La oración, fundamento para la Iglesia

Luis Gómez

Antes que nada, le invito a leer los siguientes pasajes de la Biblia, Salmo 85:6, 119:126, Hab. 3:1-2, 2 Crónicas 7:14, Salmo 80:3,7,19.   Por favor, ponga atención al tiempo, el contexto y la realidad en que vivimos.   Con urgencia necesitamos que la iglesia se vuelva a Dios, su Palabra, y despierte para que se escuche su presencia.    Dios esta llamando a la Iglesia a rescatar su verdadera identidad, cumplir su legitima misión, y dejar de acomodarse al sistema gobernado por Satanás.  En otra palabra, la Iglesia necesita depurarse, liberarse de la influencia mundanal, y tomar profundas decisiones para vivir como le corresponde. Por lo cual, se requiere pagar un alto precio, despojo y revestirse, aceptar el desafío para crecer.

El Dr. Archer Torrey, en su libro, “Como orar” escribió: “sin duda, una de las principales razones por las que nuestros avivamientos o éxitos modernos son tan poco satisfactorios y superficiales es que dependemos más de la maquinaria humana que del poder divino que solo se obtiene por medio de la oración ferviente, persistente y de la fe”.[1] Continua diciendo, “el gran clamor de nuestros días es trabajar, trabajar, nuevos métodos, nuevas organizaciones, nuevas maquinarias; mas la gran necesidad de nuestra época es la oración”.[2]  En 1982 corea del Sur solo había una montaña de oración, en 1995 el numero de montañas de oración su multiplico a 500.  El Dr. Yongi Cho descubrió que el éxito de la Iglesia radica en la vida de oración.

La oración ha sido y será la base no solo de la firmeza de la Iglesia sino del crecimiento integral. La iglesia naciente estaba formada por 120 miembros quienes rápidamente experimentaron un crecimiento cualitativa y cuantitativamente.  En la primera predicación en Hechos 2, Dios convierte a mas de 3000 personas en la predicación de Pedro.  En esta primera congregación había una expresión profunda de amor, generosidad, comunión y pasión por las almas perdidas.   Dos elementos importantes fueron las condiciones: 1) Obediencia, los 120 permanecieron por 10 días en constante y perseverante oración. 2) Permitieron que el Espíritu demostrara su gran poder mientras la iglesia oraba y obedecía. Así que, hay tres agentes que participan en este avivamiento.  El pueblo de Dios que en santidad y fe lo pide. La oración como base donde todos se unen en amor.  Finalmente, el Espíritu Santo como el agente divino, motor y dador del crecimiento.

La oración es necesaria para el éxito espiritual de la Iglesia.   La oración necesita ser constante, desvelada, angustiosa y victoriosa.    Primero porque hay un diablo suelto que se ha resuelto oponerse deliberadamente al avance y crecimiento de la iglesia (Efesios 6:12). Segundo, la oración es la manera, el camino para obtener dicho crecimiento deseado (Salmo 37:4, Santiago 4:2).  Tercero, los santos hombres de Dios descubrieron que la oración es la mayor y mejor ocupación (Hechos 6:24).   Cuarto, la oración ocupo un lugar importante en la vida y para la vida de Jesús (Mt. 1:35).   Ultimo, porque por la condición espiritual de la iglesia es que se da la debida importancia a la oración.  La oración es la fortaleza del cristiana.  Esta inspira, motiva y da fuerza para vencer.

Vivimos en el tiempo en que la iglesia necesita clamar en oración y el deseo de Dios es hacer grandes proezas en medio de su pueblo.   Dios esta dispuesto a obrar en este tiempo (Salmo 85:6, 119:26).    Esa es la razón por la cual la iglesia ha de entregarse a la encomiable tarea de clamar a Dios, pero en santidad (Jeremías 33:3; 2 Crónicas 7:14). El éxito personal, familiar, ministerial y eclesial no vendrá si no aprendemos a rendirnos en santidad en clamor a Dios, si no pagamos el costo alto de agonizar en oración.  La iglesia y cada cristiano necesitan dedicar mucho tiempo para orar hasta el cansancio, pero con vidas agradables delante de Dios.

Eso sí, no se puede orar con seguridad de tener la respuesta de Dios si no hay santidad. 2 Crónicas 7:14 contiene tres palabras o pasos que la iglesia debe dar para gozar de esta bendición.  1) Humillarse ante Dios, 2) Agonizar en oración “desfallecerse en los brazos de Dios”, 3) Arrepentirse o convertirse o volverse a Dios, lo cual implica confesar sus pecados, y pedir perdón.

La iglesia primero debe arrepentirse de sus pecados delante de Dios.   Esta palabra literalmente es dar la espalda al pecado, pero el sentido mas exacto es cambiar la forma de pensar.   Aunque basados a 2 Cro.  7:14, significa confesar los pecados personales, familiares, eclesiales y aun los del pueblo.   Despreciar y deshacerse de todos y cada uno de los pecados y volverse de ellos y dar la espalda.    Este es un paso importante que se ha de dar si se desea prosperar de manera integral.

Un segundo paso que la iglesia ha de dar es volverse a Dios y su Palabra. Volverse en este texto es diferente a volverse de los pecados.  Significa volverse voluntariamente a los propósitos originales para los cuales Dios ha creado a la Iglesia.  Volvernos a la Palabra, regresar a los propósitos de Dios.  Debemos ser primero cristianos y después doctor, gerente, abogado, maestro, albañil, etc.   Celebraremos mas reuniones de oración y menos comités de planificación, dar mas tiempo a la oración y menos tiempo para saciar las emociones.  Vivir solo para dar gloria a Dios (doxología), edificar la Iglesia (discipulado) y proclamar el evangelio (soteriología).  Cuando la iglesia en limpieza de corazón y humildad constantemente busca el rostro de Jehová; buscara siempre el hacer la voluntad de Dios.   Dedicara mas tiempo para orar.  Una vida de oración es la base y la preparación para lo que Dios hará.

Por último, la iglesia debe regocijarse en Dios (Salmo 85:6).   Por mucho tiempo, la iglesia se ha alegrado en construir, hacer planes, proyectos, instrumentos, conversiones, actividades, bautismos, aniversarios, conciertos, asistencias y eventos tras eventos; menos en Dios quien es la fuente de la felicidad.   Es aprender a gozarnos, alegrarnos y regocijarnos en nuestro Dios.   El Salmo 37:3-7ª entre otra cosa dice. “deléitate a sí mismo en Jehová”.  Es “contemplar la hermosura de Dios” (Salmo 27:4).  Deleitarnos es descansar, confiar, esperar solo en Dios, contentarnos en él en cualquiera que sea la circunstancia.  Es mejor rebosar de alegría en la majestad, belleza y grandeza de Dios y no en todo lo que hacemos cada día.   Es pasar mas tiempo cerca de Dios, hablando con él, dejando que él nos hable, creyendo en sus promesas, es una vida de total contentamiento.

En fin, la verdadera experiencia de triunfo de la iglesia radica en el nivel de fidelidad en Dios que esta tenga.   Tal nivel de fidelidad tiene su base en gran medida en el estilo de vida de oración que tenga.   La oración es fundamental en el ser y quehacer de todo cristiano y de la iglesia.   Sin olvidar que la oración es eficaz cuando se practica teniendo una vida santa, perseverante, con visión.   Dejemos que Dios quiebre el barro en nosotros para que la belleza del poder de Dios se manifieste en la iglesia.   Bueno, el desafío es comenzar hoy mismo la disciplina espiritual de la oración, poco a poco hasta que se convierta en un hábito espiritual, un estilo de vida.

           [1] Arcer Torreye, Cómo Orar, pag. 98.

           [2] Ibid.

Anuncios

Quien vive en el poder del Cristo Resucitado…

Luis Gomez

Col. 3:1-4

Introducción    

           Este día nos unimos a la serie de MBC en el libro de Colosenses.   El domingo pasado el pastor Buckles habló acerca de vitalizar la vida cristiana al hacer las cosas no por religiosidad, a no ser influencias por acciones que nos hacen perder la recompensa en el futuro y a no enfocar la vida en lo que se debe evitar.

Viendo la porción del capítulo 2 hasta el 4, Pablo habla sobre la conducta de tener todo hijo de Dios. En la porción anterior, Pablo ha enseñado que cuando recibimos a Cristo morimos a los preceptos y cosas (tabúes) de este mundo (2:20-23). En otras palabras, al morir a las cosas de este mundo es dejar de estar bajo el poder del pecado, porque ya no tiene dominio sobre nosotros.

  1. Busca con el corazón las cosas de arriba (v.1) 

Las frases: buscad a Cristo, Poner la mirada con el corazón en Cristo corresponde a He. 12:1-2, y Mt 6:33. La primera frase tiene que ver con esfuerzo y la segunda en concentración.  Ambas frases usan la misma palabra en Ingles, “set” que se traduce como “pon” “poner”. ζητειτε (buscar) (mirar).

El texto comienza con “ya que han resucitado con Cristo”. La versión RV dice, “Si habéis resucitado con Cristo”.  Hay una condicional “Si” (de tercera clase, que podría decirse, “Si tú ya aceptaste a Cristo como tu Salvador personal”.    Es la misma idea que nos da (Ga. 2:20), es una expresión simbólica, tal como la expresión que ‘ya hemos sido resucitados con Cristo”. Sencillo, si ya eres un hijo (a) de Dios por haber recibido a Cristo como tu Salvador, ya tienes el poder, la fuerza, el dominio y la autoridad del Cristo resucitado para buscar las cosas de arriba.

a. No busques en la tierra donde domina Satanás.   El hombre natural o sin Cristo piensa y busca lo material y terrenal, que solo satisfice la carne.

b. Debes esforzarte en pensar y buscar lo que agrada a Dios.   Esperar solo en Dios y vivir solo para agradar a Dios.

El buscar las cosas del reino es un esfuerzo, porque implica mirar con el corazón hacia arriba donde esta Cristo sentado a la diestra del Padre.    Mirar con el corazón, es desearlo con mucho anhelo, con firmeza y con mucha fe (He. 12:1-2).

         Ilustración: Las palabras “buscar, mirar y poner” (set en inglés) se comprenden mejor si lo comparamos con el trabajo de un minero que busca el preciado oro.  Este minero trabaja incansablemente con los ojos muy abiertos y con el corazón deseoso por encontrar el oro.   Hay fe, esfuerzo, disciplina y mucha perseverancia.  Así debemos buscar las cosas que agradan a Dios como hijos  del Cristo resucitado.           

  1. Invierte tu vida en los valores del reino (v.2) 

         La frase “poned la mira con el corazón en las cosas de arriba”, implica esfuerzo físico, mientras que el poner la mirada con la mente tiene que ver con una actitud interna, requiere concentración.   Se busca y se mira con los ojos, pero se busca mejor cuando se tiene definido en el corazón y la mente lo que se está buscando, la razón y los beneficios por lo cual se busca.   Una vez determinado lo que se desea, se anhela, y se busca, se invierte todas las fuerzas, el tiempo y los recursos.

El llamado es a concentrar el interés en lo eterno y no en lo temporal.   Significa no mirar las cosas que se ven, sino las que no se ven, y esto es fe, según Hebreos 11:1. Es conducirnos como lo hizo Abraham que obedeció sin saber a dónde iba, pero puso su mirada, y confianza en Dios quien e ordeno salir.  Lo que miran nuestros ojos es temporal, se termina, se acaba, no dura, pero lo que no ven nuestros ojos son eternas (2 Co. 4:18).

Aplicación: La similitud de los dos mandatos refuerza el impacto que Pablo desea dar.  No basta con hacer lo que hacemos físicamente para Dios, es necesario tener una actitud correcta al hacerlo, significa involucrar el cuerpo y el corazón.

  1. Nuestra fortaleza está en el Cristo resucitado (3-4) (1 Co. 15)   

La razón por la que Pablo dio estos dos mandamientos es porque habían aparecido movimientos falsos como el epicureísmo o eutiquismo o los mismos gnósticos que hacían separación entre las cosas materiales y las espirituales.    El problema acá no es que las cosas materiales son malas, sino que estas son temporales y se terminan, mientras que, si gastas tu tiempo, esfuerzo, vida, salud y dinero para hacer tesoros en el cielo, esto es eterno, tiene recompense eternal.     

         Para tener dominio sobre la carne, solo es posible con el poder del Cristo resucitado.   Las cosas que se deben evitar son las del v. 5 las que conducen a la inmoralidad.    El decir que todas las cosas son malas es un gnosticismo, porque Dios mismo ha hecho todas las cosas, el problema es cuando impulsados por la carne se hacen cosas que Dios rechaza.

La maravilloso es que, en el momento de creer en Cristo para salvación, morimos a la carne o naturaleza pecaminosa (Ro. 6:3-8) y nuestra vida esta escondida, protegida, justificada, amparada y asegurada por el Cristo resucitado.  Ya usted no vive para usted, sino para Dios en aquel que con su gran amor perdonó sus pecados y lo libró de la condenación eterna. Y aunque mientras estemos sobre a tierra enfrentaremos muchos ataques del diablo, y la carne muchas veces se rebela, pero estamos seguros en Cristo (Ro. 8:32-35), y cuando Cristo regrese (2 Tes. 4:13-17), seremos glorificados para siempre y seremos semejantes a El (1 Jn. 3:2). Leer el v.4, Fil. 3:20, 21.   Debemos esperarlo con un corazón y una mente limpia.

Conclusión:

La invitación en esta ocasión es a buscar con todas las fuerzas (el corazón) y mirar con toda concentración (mente) el hacer todo aquello que agrada a Dios, aquello que tiene valor eterno, aquello que nos lleva a asemejarnos a Cristo.

Acción:   Si usted está luchando todos los días con algo que no le agrada a Dios, hoy tome la decisión de dejarlo para siempre.   Hoy tiene la oportunidad de hacer tesoros en el cielo involucrándose en el servicio comunitario del próximo domingo 22.  Firme hoy.

Aprovechando los recursos disponibles para crecer

Luis Gomez

1 Co. 12:13-27, Ef. 4:15-16

Dios estableció la Iglesia de tal manera que nadie la puede derrotar.   Su mayor fuerza está en la Unidad creada por el Espíritu Santo.   Digo unidad de Cuerpo, ya que Pablo dice que es Un solo cuerpo.  La iglesia es metafóricamente un cuerpo formado por muchos miembros y cada uno cumple una función.  De manera que, la manera de crecer como cuerpo y desarrollarse hasta la perfección, se requiere de la disponibilidad de cada miembro y del aprovechamiento de los recursos que tiene cada miembro.

  1. ¿Cuáles son los recursos con los que cuenta la Iglesia para lograr la visión? (hacer una lista)

     1.1. Físicos

1.2. Humanos

1.3. Financieros

1.4. Espirituales

  1. ¿Cuáles serían algunas maneras para usar mejor los recursos que ya tiene la Iglesia para lograr los planes?

      2.1.

 

      2.2.

     2.3.

 

     2.4.

 

     2.5.

  1. Comentarios acerca de la manera en que se están usando los recursos que ya se tienen como iglesia.

 

CONLUSIÓN

         La Biblia dice que como mayordomos debemos aprovechar bien todos los recursos disponibles.   Por ejemplo, dice Ef. 5:16 “aprovechando bien el tiempo” Fil. 4:9 “Lo que aprendisteis y recibisteis y visteis en mí, esto haced, y el Dios de paz estará con vosotros”.  Ef. 4:16 “según la función de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” y Ro. 12:3,6 dice que cada uno recibió la gracia y la fe de Dios las cuales deben ser usadas para su gloria.

Aprovechemos las virtudes, habilidades y capacidades de los demás y pongamos a disposición de Dios todo lo que él nos ha dado para lograr en unidad el propósito para la iglesia.

    Principio: La victoria del cristiano, líder, familia o iglesia no se basa en el esfuerzo, capacidad y habilidad individual sino en la unión la vida para encaminarse hacia un mismo lugar.

Creando nuevas alternativas para reforzar la visión

Ef. 4:13

La misión de la iglesia es glorificar a Dios por medio de hacer discipulado que exalte a Dios, edifiquen a los creyentes y evangelicen comenzando en su propia ciudad y extendiéndose a todo  el mundo (Mt. 28:18-20).   Esta misión será desarrollada por medio del discipulado, el evangelismo,  la oración, los grupos de crecimiento, cuidado pastoral, predicación sólida y fiel de la Palabra, la  adoración bíblica, fresca, ordenada, creativa y dinámica; cuidado espiritual de cada miembro.

  1. ¿Cuál es la visión de la Iglesia?

Ser una iglesia fiel, madura, discipuladora y capaz de glorificar a Dios, edificar el Cuerpo de Cristo y proclamar las buenas nuevas de salvacióQue la Iglesia Bíblica Peniel al final del año 2012.  alcance una membrecía de 400, celebre 2 devocionales, 30 grupos de crecimiento, el 70% de la iglesia esté en vida discipularia, un equipo pastoral de 3 formado por el pastor general, pastor de jóvenes-educación cristiana y pastor de evangelismo-discipulado y  ayudar a 5 misioneros. Establecer formalmente una iglesia hija  y desarrolle algunos proyectos adyacentes como: Academia de Entrenamiento Integral,  CCGC, Escuela de Liderazgo, FAPC (Fundación de Ayuda para Pastores en Centro América).

  1. Mini diagnostico de la realidad

     2.1. Fortalezas

 

2.2. Debilidades

 

2.3. Oportunidades

 

2.4. Amenazas

 

  1. Nuevas alternativas que refuerzan la visión 

3.1. Un discipulado sostenible (Integral)

 

3.2. Un evangelismo audaz (dinámico y fiel)

 

3.3. Una formación espiritual natural y consistente.

 

3.4.

 

 

3.5.

 

 

3.6.

 

 

3.7.

 

CONCLUSIÓN

El deseo es que al final de este taller, nuevas cosas, ideas, proyectos surjan como instrumentos de fortalecimiento de la visión de la iglesia.   Pero más que alternativas, que haya un compromiso de parte de cada miembro en involucrarse fielmente en todo el quehacer de la Iglesia.        Defina 4 maneras en las que usted puede apoyar la visión de la iglesia….

Hábitos espirituales que no pasan de moda

Luis Gomez

Las disciplinas  espirituales son ejercicios espirituales que Dios usa para entrenar  y cambiar a sus hijos (1 Ti. 4:7; 1 Co.9:24-27).  Es muy importante que la iglesia aprenda a practicar ciertos hábitos o disciplinas espirituales que en la Biblia son exhortaciones y que Jesús las practicó mientras estuvo en la tierra.  La práctica de estos hábitos fundamentales en la vida cristiana modifica la conducta y el comportamiento del cristiano.   Los hábitos espirituales que no pasan de moda y que fortalecen la relación personal con Dios son por lo menos TRES.

Cabe aclarar que los hábitos no cambian al cristiano sino Dios, pero estas llevan a abrir el corazón para que Dios haga el cambio que él desea.  Las disciplinas espirituales motivan al creyente a profundizar su relación personal con Dios y le llevan a conocerlo más, a creer más en él y amarle.

  1. ORAR   1 Te. 5:17 (Hablar a Dios)

¿Qué es oración y qué importancia tiene para el crecimiento espiritual? (cinco elementos de importancia).

 

¿Cómo ayuda el orar todos los días en la relación con Dios?

 

¿Qué se debe incluir en este buen habito de orar todos los días según Mt. 6:5-15?

 

Hay cuatro reglas que sugiere Wagner en el hábito de la oración: Sgo. 1:5-6 ______, Isa. 59:1-2 ___________________, Jn. 16:7-17 _____________ y Dn. 10:12-13 _________________.

  1. ESTUDIAR LA BIBLIA (Oír hablar a Dios)

El alimento espiritual del cristiano es la Biblia según Hebreos 5:12-14.   Hay tres etapas en el proceso de alimentación espiritual: alguien nos alimenta, nosotros aprendemos a alimentarnos y luego alimentamos a otros.   Hable con Dios por medio de la oración, luego deje que Dios le hable por medio de su Palabra y por último hable a las demás personas sobre lo que Dios le ha hablado y lo que usted le habla a Dios.

La orden es clara que debemos escudriñad las Escrituras en Juan 5:39 y desear profundamente el alimento espiritual en 1 Pedro 2:2.   ¿Estamos haciendo esto como un hábito diario y disciplinado sabiendo que nos hace crecer en el Señor?

La lectura de la Biblia da seguridad, solidez y felicidad al cristiano según Lucas  4:46-49,11:28.  ¿Hay alguno que puede testificar de esta gran verdad?

¿Qué poder tiene la Biblia cada vez que la estudiamos según 2 Timoteo 3:15-17?

¿En cuál parte hemos fallado de los siguientes niveles de la asimilación de la Biblia?

Leerla para conocerla (Dt. 17:19), meditarla para saborearla (1 Pe. 2:2), memorizarla para recordarla (Dt. 6:6-9), estudiarla para disfrutarla (Esdras 7:10), vivirla para enseñarla (Dt. 6:5-6).

  1. COMPARTIR LA FE (Hablar acerca de Dios)

¿Qué es compartir la fe? 1 Jn. 1:3, 2 Ti. 2:2, Mt. 28:20, Jn. 17:23, Hech. 1:8.

¿Por qué el cristiano es responsable de hablar de Cristo? (2 Ti. 4:1-8)

¿Recuerda por lo menos 5 movimientos falsos que confunden sobre lo que es el evangelio?

¿Cómo ayuda al crecimiento del cristiano y de la iglesia el compartir lo que Cristo ha hecho en nuestra vida?

¿Por qué no evangelizamos sí sabemos es Dios nos lo ordena, y esto hará crecer a la Iglesia?

  1. MANERAS DE PRACTICAR ESTOS HABITOS

 

CONCLUSIÓN

Lo más importante que una iglesia debe hacer hoy es practicar los hábitos o disciplinas espirituales más fundamentales para el crecimiento natural en Cristo.  Necesitamos hablar cada día con Dios, pero necesitamos que él nos hable porque sus palabras son vida, guía y poder.  Sin embargo, todos los días debemos contar a los demás lo que Dios está haciendo en nuestra vida.

De los hábitos espirituales estudiados y el de ofrendar y congregarse, ¿en cual debemos mejorar como iglesia?

  1. Leer la Biblia ____ c. Dar u ofrendar a Dios ____   e. Asistir al templo ____
  2. Orar a Dios _____ d. Compartir de Cristo _____

“UNA VIDA DE COMPROMISO”

Luis Gomez

Ro. 1:15-17; Gálatas 2:20; Fil. 1:21

Introducción

RETO: Mover  a cada persona al siguiente nivel.

1. La comunidad son los que asisten unas 4 veces al año.

2. La multitud asiste regularmente los domingos.

3. La congregación es la lista oficial de los miembros de la iglesia y más responsables. Toman  la clase 101

4. Los comprometidos son las personas que toman con seriedad: orar, diezmar y discipular. Toman la clase 201.

5. El núcleo son las personas que están desarrollando algún ministerio. Clase 301.

6. Para cada nivel, hay una clase que tomar y un contrato que firmar.

He estado leyendo sobre la filosofía ministerial de Rick Warren y me parece muy interesante el insistir en que cada persona que llega a la iglesia adquiera compromisos.   En una iglesia hay diferentes niveles de compromiso, pero el reto es que cada uno avance a los niveles más profundos y serios de estos.   Una iglesia saludable es aquella en la que cada integrante tiene una vida de compromiso.   Observe los niveles que hay en una iglesia.

                Un cristiano es mejor cristiano y disfruta más espiritualmente si vive comprometido con Dios, el evangelio, el ministerio y la iglesia.  El reto de esta tarde es que reflexionemos sobre el nivel de compromiso que cada uno tiene con Dios, el evangelio, la Palabra, el ministerio y la iglesia. Cuando no hay compromiso, la vida cristiana es simple, rutinaria, fría, improductiva e indiferente y sin variaciones. Veamos algunos ejemplos en la Biblia de personas que se destacaron por vivir comprometidos con Dios.                                                                                           

       1. EJEMPLOS DE UNA VIDA DE COMPROMISO EN LA BIBLIA

1.1. Nehemías

El pueblo judío fue llevado por Nabucodonosor cautivo a Babilonia en los años 605-586 a.C. Dios en cumplimiento a su promesa que sería liberado pasados 70 años, levanta a Nehemías durante el reinado de Artajerjes.  El corazón de Nehemías estaba totalmente entregado en honrar a Dios pues había adquirido un compromiso con Dios, de vivir solo para hacer su voluntad. ¿Cómo sabemos que eso es verdad?a.

a. Nehemías era un hombre de oración, todo lo resuelve en el trono de Dios (1:4; 2:4; 4:4). Esta es la primera parte con la que debe comprometerse cada cristiano, tener un devocional diario de oración y meditación de la Biblia.

b. Nehemías era un hombre de acción, preparó un plan de trabajo por fe (1:11; 2:4-20). Mientras oraba, su fe accionaba o trabajaba para lograr el fin.

c. Nehemías era un hombre de convicción, determinación y firmeza en el ministerio que Dios le había encomendado, pues nada lo hizo dejar el ministerio, al contrario, siempre se esforzó y defendió con valor ( 2:10, 19, 4:1,6-20; 6:1-14).

Dice la Palabra de Dios en Neh. 6:15 que en solo 52 días terminó la obra que Dios le mandó hacer.  Enfrentó toda clase de enemigos, pero Nehemías sabía lo que quería y quien estaba a su lado. “Si Dios es con nosotros, quien contra nosotros”. ¿Qué sintió, pensó y vivió mientras cumplía el compromiso? ¿Es fácil ser personas vivir comprometidos?

     1.2. Rut

             Esta mujer es descendiente de Moab, uno de los hijos de Lot después de la destrucción de Sodoma y Gomorra.  Sus dos únicas hijas, viéndose imposibilitadas de mantener el nombre de su padre que ya era viejo, lo emborracharon y tuvieron relaciones íntimas con él de donde nacieron Amon y Moab.   Rut era descendiente de Moab, una descendencia pagana, idólatra y no temerosa de Dios.  Pero Rut se casó con un hijo de Noemí y Elimelec, descendientes judíos y temerosos de Dios, pero muy pronto quedó viuda.  Noemí, quedando viuda también, decidió regresar a su tierra Jerusalén dejando en libertad para que sus nueras se quedaran y se volvieran a casar.

Rut 1:11-18 describe el compromiso que Rut tomó el cual la marco para toda su vida.  Esta es una mujer que desde que creyó se comprometió a ser fiel a Dios (1:8-9,14-17). Esto es parecido al compromiso que un hombre y una mujer adquieren cuando se unen en matrimonio, se prometen lealtad para toda la vida. ¿Cuáles son las señales de su vida de compromiso?

a. La decisión de no apartarse de su suegra (Lealtad a una relación personal)

b. La decisión de vivir donde  viva a su suegra Noemí (Renuncia de su tierra)

c. La decisión de ir a otro país (Renuncia de su propia familia)

d. La decisión de creer en el Dios de Noemí (Lealtad a otra relación espiritual)

La vida de compromiso está ligada a las decisiones profundas que tomamos en cuanto a nuestra relación con Dios.   Rut dice: “Nadie nos separará, solo la muerte” “y nada de lo que nos venga podrá impedir que estemos juntas” (1:16-17)Este es el nivel de compromiso que nos hace productivos, y que da satisfacción. Un compromiso que nos reta, desafía, nos hace producir más de lo que estamos acostumbrados, nos lleva a hacer cosas para Dios que nunca creíamos hacer, y nos permite experimentar cosas jamás soñadas. Ella cumplió al pie de la letra el compromiso y Dios se encargó de recompensarla, pues la hizo instrumento de donde vendría Jesús, nuestro Salvador.  Todo comienza en la decisión firme de vivir comprometida con Dios y Nohemí. Nota: Dios recompensa cuando hay compromiso y lealtad.

     1.3. Pablo

De perseguidor, blasfemo e injuriador de la Iglesia, Dios lo cambió en el más fuerte predicador, apóstol y misionero de todo el N.T.   Así como estaba decidido a exterminar a los cristianos, cuando se convirtió a Cristo, Pablo adquirió el compromiso de predicar el evangelio a toda criatura y vivir solo para hacer esto desde su conversión.  Fue tal el compromiso con Dios y la palabra que prefirió seguir en la tierra con tal de predicar el evangelio, aunque esto implicaba sufrimiento.   Estos pasajes confirman el nivel de compromiso de Pablo:a.

a. Ro. 1:15-16 “Estoy pronto a anunciar el evangelio” “No me avergüenzo predicar el evangelio”

b. 1 Co. 9:16 “Me es impuesta necesidad de anunciar el evangelio y ay de mí si no lo hago

c. Fil. 1:21 “Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia

d. Fil. 4:13 “Todo lo puedo en Cristo quien me fortalece”

e. Gal. 2:20 “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más Cristo vive en mí”

Hasta la fecha, no ha existido hombre con mayor compromiso con Dios, el evangelio, la Palabra y el ministerio, que el apóstol Pablo.  No hay persona que más impacto haya causado en la historia del cristianismo después de Jesús que no sea Pablo.  Todo esto se debe al nivel de compromiso que tuvo.

  1. ELEMENTOS PARA UNA VIDA DE COMPROMISO CON DIOS

2.1. Amor total hacia Dios (Mr. 12:29-34)

Un cristiano que adquiere un compromiso debe amar a Dios, conocer a Dios y obedecer a Dios.  Esto es lo que Nehemías, Rut y Pablo demostraron tener.  Pablo dice en 1 Co. 2:1-2; Fil. 3:7-15 que se ha propuesto conocer solo a Jesús, y está dispuesto a dejar todo, hasta morir con tal de conocer a Jesús.  El amor aumenta en la medida que nos conocemos, pasamos tiempos juntos, hablamos, descubrimos las debilidades y fortalezas.   Cuando hay amor, obedecemos sin reparo, amar es un compromiso de lealtad.

2.2.  Entrega sincera y total en hacer la voluntad de Dios (Ro. 12.1-2)

Nehemías y Pablo “sintieron una pesada carga por hacer la voluntad de Dios”.  Nehemías dice el cap. 1:3-6 que lloró, se entristeció, lamentó y oro durante cuatro meses por la crisis de su pueblo, pero al mismo tiempo planificó como cumplir la voluntad de Dios.  Lo mismo que Pablo en 1 Co. 9:16 “me es impuesta necesidad” una carga pesada siento en mis hombres, debo predicar, ay de mí si no lo hago.

2.3.  Reconocimiento de la obra de Dios en la vida (Ef. 2:1-8)

¿Qué era Rut, Nehemías y Pablo?  Rut una viuda gentil y pagana.  Nehemías un eunuco cautivo judío y copero del rey.  Pablo, un blasfemo, injuriador y perseguidor, él se consideraba basura, LA Biblia dice, menos que nada (1 Co. 1:27).  Todos sin Dios eran simples cadáveres inservibles, sin valor, estaban muertos, esclavizados y condenados, más cuando creyeron, Dios no solo les dio vida eterna, sino que les dio identidad, valor, posición y una razón de vivir.  Ese reconocimiento de lo que Dios ha hecho en nuestras vidas debe ser suficiente motivación para vivir comprometidos en vivir solo para él y cada día buscar ser mejores cristianos, y buscar los niveles más superiores de compromiso. ¡Esto agrada a Dios!

2.4.  Disposición profunda por obedecer

Si una cosa describe el compromiso de un cristiano maduro es el grado de obediencia hacia Dios.  Observe la obediencia de Nehemías, Rut y Pablo, los tres estuvieron dispuestos hasta morir con tal de cumplir la tarea para la cual Dios los llamó.   Un ejemplo: Rut 1:17 “No me pidas que te deje, porque tu Dios será mi Dios” ; Nehemías 6:8-14 ¿Un hombre como yo ha de huir para salvar su vida?; Hch. 9:5-6 ¿Qué quieres que yo haga?  Son frases de convicción y disposición profunda por obedecer todo lo que Dios ha mandado hacer.

2.5. Firme determinación por servir (Fil. 1:21)

Rut es un ejemplo de su determinación firme en vivir para cuidar a su suegra Noemí y lo cumplió.  Nehemías es ejemplo de un líder determinado por vivir solo para servir a Dios.  Ya no se diga Pablo, él determinó que si Dios le dio vida después de su conversión, él la dedicaría solo para el cumplimiento de la voluntad de Dios Hechos 20:18-19, Fil. 1:21, 3:7-16, Ga. 2:20.

  1. FRUTOS DE UNA VIDA DE COMPROMISO DIARIO (Josué 24:15-16)

     3.1. A nivel personal: satisfacción, razón para vivir, valor a la vida y retos.

      3.2. A nivel familiar: satisfacción, mejores logros, armonía, realización, etc.

      3.3. A nivel eclesial: armonía, crecimiento, servicio, buen ambiente y acción.

      3.4. A nivel espiritual: íntima y agradable relación con Dios y cumplimento fiel.

CONCLUSIÓN

Vivir bajo la presión de un compromiso, guiados por Dios y monitoreados por el Espíritu Santo, nos hace productivos, felices y satisfechos.  La iglesia tiene el gran reto de vivir comprometida a cumplir la misión por la que Dios la creó.  Ga.2:20 es el ejemplo.  Una iglesia comprometida con la causa de Dios no solo es saludable e impactante, sino productiva e influyente.

El ideal del cristianismo y el deseo de Dios es que vivamos identificados y comprometidos con la causa divina, la de llevar el evangelio a toda criatura por medio de una vida que agrada a Dios y apegada a la Biblia.  Dios desea que los de la comunidad pasen a la multitud, y los de la multitud pasen a la congregación, y los de la congregación pasen a los comprometidos, y los comprometidos pasen al núcleo de los servidores de Dios.

¿Cuántos quieren pasar de la multitud a la congregación por medio de aceptar a Jesucristo?

 

¿Cuántos se comprometen a tener un devocional diario, diezmar fielmente e involucrarse a un grupo de crecimiento?

 

¿Quiénes quieren convertirse en siervos de Cristo a partir de hoy involucrándose  a un ministerio en específico?

 

¿Cuántos de los que ya sirven a Dios quieren prometerle cumplir el ministerio con fidelidad?

 

Himno, “Hombres de valor necesita Dios

“El valor del compromiso”

Luis Gomez

“Mi compromiso personal es con Dios y la familia”

El compromiso es un valor que da  personalidad, identidad y credibilidad. Comprometerse va más allá de cumplir con una obligación, es poner en juego nuestras capacidades para sacar adelante todo aquello que se nos ha confiado. Dios no solo nos ha confiado una tarea sino que nos ha dotado de capacidades. El compromiso que tenemos es doble, ser fieles administradores de los recursos y  de cumplir la tarea que se nos ha encomendado. Por tanto, ninguno tiene salvedad, todos somos responsables, nadie puede escaparse,  estamos obligados, y como parte de la iglesia que somos, todos estamos comprometidos a ser fieles a Dios, a la fe, al evangelio, y a la Palabra.  Una persona comprometida es aquella que cumple con sus obligaciones haciendo un poco más de lo esperado.

Buscando encontrar una manera práctica y sencilla de aplicar el significado pleno de “compromiso” fui llevado a reflexionar  sobre los compromisos que toda persona tiene cada día, desde que se levanta hasta que se acuesta.   Como padres de familia: No basta con proporcionar los medios materiales, los hijos necesitan que los padres les dediquen parte de su tiempo para jugar, conversar y enseñar. ¿Cuántas veces hemos cancelado un compromiso personal para estar con la familia?  Parte del compromiso de ser padres, implica buscar la amistad de los hijos, pero más que ello, ser modelos a seguir. ¿Cuándo fue la última vez que usted se acercó a su hijo (a) y le dio un abrazo, lo (a) besó y le dijo, hijo (a) me siento súper orgulloso (a) de ti, te amo y recuerda, puedes contar con migo siempre?   Papás, delante de Dios y la sociedad que nos vigila como atalayas nocturnas, tenemos un compromiso, el de ser padres modelos, ejemplos para nuestros hijos.  No hay mayor compromiso que mostremos a nuestros  hijos el camino hacia la vida eterna en Cristo (Prov. 22:6; Sal. 127:1).

           Como esposos: Partiendo de la fidelidad como algo  indispensable, es necesario avivar el amor y la comprensión: cuidar el aspecto personal como antes de casarse; hacer pequeños obsequios: flores, dulces; salir juntos al cine o a cenar; terminar una pequeña riña con un beso y un abrazo… detalles que parecen olvidarse con el paso del tiempo y que están incluidos en los votos de compromiso que nos hicimos cuando nos casamos. Con frecuencias se escuchan palabras de insatisfacción, “mi esposo es más seco que saber que” “siquiera que mi esposo fuera así”.   Hombres casados, hablemos como colegas, yo tengo curiosidad en saber, ¿Cuándo fue la última vez que le regaló flores a su esposa o la llevó a un restaurante, o le susurró al oído palabras bonitas o simplemente le dijo, ¡que linda estas en este día!  Si un compromiso tenemos que cuidar con fidelidad delante de Dios es este, no dejar que se apague el amor.  Proverbio 5:15 al 19 en una versión diferente a la Reina Valera dice: “Si quieres disfrutar del amor, disfrútalo con tu esposa.  Guarda tu amor solo para ella! ¡No se lo des a ninguna otra!  No compartas con nadie el gozo de tu matrimonio. ¡Bendita sea tu esposa! ¡La novia de tu juventud! ¡Es como una linda venadita; deja que su amor y sus caricias te hagan siempre feliz!       

         Como hijos: Además de la sinceridad, la obediencia, la ayuda en el hogar y el esfuerzo en los estudios, ¿qué otra cosa haces? Los padres también necesitan cuidados, detalles de cariño y pequeños servicios, los cuales no piden y sin embargo, estarían muy agradecidos de recibirlos. ¿Hasta qué edad los hijos tienen compromisos hacia sus padres? Ustedes los hijos, lo mejor que pueden hacer para sus padres es ser temerosos de Dios, dedicados al estudio, respetuosos de los demás, y orgullosos de sus padres. ¿Cuándo fue la última vez que su hijo le dio un beso y le dijo, papito, mamita, te amo?  Muchachos, porque no se animan hoy y le hacen un regalito a su papá o a su mamá. ¡Piense! ¿Qué le gustaría a su padre recibir de usted? “Honra a tu padre y a tu madre porque es el primer  mandamiento con promesa para que te vaya bien y seas de larga vida sobre la tierra” (Ef. 6:1-3).

Como cristianos: Dios no solo espera que asista a todos  los cultos del domingo, que de fielmente el diezmo y esté involucrado en un grupo de crecimiento, más que eso, lo que Dios desea y espera de cada uno de los cristianos es que viva en santidad, manteniendo una vida de integridad, apartada del pecado, y fortalecido por una estrecha, sincera, transparente y fresca relación con Jesucristo.   Más que lo que usted hace y tiene, Dios está más interesado en lo que usted es. ¿Qué pide Dios de usted?  Que le ame, obedezca, sirva, adore y que le tema con toda la fuerza (Dt. 10:12-13).

El gran reto para usted apreciado oyente es que no se quede en el nivel de compromiso que ya ha alcanzado.  Esfuércese por buscar los niveles de mayor compromiso con Dios y nunca se arrepentirá de haberlo hecho.  Esto requiere, fe, amor, entrega, disposición, reconocimiento y mucho esfuerzo disciplinado. ¡Vamos, busque otro nivel de compromiso aunque implique cambios de horarios, hábitos, disciplinas, amistades, relaciones, y despojos!  Son los valientes y atrevidos los que desafían lo desconocido y solo el que se arriesga tiene la probabilidad de triunfar.

Hoy lo desafío, lo reto de  permanecer en el nivel de los comprometidos de la iglesia practicando tres hábitos espirituales durante tres meses a partir de este día: tener un devocional todos los días de por lo menos 10 minutos, oiga, todos los días.  Segundo, dar no el diez por ciento sino el 11% de lo que Dios le da al mes. Último, involucrarme en un grupo de crecimiento  con todo interés para que el grupo crezca y mejore.