Cuidando como una madre

Luis Gomez

1 Tes. 2:6-9

NBD Dios Habla Hoy Nueva Traducción Viviente Traducción del Lenguaje Actual
 7.Los tratamos con delicadeza

.[a] Como una madre[b] que amamanta y cuida a sus hijos,

7 nos hicimos como niños entre ustedes. Como una madre que cría y cuida a sus propios hijos. 7. sin embargo, fuimos como niños[a] entre ustedes. O bien, fuimos como una madre que alimenta y cuida a sus propios hijos.Los amamos tanto que no solo les presentamos la Buena Noticia de Dios, sino que también les abrimos nuestra propia vida.

 

7. En vez de eso, cuando estuvimos con ustedes, los tratamos con mucho cariño y ternura, como una madre que cuida y cría a sus propios hijos tanto los amamos y queremos que no sólo habríamos anunciado la buena noticia de Dios, sino que, de haber sido necesario, hasta habríamos dado nuestra vida por ustedes.

 

El discipulado puede ser comparado con el trabajo de una madre con sus hijos.   La tarea más grande, necesaria y urgente en las iglesias es el cuidar a cada nuevo creyente, caminar a su lado hasta que pueda valerse por sí mismo y pueda repetir lo aprendido.   Es lo que hace toda buena madre, desde que nace su hijo (a) comienza a enseñar, instruir y guiar hasta que ya pueda valerse por si solo (a).    Quiere decir entonces, que los padres ejercen influencia transmitiendo valores, mismos que son escudo, fundamento y armadura para saber vivir en medio de un mundo cambiante, materialista, y postmoderno.  En esta oportunidad enfocaremos tres aspectos incluidos en el trabajo de una madre.

  1. El cuidado de una madre es visto en la “delicadeza” como lo hace. (v.7)

 ¿Cuándo comienza y cuándo termina el cuidado de una madre con sus hijos? Alguien ha dicho que comienza 20 años antes de que nacen y termina en el momento que se casan o mientras tengan vida.

¿Cómo es el trato de una madre con sus hijos a la luz de la Biblia?  Con cariño, ternura, disciplina, visión, firmeza y amor.  Los hijos para Jesús son almas que salvar, para la iglesia un ministerio que atender, y para la madre es una herencia de Dios que cuidar (Prov. 1:8, 6:20; Ef.6:4).

 ¿Cuál es la edad más efectiva para educar a nuestros hijos?  Proverbios 22:6 “instruye al niño” 1 Ti. 3:15 “que desde la niñez has sabido las Escrituras”.  Los expertos dicen que es en los primeros 5 años donde el cerebro se forma completamente en los niños es cuando ellos reciben la mayor información que los educa.

  1. El amor de una madre es tan grande que es capaz

de dar su vida por sus hijos (v.8).  (Prov. 31:15,28-30)

El apóstol Pablo usa 4 figuras de lenguaje, (metáforas), (v.8-12) para describir el gran amor que siente para los cristianos, y todas se relacionan con la familia, y especialmente con el cuidado, ternura y amor de una madre hacia sus hijos. “niños pequeños” “como una madre” “como una nodriza” (v.7) “como padres” (v.11).   

        Sin embargo, nos interesa enfocar, el amor de una madre, ilustrado por el oficio de una nodriza, quien cuida (abriga, calienta) a los hijos desde que nacen hasta los 12 años.   Pero el amor de una madre va mas allá de lo que hace una nodriza, porque según los vv. 7-8 y Proverbios 31:15,28, una madre se desvive, se desvela, se desgasta y hasta se descuida de si misma con tal de cuidar, ayudar, guiar, educar, y criar a sus hijos.

Tanto es el amor hacia sus hijos que esta dispuesta a dar su vida por ellos (v.8).  Es que el amor de una madre sorpresa a todo sentimiento, convicción, decisión, y acción humana.

  1. La responsabilidad de una madre es primeramente con Dios. (v.8-9)

Ser una madre, no solo es un privilegio de las mujeres, pero implica una gran responsabilidad delante de Dios en primer lugar. Los padres solo somos administradores del cuidado y la educación de cada hijo (a).

a. Mostrar el camino a Cristo (Pro.22:6).

b. Educar (criar) basado en los valores de la Biblia (2 Ti. 3:15, v.8, Ef. 6:4 “trabajar con esfuerzo” “dedicar tiempo” “hablar” “poner reglas”

c. Ser testimonio del evangelio al mundo (v.8-9).

d. Proteger a los hijos ante los ataques postmodernos.

Conclusión

Como ya lo dije al principio, el discipulado cristiano puede ser comparado con el trabajo de una madre con sus hijos.   La tarea más grande, necesaria y urgente en las iglesias es el cuidar a cada nuevo creyente, caminar a su lado hasta que pueda valerse por si mismo y pueda repetir lo aprendido.

De igual manera, el trabajo de mamá y papá de cuidar, educar y guiar a los hijos es la tarea más importante de la vida y del mundo.  Los padres ejercen influencia al transmitir valores, los cuales son el escudo, fundamento y armadura para saber vivir en medio de un mundo cambiante, materialista, y postmoderno.

Los Hijos para los padres es una herencia que cuidar

Los hijos para Jesús es un alma que salvar

Los hijos para la iglesia es un ministerio que atender.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s