alabanza es sinónimo de reverencia.

Resumen

La reverencia debe ser un acto o una acción que nace de un corazón limpio y temeroso y que se demuestra en una auténtica humildad.   Es por ello por lo que debemos amar a Dios con todo nuestro ser, con todo nuestro tiempo, con todo lo que tenemos y con todo lo que somos, para que no nos cueste respetar, venerar, adorar, honrar y glorificar a Dios en todo momento y en todo lugar (Marcos 12:29-30).

Reflexione

¿Respeto a Dios con lo que soy, tengo y hago?

¿Adoro a Dios con sinceridad y limpieza de corazón?

Piense en 5 cosas que usted hace en el día, ¿En cuántas de estas honras, agradas y glorificas a Dios?

¿En qué áreas y lugares debe demostrarse reverencia a Dios?  ¿Qué debemos comenzar a hacer hoy mismo para respetar a Dios?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s