¿Cómo dar testimonio de Jesús?

Luis Gomez

Jn. 1:19-34

¿Por cuales tres cosas puede usted identificar a un buen predicador de Jesucristo en estos días? ¿Podría incluir entre esas tres cosas, el alimentarse con miel silvestre y langostas, vestirse con pieles de animales y vivir como un ermitaño o alejado de la sociedad?

Si una iglesia contrata a un pastor, no pondrá la atención en estas cualidades que tenia Juan el Bautista.  Lo más seguro es que dentro del perfil, pondrá cosas como, que sea buen predicador, joven, amigable, bien preparado, etc. pero no se preocupara por la comida.

En este siglo 21, la iglesia es llamada a dar el mismo testimonio que Juan dio hace unos 20 siglos (Mt. 3:3-6). ¿Cómo dar este testimonio de Jesús?

  1. Comunicando el mensaje con humildad (v.19-23).                                                        Trasfondo religioso

          Durante 400 años, Dios no envió mensaje por medio de profetas.  Juan como el último profeta, es enviado a predicar a Israel cuando este pueblo estaba dirigido por el imperio romano.  Israel necesitaba revelación de Dios porque aunque había demasiada religiosidad, existía poca relación con Dios.

Los fariseos por un lado enfatizaban una vida de separación, pero no una vida santa.  Por el otro lado,  estaban los saduceos que alababan una vida moral, pero eran incrédulos a la vida futura prefiriendo vidas confortables.

Juan apareció del desierto decidido a separar a las personas para Dios pero no cambiar el sistema religioso ya establecido. Muy consciente de su misión, del reto de predicar a su gente en una condición espiritual desfavorable, tomó el estilo de vida de Elías (2 Re. 1:8): vida escéptica, alejado de la sociedad, en protesta contra la corrupción, pero con un mensaje lleno de esperanza.

La actitud de humildad en Juan (v.19-23).

              Uno de los grupos religiosos más fuertes envió emisarios a interrogar a Juan y le hacen seis preguntas.  De fondo, la inquietud más grande de los fariseos era saber si Juan era el cumplimiento de la profecía a cerca de un profeta libertador prometido a los judíos.

¿Quién eres? ¿Eres el Elías? ¿Eres el profeta? ¿Pues  quien eres? ¿Qué dice de ti mismo? ¿Por qué bautizas si tú no eres el Cristo, el Elías, ni el profeta?

El mayor interés de Juan era presentar a Jesús y representar al Mesías para que la gente vea y crea en él.  Juan solo es un hombre, enviado de Dios y que se llama Juan (1:6).  Su misión es “dar testimonio de Jesús” (1:7, 22,25). Juan 3:30 es la esencia de este principio de humildad. 

  1.  Comunicando el mensaje con claridad (v.24-28)

El mensaje fue el  arrepentimiento para perdón de pecados” (Mr. 1:4; Lc. 3:3, Mt. 3:2).

Al leer Mt. 3:6 “y eran bautizados por él en el Jordán, confesando sus pecado”.  Es muy claro en este sentido entender que la forma ritual de los judíos para manifestar su fe en el Mesías era dejándose bautizar por Juan y el acto mismo de hacerlo era el testimonio público de que estaban creyendo en Jesús como su Salvador. Es creer en Jesús para perdón de pecados

Según Pentecost, pg. 82-84 en su libro, “The Words of Jesus Christ”  “Para la mente de los judíos, el bautismo en agua tenia ambas ideas: la de limpiar y consagrar para una nueva relación.  El bautismo era una señal de obediencia.  “Arrepentíos para perdón de pecados”. Este bautismo simboliza completa limpieza moral, publica confesión de pecados y la necesidad de un salvador.  La idea concreta es “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo”.

  1. Comunicando el mensaje con reconocimiento (v.29-34).

                Jesús como el Cordero de Dios quita el pecado (v.29-31).

         Juan ya se identificó como vocero, heraldo y portavoz de Jesús.  En los vv. 26-27,30 pone muy en alto el nombre de Jesús.  Sin embargo, la mayor distinción que hace esta en la siguiente declaración “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (v.29).  La creencia de los fariseos es que solo Dios perdona pecados.

Leamos Apc. 5:1-10 donde se da una ampliación a este mensaje de Juan.   Levítico 4:32 dice que era un Cordero el que se ofrecía para remisión de pecados e Isaías 53:7 expresa que Jesús fue llevado a la cruz como un Cordero.  De manera que, el único que tiene derecho y es digno y tiene el poder para perdonar el pecado del hombre es Jesús.

Jesús es el Hijo de Dios y Rey de Israel (v.32-34)

             Lc.  3:21-22 dice que en el momento que Juan bautizó a Jesús, el Espíritu Santo descendió visiblemente en forma  de paloma y reposo sobre Jesús y desde el cielo se escucho una voz que decía, este es mi hijo amado en quien yo tengo complacencia.  Nuevamente, Pentecost dice: “El bautismo de Jesús el Hijo de Dios fue oficialmente reconocido por Dios el Padre como el Rey de Israel”.  Así que,  Juan presenta en su testimonio a Jesús como el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo y a Jesús el Hijo de Dios como el Rey de Israel. 

Conclusión

El testimonio que la Iglesia y cada cristiano debe dar es que solo en Jesús hay salvación.  La manera de presentarlo es con humildad y con mucha claridad, para que quien  lo escucha reconozca que Jesús murió en la cruz por sus pecados. La decisión más sabia que una persona puede hacer después de escuchar este mensaje de Juan, es creer en Jesús para perdón de pecados y tener vida eterna.

¿Cuál será su decisión, aceptar o rechazar este mensaje de salvación?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s