Vive para cumplir la misión

Luis Gomez

Si recuerda la clase de vida y la misión que se había impuesto Pablo cuando era aun Saulo, el perseguir y exterminar a todos los cristianos. Sin embargo, desde el momento en que Dios toco y cambio su corazón cuando este iba hacia Tarso, la perspectiva sobre la razón de su existencia cambio radicalmente. La nueva visión de su vida, la cual la entendió totalmente, y para la cual se consagro definitivamente, fue la de llevar el evangelio a todos los gentiles, a todas las ciudades gentiles, a cada persona que se cruzara en su camino. Así fue, Pablo, desde su conversión no hizo más que presentar el evangelio a toda persona, confirmar la fe de los nuevos convertidos, plantar nuevas iglesias, y luego regresar a estas mismas para confirmarlas. La filosofía ministerial, pastoral, misionera y pedagógica de Pablo se resumió en dos partes: proclamación del evangelio y edificación de los cristianos, en otras palabras, hacer discípulos de Jesucristo.

Al leer Hechos 18,19, 20 podemos comprobar no solo esta filosofía ministerial sino todo lo que implica vivir para cumplir la misión que Jesus le entrego el día que se convirtió. Al llegar a la ciudad de Corinto, discutía en las sinagogas y persuadía a los judíos y griegos (18:3-4), y estaba entregado por entero a la predicación de la palabra testificando a los judíos y griegos (18:5). Es más, en el 18:9-10 el mismo Jesus le dice que no tenga miedo ni deje de hacer lo que hacía porque contaba con su respaldo y su apoyo… “porque tengo mucho pueblo en la ciudad de Corinto”. Así que, se quedo 18 meses en este mismo lugar cumpliendo la misión, y a pesar de la fuerte predicación. Obediencia y docilidad a la voluntad de Dios es necesario para cumplir la misión que se nos ha encomendado.

Dentro de su filosofía ministerial, Pablo se propuso no ser carga a las iglesias, a los nuevos creyentes, pues decidió auto sostenerse, trabajando a medio tiempo para sostenerse durante el tiempo que cumplía la misión. Dios le apoyo y estuvo de acuerdo con esta forma de ministrar. Esto es lo que las misiones contemporáneas llaman misionero vocacional. Tiene sus ventajas y desventajas, y hay que aclarar que esta no fue la manera que Pablo determino como la mejor manera, ya que el mismo ensenó que el obrero es digno de su salario, es digno de doble honor, y que las iglesias deben aprender a sostener a los que trabajan en guiarles, presidirles…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s