El porqué de todo

Día 4

Toda la obra del Señor tiene un propósito.

Texto para recordar

Porque de Él y por El y para El son todas las cosas. A Él sea la gloria por siempre.

Ro. 11:36.

******

¿Dónde puedo estar más consciente de la gloria de Dios en mi diario vivir?

Punto de partida: Todo es para Él. El objetivo inicial y final del universo es mostrar la gloria de Dios (Sal. 19:1-2).  ¿Qué es la gloria de Dios y donde la podemos ver?

  1. Dios ha revelado su gloria a personas en diferentes circunstancias. En el Edén, en una Zarza, en el tabernáculo, en el templo, por medio de Jesús y hoy por medio de la Iglesia. Se presento como fuego, nubes, truenos, relámpagos, humo y luz brillante.  Ap. 21:23 describe la ciudad donde la gloria de Dios será todo lo que se necesita.
  2. La gloria de Dios se ve mejor en Jesucristo. He. 1:3, 2 Co. 4:6b, Jn. 1:14.  En otras palabras, vivir para la gloria de Dios es el mayor logro que podemos alcanzar en este mundo.  Dios posee gloria por naturaleza y nuestro deber es reconocerla (1 Cro. 16:24, Sal. 29:1, 66:2, 96:7). ¿Por qué? ¿Qué pasa cuando rehusamos reconocer la gloria de Dios?
  3. ¿Cómo dar gloria a Dios? Juan 17:4 para Jesús este fue su propósito.  Nosotros, damos gloria a Dios cuando lo adoramos.  La adoración es más que alabanza, oración y canto, es un estilo de vida que implica gozar a Dios, amarlo y entregarle nuestra vida para que la use de acuerdo a sus propósitos.

También, glorificamos a Dios cuando amamos a los demás creyentes (Ro. 15:7, 1 Jn. 4:14).  Es aprender a amar como Dios ha amado (Jn. 13:34-35).  Glorificamos a Dios cuando nos asemejamos a Jesús (2 Co. 3:18, Fil. 1:11). Glorificamos a Dios cuando servimos a los demás con nuestros dones (1 Pe. 4:10-11).  Finalmente, glorificamos a Dios cuando testificamos de Cristo a los demás (2 Co. 4:15).

E  Así que, ¿para qué vivir?  Vivir para dar gloria a Dios requiere cambios en las prioridades, en los planes, relaciones y todo.  Jesús es quien nos da todo lo que necesitamos para vivir, esto requiere una decisión (Jn. 1:11,12).  Primero creer que Dios nos ama, segundo, aceptar a Jesús como Salvador y Señor.    ¡Vamos, cuál es su decisión!

Anuncios

La vida es una asignación temporal.

Día 3

Este mundo no es mi hogar

Texto para recordar

Asique no nos fijemos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno

2 Co. 4:18

*****

¿Cómo es descrita la vida?

Como un vapor, uno que corre rápido, un soplo de aliento, y un rastro de humo.   Lea Job 8:9…  es como una sombra.

¿Cómo hacer buen uso de la vida?

La vida comparada con la eternidad, es extremadamente breve. La tierra donde vivimos es tan solo una residencia temporal.  Esto nos obliga a ver la vida con los ojos de Dios.

¿Qué quiso decir David en el Salmo 39:4, 119:19? ¿Estará pensando en lo mismo que Pedro en el 1:17?  ¿A qué concluimos sobre la duración de la vida y como usarla?

¿Ha pensado usted como cristiano que deberíamos portar una green card (tarjeta verde) o blue card (tarjeta celeste) espiritual para recordarnos que estamos de paso en este país, no somos de acá, nuestra ciudadanía está en los cielos, y que somos extranjeros? Deberíamos pensar, sentir y actuar sobre la vida de una manera muy diferente a los no cristianos (Fil. 3:19-20).  ¿Cómo piensa, siente y actúa una persona que solo esta de paseo en otro país, lugar o familiar?

¿Por qué será que muchos no vivimos como lo que somos, extranjeros en esta tierra, ciudadanos de los cielos, representantes del reino de CristoCuando entendamos esta verdad, dejaremos de pensar tan materialista y egoístamente.  La Biblia dice que cuando no vivimos como ciudadanos del cielo, nos parecemos a los de este mundo, quienes son enemigos de Dios (Stg. 4:4).  Es como traicionar a nuestra función (2 Co. 5:20), y al Rey.  Se nos pide comportarnos como lo que somos (1 Pe. 2:11, 1 Co. 7:31).

Pero entonces, ¿Para qué Dios permite que vivamos incomodidades, y hasta tristezas que impiden que lleguemos a ser totalmente felices?  Porque la tierra no es nuestro hogar, fuimos creados para algo mejor, la eternidad.  Ej. Un pez no puede vivir en la tierra porque fue creado para vivir en el agua, un águila no será feliz si no se le permite volar.

Así que, repitamos 2 Co. 4:18.  Si quiere ver el salón de la fama de Dios lea He. 11:13,16, Ellos vivieron como extranjeros en la tierra, usaron su vida para hacer tesoros en el cielo.  El cielo es tu casa eterna, allá será totalmente feliz.

Creados para Vivir por Siempre

Dia 1

La vida es mucho más que vivir el momento.

Texto para recordar

“El mundo se acaba con sus malos deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” 1 Jn.2:17.

Pregunta de reflexión

Si he sido creado para vivir para siempre, ¿Qué debo dejar de hacer y que debo comenzar a hacer?

Preguntas de reflexión y discusión en grupo.

Punto de partida. – ¿Qué es la vida?  La vida es más que vivir, es solo un ensayo, una práctica de lo que será en la eternidad.  La tierra es el escenario, la escuela y el lugar de preparación de la vida que estaremos con Cristo.  Acá como máximo se vive 100 años, pero en la eternidad viviremos para siempre.  Lea lo que dice Ecle. 3:11… Dios nos ha hecho eterno. Tu corazón dejara de palpitar algún día, tus ojos ya no se abrirán, eso anunciara el fin de tu vida en la tierra, pero no es el fin de tu ser… 2 Co 5:1, ¿Qué significa?  La vida eterna solo nos da dos opciones: el cielo o el infierno, y la relación con Dios en la tierra determina el tipo de relación que tendrás en la eternidad.

¿Por qué la vida es más que vivir un momento, el aquí y el ahora?  ¿Qué es la vida entonces?  Es una preparación para la eternidad.   Si es así, ¿Qué debe comenzar a hacer?

¿Qué pasa cuando se vive a la luz de los principios de la eternidad? ¿Cómo las cosas comienzan a cambiar cuando vivimos, pensamos y hacemos las cosas bajo la perspectiva de la eternidad?  Se hace buen uso del dinero, tiempo, relaciones, prioridades… Fil. 3:7.

La muerte física no es el fin sino el comienzo de una eternidad, de sufrimiento o de felicidad, según la decisión que hayas tomado en la tierra. ¿Cómo será la eternidad con Dios? 1 Co. 2:9, Mt 25:34. ¿En qué momentos, las personas piensan en la eternidad?  Heb. 13:14, 2 Co. 5:6

¿Qué cosas necesito dejar de hacer y qué cosas debo comenzar a hacer a partir del entendimiento de que debo prepararme para la vida eternal que pasare con mi Cristo?

Matthew Henry escribió: “La responsabilidad de cada día debiera ser prepararnos para nuestro día final”, ¿Está preparado para la eternidad con Cristo?

 

Obligaciones en nuestra relación con Dios

Luis Gomez

Col. 4:2-6,12

Introducción

¿Cuál es una dieta balanceada para tener una buena salud? ¿Cuál es la dieta de un cristiano para mantener salud espiritual para una fresca relación con Dios?

  1. Alimentarnos de su Palabra (3:16-17) (Es el pan espiritual)

El v.16 dice: “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría”.   Cuando una persona se convierte a Cristo y decide poner como prioridad el leer y estudiar la Biblia, el fruto llegará de manera espontánea.

  1. 1. La palabra de Cristo nos orienta, nos guía, nos enseña y unos a otros podemos enseñar con el ejemplo, la vida y la Palabra. La palabra nos exhorta, corrige, consuela, y nos prepara para que podamos orientar, aconsejar, y exhortar a otros en tiempos de crisis.                                                                                                               1.2. Cuando estamos llenos (controlados) por la palabra de Dios, nuestra vida es de constante agradecimiento a Dios, le cantamos, le oramos, y somos de bendición a los demás. La palabra de Dios nos ayuda a saber hablar, usar mejor la lengua. Cuando esta palabra nos controla, estamos satisfechos en todo lo que hacemos, tenemos y pensamos.
  2. 3. El v.17 Para que abunde la Palabra de Dios debemos hacer algo, Dt. 28:1 “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardarla y ponerla por obra, “.    ¿Por qué es necesario oír la Palabra atentamente?  1) Porque es la Palabra de Dios.   2) La Palabra de Dios es vida y sostén (Jn. 15:15, Salmo 19, Josué 1:7-9). 3) Porque en la Palabra de Dios se determina nuestro destino (Salmo 1; Juan 5:39).   Así que, si quiere abundar en la Palabra de Dios, debe oírla para obedecerla, leerla para conocerla, memorizarla para recordarla, estudiarla para disfrutarla, obedecerla para compartirla.

           Aplicación:  Para conocer a Dios se debe leer la Biblia, y para recordarla se debe memorizar, y para enseñarla se debe obedecer o vivir primero.    Haga un plan de lectura.

  1. Perseverar en la Oración (4:2-4) (es la respiración espiritual)

San Pablo ha presentado varias obligaciones sobre la vida cristiana desde el cap. 3: sobre el deber dentro del matrimonio, en el trabajo, y en la iglesia.  Hoy nos habla acerca de la relación personal con Dios.  El escritor inglés, John Stott, en su libro “Los problemas del liderazgo cristiano”, pg. 24-32 cataloga a esta relación con Dios como una disciplina descuidada.   Muy poco pasamos a solas con Dios.

Dan y Cindy Hansen en su libro “Devocionales para grupos juveniles en camino”, pg.53 hacen un fuerte llamado a hacer un balance basados entre lo importante y lo urgente en Lucas 10:38-42 donde María escoge la parte más importante que es “estar cerca de Jesús”, escuchar su palabra, mientras que Martha escoge lo urgente que es darle de comer a Jesús.   Dan y Cindy nos hacen las siguientes preguntas:

  • ¿Cómo está el balance entre la lectura de la Biblia y el mirar la televisión?
  • ¿Cómo está el balance entre el tiempo que pasa hablando con Dios y el tiempo que pasa hablando con sus amigos por el celular?

*  ¿Cómo está el balance entre el tiempo invertido en la iglesia y el tiempo que pasa con su familia?

Aplicación:  El estar con Dios y perseverar en oración no solo fortalece la relación con Dios, sino que tenemos la oportunidad de orar por la familia, la iglesia y los necesitados.

2.1.“Perseverar en la oración” (4:2) es incorporar en nuestro menú diario una buena dosis de oración para estar fuertes espiritualmente.    1 Tes. 5:17 dice: “Orad sin cesar” y Fil. 4:6 “Por nada estéis afanados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración, ruego y acciones de gracia”. El verbo “perseverar” es un participio presente, implica una acción continua, como un hábito espiritual.    La misma palabra “perseverar” implica que esto no será fácil, requiere esfuerzo, y vigilar que las oraciones están acompañadas de   acciones de gracias.

2.2. El v. 3 Cuando ya es un hábito, nos permite orar por otros. Todos necesitamos orar unos por otros, y Pablo confiesa que necesita el apoyo de todos en oración para cumplir el ministerio. La oración de fe y persistencia ayudará a Pablo a saber hablar aun estando en la cárcel.    La iglesia que ora es fuerte, invencible, triunfante y crece integralmente.  Una familia que aprende a orar, que vive perseverando en la oración, le dará solidez y triunfos.

            Aplicación:  El propósito de insistir en la oración es para que se convierta en un hábito o disciplina espiritual.   ¿Cuánto estoy perseverando en la oración?

  1. Andad sabiamente (4:5-6) (Fe en acción: obediencia)

Una persona que cada día se alimenta de la Palabra de Dios y mantiene una estrecha relación con Dios por medio de la oración, con seguridad sabrá como conducirse.

3.2. La palabra “andad” puede traducirse como “vivid” “conducirse” “comportarse” y el adjetivo que califica el andar es “sabiamente”.   1:7 dice que el principio de la sabiduría es el temor de Jehová.   Si nos conducimos bajo el temor de Jehová, él dirigirá nuestros pasos, nuestro caminar.    “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que te temen y los defiende”. Hay otros textos en Proverbios que hablan sobre el andar, 3:35 “los sabios heredaran honra” 4:7 “sobre todas las cosas, adquiere sabiduría”, 9:6 “andad por el camino de la inteligencia”, 10:1 “el hijo sabio alegra al padre”, 13:1 “el hijo sabio recibe el consejo del padre”, 16:16 “mejor es adquirir sabiduría que oro preciado, adquirir inteligencia vale más que la plata”.

La verdadera sabiduría no es la cualidad de un inteligente como virtud natural, sino que es la que se recibe cuando reconoce a Jesucristo como su Salvador (Prov. 1:7; Stg. 1:5-6. 2) Es la capacidad sobrenatural que se tiene de Dios para tomar las mejores decisiones, hacer las mejores acciones y actuar de tal manera que Dios es honrado.

3.2. Maneras de evaluar el buen comportamiento: 1) En la forma que hablamos, reaccionamos, respondemos y actuamos. (v.4).   El reto está en hacer aquellas cosas que no son agradables, no nos gustan, pero que son las que Dios quiere que hagamos. Ser buen cristiano entre los cristianos, ser buen amigo entre los amigos, saludar a quienes nos saludan, felicitar a quienes nos elogian, no tiene mayor mérito ni exigencia.  El auténtico reto está en ser buenos cristianos delante de quienes se burlan de nosotros, quienes nos critican por todo, ante quienes nos insultan, nos rechazan y nos provocan.

2) En la forma que usamos el tiempo. (v.5).  “redimiendo el tiempo”, redimir, usar, aprovechar, optimizar bien el tiempo se relaciona con administrar, usarlo de buena manera, “rescatarlo aun cuando ya parece perdido”.  Usar bien el tiempo es cuando nos alcanza para todo sin dejar de cumplir todas nuestras obligaciones bajo un orden de prioridad.   Desperdiciar el tiempo es cuando hacemos cosas que no tienen retribución espiritual o eterna. Según Pablo en Efesios 5:16-17, quien lo usa de esta manera es insensato, mientras que Salomón en Prov. 9:6 les llama “peti” necios, simples, o insensatos.

         3) Finalmente, el andar sabio es demostrado en la forma que hablamos (v.6).    “sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis como debéis responder a cada uno”.   Un lenguaje adecuado, honesto porque es sencillo, sabio porque piensa antes de hablar, espiritual porque deja que el Espíritu lo guie e ilumine las palabras a decir y bíblico porque se apoya en la Biblia para hablar. Que sus palabras edifiquen, animen, den gracia, respeto, motivación, honestas, sinceras y orientadoras.

Conclusión

Si cada cristiano acepta el reto de orar como un hábito espiritual, la iglesia será bendecida. Cuando la Palabra de Dios abunda en cada corazón, y es controlado por el Espíritu Santo bendecirá a los demás cada vez que hable.

El reto hoy es: Lea la Palabra y ore a Dios cada día para mantener una relación fresca con Dios; así podrá tener un comportamiento sabio, bíblico y espiritual como corresponde a un hijo de Dios.

Obligaciones en nuestra relación con Dios

Luis Gomez

Col. 4:2-6,12

Introducción

¿Cuál es una dieta balanceada para tener una buena salud? ¿Cuál es la dieta de un cristiano para mantener salud espiritual por medio de una fresca relación con Dios?

  1. Alimentarnos de su Palabra (3:16-17) (Es el pan espiritual)

El v.16 dice: “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría”.   Cuando una persona se convierte a Cristo y decide poner como prioridad el leer y estudiar la Biblia para que abunde en su corazón, el fruto llegara de manera espontánea.   La palabra de Cristo nos orienta, nos guía, nos enseña y unos a otros podemos enseñar con el ejemplo, la vida y la Palabra. La palabra nos exhorta, nos corrige, nos consuela, y nos prepara para que podamos orientarnos, aconsejarnos, exhortarnos, y orientarnos unos a otros en tiempos de crisis.

Cuando estamos llenos (controlados) por la palabra de Dios, nuestra vida es de constante agradecimiento a Dios, le cantamos, le oramos, y somos de bendición a los demás. La palabra de Dios nos ayuda a saber hablar, usar mejor la lengua.  Cuando esta palabra nos controla, estamos satisfechos en todo lo que hacemos, tenemos y pensamos.

El v.17 Para que abunde la Palabra de Dios debemos hacer algo, Deuteronomio 28:1 “Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardarla y ponerla por obra, “.    ¿Por qué es necesario oír la Palabra atentamente?  1) Porque es la Palabra de Dios.   2) La palabra de Dios es vida y sostén (Jn. 15:15, salmo 19, Josué 1:7-9). 3) Porque en la Palabra de Dios se determina nuestro destino (Salmo 1; Juan 5:39).   Así que, si quiere abundar en la Palabra de Dios, debe oírla para obedecerla, leerla para conocerla, memorizarla para recordarla, estudiarla para disfrutarla, obedecerla para compartirla.

2. Perseverar en la Oración (4:2-4) (es la respiración espiritual)

Desde el capítulo 3, San Pablo ha presentado varias obligaciones que tiene la vida cristiana.  Nos ha hablado sobre el deber dentro del matrimonio, en el trabajo, y en la iglesia.  En esta séptima obligación, nos habla acerca de la relación personal con Dios.  El escritor inglés, John Stott, en su libro “Los problemas del liderazgo cristiano”, pg. 24-32 cataloga a esta relación con Dios como una disciplina descuidada.   Muy poco pasamos a solas con Dios.   Si no hacemos un balance entre lo que queremos hacer y lo que no pudimos hacer, entre el afán y la ocupación, que nos estamos aniquilando a nosotros mismos; el balance consiste en pasar tiempo con Dios.  Necesitamos hacer un alto a nuestra vida para pensar, meditar, y reflexionar en Dios, su amor, provisión, grandeza, poder, soberanía, sus obras y sus promesas.

Dan y Cindy Hansen en su libro “Devocionales para grupos juveniles en camino”, pg.53 hacen un fuerte llamado a hacer un balance basados en Lucas 10:38-42 donde María escoge la parte mas importante que es estar cerca de Jesús, escuchar su palabra, mientras que Martha escoge lo urgente que es darle de comer a Jesús.   Dan y Cindy nos hacen las siguientes preguntas:

1) ¿Cómo está el balance entre la lectura de la Biblia y el mirar la televisión?

2) ¿Cómo está el balance entre el tiempo que pasa hablando con Dios y el tiempo que pasa hablando con sus amigos por el celular?

3) ¿Cómo está el balance entre el tiempo invertido en la iglesia y el tiempo que pasa con su familia?

Aplicación:  El estar con Dios, perseverar en una vida de oración, el orar por toda su familia, la iglesia, los necesitados, es importante

“Perseverar en la oración” (4:2) es incorporar en nuestro menú diario una buena dosis de oración para estar fuertes espiritualmente.    1 Tes. 5:17 dice: “Orad sin cesar” y Fil. 4:6 “Por nada estéis afanados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración, ruego y acciones de gracia”.    El verbo “perseverar” es un participio presente, implica una acción que se hace continuamente, como un hábito espiritual.    La misma palabra “perseverar” implica que esto no será fácil, requiere esfuerzo, y vigilar que las oraciones están acompañadas de   acciones de gracias.

El v. 3 nos exhorta a orar por otros, en este caso por los siervos, misioneros, pastores, predicadores, maestros en Biblia de todo el mundo para que se abran puertas grandes, oportunidades para hablar con valor, energía, autoridad, y elocuencia.     Todos necesitamos orar los unos por los otros, y Pablo confiesa que necesita el apoyo de todos en oración para cumplir el ministerio.    La oración de fe y persistente es la ayudara a Pablo para saber hablar aun estando en la cárcel.    La iglesia que ora es fuerte, invencible, triunfante y crece integralmente.  Una familia que aprende a orar, que vive perseverando en la oración, le dará solidez y triunfos.  Acerca de la oración, nadie es campeón, todos somos aprendices.

           Aplicación:  El propósito de insistir en la oración es hasta que esta llegue a ser un habito o disciplina espiritual.   ¿Cuánto estoy perseverando en la oración?

  1. Andad sabiamente (4:5-6) (Fe puesta en acción: obediencia)

La última obligación que nos da el apóstol Pablo está en estos versículos.   Es el resultado de tener una vida que se alimenta de la Palabra y de la oración.  Una persona que cada día se alimenta de la Palabra de Dios y mantiene una estrecha relación con Dios por medio de la oración, con seguridad sabrá como conducirse.

La palabra “andad” puede traducirse como “vivid” “conducirse” “comportarse” y el adjetivo que califica el andar es “sabiamente”.   Prov. 1:7 dice que el principio de la sabiduría es el temor de Jehová.   Quiere decir entonces que, si nos conducimos bajo el temor de Jehová, él dirigirá nuestros pasos, nuestro caminar.    “El ángel de Jehová acampa alrededor de los que te temen y los defiende”. Hay otros textos en Proverbios que hablan sobre el andar, 3:35 “los sabios heredaran honra” 4:7 “sobre todas las cosas, adquiere sabiduría”, 9:6 “andad por el camino de la inteligencia”, 10:1 “el hijo sabio alegra al padre”, 13:1 “el hijo sabio recibe el consejo del padre”, 16:16 “mejor es adquirir sabiduría que oro preciado, adquirir inteligencia vale más que la plata”.

¿Qué es ser y vivir como sabio?  1) La verdadera sabiduría no es la cualidad de un inteligente como virtud natural, sino que es la que se recibe cuando reconoce a Jesucristo como su Salvador (Prov. 1:7; Stg. 1:5-6. 2) Es la capacidad sobrenatural que se tiene de Dios para tomar las mejores decisiones, para hacer las mejores acciones y para actuar de tal manera que Dios es honrado.   Todo lo que se siente, piensa y se hace o se dice honra a Dios y se hace en el nombre de Cristo, basado en la Biblia.

Tres maneras de evaluar el buen comportamiento:  1) En la forma que hablamos, reaccionamos, respondemos y actuamos. (v.4).   El reto está en hacer aquellas cosas que no son agradables, no nos gustan por estar en contra de lo que somos, pero que son las cosas que Dios quiere que hagamos. El andar sabiamente es tener un comportamiento recto, un testimonio con los de adentro y con los de afuera.   Ser buen cristiano entre los cristianos, ser buen amigo entre los amigos, saludar a quienes nos saludan, felicitar a quienes nos elogian, no tiene mayor mérito ni exigencia.  El auténtico reto está en ser buenos cristianos delante de quienes se burlan de nosotros, quienes nos critican por todo, ante quienes nos insultan, nos rechazan y nos provocan.

2) En la forma que usamos el tiempo. (v.5).   La palabra “redimiendo el tiempo”, redimir, usar, aprovechar, optimizar bien el tiempo se relaciona con administrar, implica, saberlo usar, administrarlo de buena manera, “rescatarlo aun cuando ya parece perdido”.  Usar bien el tiempo es cuando nos alcanza para todo sin dejar de cumplir todas nuestras obligaciones bajo un orden de prioridad.   Desperdiciar el tiempo es cuando hacemos cosas que no tienen retribución espiritual o eterna. Según Pablo en Efesios 5:16-17, quien lo usa de esta manera es insensato, mientras que Salomón en Prov. 9:6 les llama “peti” necios, simples, o insensatos.  Úsemelo para buenas cosas que agraden a Dios.

         3) Finalmente, el andar sabio es demostrado en la forma que hablamos (v.6).  Es tener un lenguaje que edifique.  ¿Cómo dice el versículo?  “sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis como debéis responder a cada uno”.   Tiene que ver con un lenguaje adecuado, como corresponde a un hijo de Dios, honesto, limpio, sin malicia, bíblico, sabio, y espiritual.  Honesto porque es sencillo, sabio porque piensa antes de hablar, espiritual porque deja que el Espíritu lo guíe e ilumine las palabras a decir y bíblico porque se apoya en la Biblia para hablar. Busca que sus palabras edifiquen, animen, sazonadas con amor, gracia, respeto, motivación, no ofensivas, honestas, sinceras y orientadoras.

Conclusión

Si cada cristiano acepta el reto de hacer de la oración un habito espiritual y la práctica con seguridad, la iglesia será bendecida en todo sentido.   Cuando la Palabra de Dios abunda en nuestros corazones, cuando estamos controlados por el Espíritu Santo y desarrollamos sabiduría divina; en todo momento, en cada circunstancia, ante toda persona y para cada necesidad; nuestra palabra siembre será de bendición.

El reto para poner en acción: aliméntese  con de la Palabra y la oración cada día para mantener una relación fresca con Dios; pues esto le permitirá tener un comportamiento sabio, bíblico y espiritual como corresponde a un hijo de Dios.

Cuidando como una madre

Luis Gomez

1 Tes. 2:6-9

NBD Dios Habla Hoy Nueva Traducción Viviente Traducción del Lenguaje Actual
 7.Los tratamos con delicadeza

.[a] Como una madre[b] que amamanta y cuida a sus hijos,

7 nos hicimos como niños entre ustedes. Como una madre que cría y cuida a sus propios hijos. 7. sin embargo, fuimos como niños[a] entre ustedes. O bien, fuimos como una madre que alimenta y cuida a sus propios hijos.Los amamos tanto que no solo les presentamos la Buena Noticia de Dios, sino que también les abrimos nuestra propia vida.

 

7. En vez de eso, cuando estuvimos con ustedes, los tratamos con mucho cariño y ternura, como una madre que cuida y cría a sus propios hijos tanto los amamos y queremos que no sólo habríamos anunciado la buena noticia de Dios, sino que, de haber sido necesario, hasta habríamos dado nuestra vida por ustedes.

 

El discipulado puede ser comparado con el trabajo de una madre con sus hijos.   La tarea más grande, necesaria y urgente en las iglesias es el cuidar a cada nuevo creyente, caminar a su lado hasta que pueda valerse por sí mismo y pueda repetir lo aprendido.   Es lo que hace toda buena madre, desde que nace su hijo (a) comienza a enseñar, instruir y guiar hasta que ya pueda valerse por si solo (a).    Quiere decir entonces, que los padres ejercen influencia transmitiendo valores, mismos que son escudo, fundamento y armadura para saber vivir en medio de un mundo cambiante, materialista, y postmoderno.  En esta oportunidad enfocaremos tres aspectos incluidos en el trabajo de una madre.

  1. El cuidado de una madre es visto en la “delicadeza” como lo hace. (v.7)

 ¿Cuándo comienza y cuándo termina el cuidado de una madre con sus hijos? Alguien ha dicho que comienza 20 años antes de que nacen y termina en el momento que se casan o mientras tengan vida.

¿Cómo es el trato de una madre con sus hijos a la luz de la Biblia?  Con cariño, ternura, disciplina, visión, firmeza y amor.  Los hijos para Jesús son almas que salvar, para la iglesia un ministerio que atender, y para la madre es una herencia de Dios que cuidar (Prov. 1:8, 6:20; Ef.6:4).

 ¿Cuál es la edad más efectiva para educar a nuestros hijos?  Proverbios 22:6 “instruye al niño” 1 Ti. 3:15 “que desde la niñez has sabido las Escrituras”.  Los expertos dicen que es en los primeros 5 años donde el cerebro se forma completamente en los niños es cuando ellos reciben la mayor información que los educa.

  1. El amor de una madre es tan grande que es capaz

de dar su vida por sus hijos (v.8).  (Prov. 31:15,28-30)

El apóstol Pablo usa 4 figuras de lenguaje, (metáforas), (v.8-12) para describir el gran amor que siente para los cristianos, y todas se relacionan con la familia, y especialmente con el cuidado, ternura y amor de una madre hacia sus hijos. “niños pequeños” “como una madre” “como una nodriza” (v.7) “como padres” (v.11).   

        Sin embargo, nos interesa enfocar, el amor de una madre, ilustrado por el oficio de una nodriza, quien cuida (abriga, calienta) a los hijos desde que nacen hasta los 12 años.   Pero el amor de una madre va mas allá de lo que hace una nodriza, porque según los vv. 7-8 y Proverbios 31:15,28, una madre se desvive, se desvela, se desgasta y hasta se descuida de si misma con tal de cuidar, ayudar, guiar, educar, y criar a sus hijos.

Tanto es el amor hacia sus hijos que esta dispuesta a dar su vida por ellos (v.8).  Es que el amor de una madre sorpresa a todo sentimiento, convicción, decisión, y acción humana.

  1. La responsabilidad de una madre es primeramente con Dios. (v.8-9)

Ser una madre, no solo es un privilegio de las mujeres, pero implica una gran responsabilidad delante de Dios en primer lugar. Los padres solo somos administradores del cuidado y la educación de cada hijo (a).

a. Mostrar el camino a Cristo (Pro.22:6).

b. Educar (criar) basado en los valores de la Biblia (2 Ti. 3:15, v.8, Ef. 6:4 “trabajar con esfuerzo” “dedicar tiempo” “hablar” “poner reglas”

c. Ser testimonio del evangelio al mundo (v.8-9).

d. Proteger a los hijos ante los ataques postmodernos.

Conclusión

Como ya lo dije al principio, el discipulado cristiano puede ser comparado con el trabajo de una madre con sus hijos.   La tarea más grande, necesaria y urgente en las iglesias es el cuidar a cada nuevo creyente, caminar a su lado hasta que pueda valerse por si mismo y pueda repetir lo aprendido.

De igual manera, el trabajo de mamá y papá de cuidar, educar y guiar a los hijos es la tarea más importante de la vida y del mundo.  Los padres ejercen influencia al transmitir valores, los cuales son el escudo, fundamento y armadura para saber vivir en medio de un mundo cambiante, materialista, y postmoderno.

Los Hijos para los padres es una herencia que cuidar

Los hijos para Jesús es un alma que salvar

Los hijos para la iglesia es un ministerio que atender.