Desarrollando una fe que emprende grandes cosas

Pastor Luis

Hebreos 11, Josué 14:7-20, 1 Co. 15

Introducción

           Hay una historia de un niño que estaba haciendo volar una piscucha o barrilete. La cometa estaba tan alta, que desapareció entre las nubes. Un hombre que pasaba le preguntó al niño: “¿Qué haces, hijo, sosteniendo esa cuerda?” El niño respondió: “Tengo una cometa allá arriba.” El hombre miró y dijo: “No la veo.” El niño replicó: “Bueno, sé que está ahí porque siento el tirón.”    Billy Graham

Pedro vio al Maestro caminar sobre las aguas sin hundirse, Jesús le dijo a Pedro que caminara hacia él sobre las aguas, creyendo que no se hundiría.  Por un momento, Pedro camino sobre las aguas sin hundirse, pero en segundos quito la mirada del Maestro, su fe claudico y se hundió y asustado grito, ¡Maestro, sálvame porque me hundo! ¿Dónde está el poder de esa fe?

  1. Está en seguir las ordenes de Dios sin objeción (Josué 14:7)

1.1. ¿Qué es fe?

Es la convicción teológica profunda radicada en el corazón que nos capacita para enfrentar todo lo que se opone a Dios.   La confianza en Dios que resulta de la buena relación con él (1 Jn. 4:14-15).   Es el fundamento de la vida cristiana (He. 3:14) da confianza, y (He. 1:3) y es la sustancia que fortalece la vida.  La fe pone al creyente en contacto vivo, continuo e íntimo con el objetivo que se busca, Dios mismo.   Juan Crisóstomo dijo: “Es la capacidad de ver hasta lo invisible y oculto” (Heb. 11:26,27).

La fe y la obediencia en la vida cristiana siempre van juntas, no separaran.  Y cuando  se ponen en acción, suceden cosas sorprendentes.

1.2. La fe capacita para seguir órdenes aun cuando todo es opuesto (v.8, 9b.14b).

Observe la frase que repite Josué, v.8b “pero yo cumplí siguiendo a Jehová mi Dios”, v. 9 “por cuanto cumpliste siguiendo a Jehová mi Dios”, y v. 14b “por cuanto había seguido cumplidamente a Jehová Dios de Israel”.   Es la fe que Josué tiene en Dios lo que lo capacita no solo para cumplir, sino para seguir cada instrucción de Dios sin ninguna objeción.  Josué mantuvo su lealtad aun cuando, en primer lugar, 10 de sus compañeros espías dijeron lo opuesto.   Fe es mantener convicción, confianza y fundamento de que lo que creemos es verdad y eso es lo que da poder a la vida cristiana.

1.3.  Esa convicción da valor para reclamar lo que se nos ha prometido (v.12)

  1. Está en hacer las cosas que son fuera de lo natural (He.11)

Actuar en la dimensión de la fe, es actuar en una dimensión fuera de lo natural.  Yonggi Cho, por el año 1984 escribió el libro “La cuarta dimensión” en el cual afirmaba que cuando una iglesia descubre el lenguaje de la fe, era descubrir un lenguaje espiritual, donde el Espíritu Santo actúa, y es una dimensión fuera de lo natural.   Una cosa es creer y otra cosa es actuar en esa dimensión de la fe, la cual no solo capacita a obedecer sin objeción, sino a hacer cosas que están más allá de nuestra concepción natural.

              2.1. El secreto está en el entendimiento de He. 11:1,6.

El v.1 define lo que es fe y el v.6 dice que para el que cree que Dios existe, nada le es imposible. Fe es más que un acto, es una decisión que envuelve toda la vida. Es tener un conocimiento profundo de quien es Dios y una seguridad de lo que Dios es capaz de hacer y la combinación de estos dos conceptos resultan en uno tercero que es el contentamiento. La práctica de la fe es la satisfacción de vivir tranquilos, seguros y satisfechos en Dios y lo que hace.

         2.2. El ejemplo lo tenemos en la Biblia (He. 11:7-58)

a. Noé, por fe en la Palabra de Dios, construyo un arca durante 120 años (v.7)

b. Abraham, por la fe en la promesa de Dios, ofreció a su único hijo, Isaac (v.17)

c. Moisés, por la fe y obediencia al llamado de Dios, dejo su vida de rey (v.22-24

d. Grandes siervos de Dios, por la fe en lo que creían, sufrieron lo inusual (v.36-40)

 Aplicación:

Cuando la fe en Dios es profunda, fuerte y genuina, somos capaces de hacer cosas que en la vida normal no las haríamos.  Cuando estamos controlados por el Espíritu Santo, somos capaces no solo de obedecer sino hacer grandes cosas.

  1. Está en, seguir y practicar lo que creemos (1 Co. 15)

La perspectiva es progresiva, primero creemos, luego obedecemos y por últimos lo vivimos o lo practicamos.    Una cosa es creer en Dios, otra es obedecer su Palabra y lo más alto es vivir, practicar y defender lo que creemos.   Una cosa es que la palabra llegue a la mente, otra cosa es encarnarla en el corazón y lo difícil es vivir de acuerdo a lo que decimos con nuestra boca.

3.1. Creemos en la obra completa de nuestro Señor Jesucristo (15:1-8)

Este versículo afirma que Jesús murió legalmente en una cruz por nuestros pecados porque fue enterrado después de haber sido legalmente declarado muerto.   También, la Biblia enseña que Dios resucito a Jesús al tercer día y legalmente resucito porque se apareció no solo a los doce discípulos sino a mas de 500 personas.   Después de 50 días de ministerio, fue llevado al cielo para estar con el Padre.  Hebreos dice que esa obra es perfecta, capaz de salvar al hombre pecador para siempre.

3.2. Creemos y seguimos la enseñanza sobre la resurrección de Jesús (15:12-20)

a.Aunque los saduceos y muchos otros niegan la resurrección, nosotros creemos que lo que dice la Palabra es verdad, que Jesús resucito al tercer día (v.12-20).

b. No solo creemos en el Cristo resucitado, sino que seguimos con fidelidad esta enseñanza porque se convierte en la garantía de que nuestra fe, vida, presente y futuro es seguro (v.13-20).

        3.3. Vivimos de acuerdo a las promesas que hemos creído (v.21-58)a. 

a. v.20-24 Todos los que creemos en Cristo resucitaremos después de morir.

b. v.25 Jesucristo un día pondrá a todos bajo su dominio y estrado (Fi. 2:9-11)

c. v. 26 Quitara el poder a la muerte y la destruirá (Apoc. 20:13-14).

d. v.42 Una resurrección sin relación al pecado (el pecado ya no tendrá poder)

e. v.51-58 Cristo vendrá por Su Iglesia: esperanza bienaventurada, sustancia de la fe.

Conclusión

Hoy hemos aprendido que el poder de la fe radica en seguir las órdenes de Dios sin objeción alguna, hacer cosas que están más allá de nuestra concepción natural, y creer, seguir y practicar todo lo que creemos. Cuando la fe en Dios es profunda, fuerte y genuina, somos capaces de hacer cosas que en la vida normal no las haríamos.  Cuando estamos controlados por el Espíritu Santo, somos capaces no solo de obedecer sino hacer grandes cosas.

La fe es una convicción profunda producida por el Espíritu en el momento de Creer en Jesús que nos ayuda a enfrentar todo, es la confianza en Dios que resulta de la buena relación con él (1 Jn. 4:14-15) y   es el fundamento de la vida cristiana (He. 3:14) que da confianza,  (He. 1:3) y es la sustancia que fortalece la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s