Doble identidad

Luis Gomez

En nuestra iglesia tenemos el placer de tener a uno de los actores de la película “Doble identidad”, William Alvarado Peña haciendo el papel de una agente de patrulla fronteriza del lado de México.   El extracto de la película consiste en que un hombre de alto poder económico está en peligro al ser vinculado con una red de narcotraficantes y otro hombre mal vestido con estilo de callejero llega a tomar su identidad para evitar que lo maten, pero que al final ninguno es quien dice ser, porque uno es inocente de lo que lo acusa el FBI, y el otro termina siendo un agente de la CIA.   Todo esto es para atrapar a una organización de mafiosos y narcotraficantes.

Muchas veces, consciente o inconscientemente aparentamos lo que en realidad no somos, y esto crea problemas porque las personas ya no saben a quién dirigirse si al que realmente somos o al que aparentamos ser.   Este tópico puede desarrollarse de una manera negativa y realista, o de una manera positiva que es realista e idealista.  Me gustaría enfocar los dos puntos, basados en lo que Pablo está escribiendo en los capítulos 2 al 5.   Primero me gustaría tocar el punto de vista negativo realista de tener doble identidad.  Luego trabajare el punto de vista positivo realista e idealista.

La primera impresión del tema “doble identidad” es la de un payaso quien necesita usar dos mascaras, dos caras, dos actuaciones, dos personas, una cuando está en el circo lo cual no es verdad, y la otra cuando esta fuera del circo que es la verdadera.    Para un artista, hacer esto es parte de su profesión, y en muchas películas utilizas esta técnica cuando el actor principal debe hacer un acto peligroso, entonces contratan a un doble.

La idea surge de la lectura de 2 Corintios 2 al 5 y de la película titulada “Doble identidad” en la cual participa como actor un miembro de nuestra Iglesia.  Un día mientras veía esta película, de pronto apareció el rostro de William Alvarado Peña haciendo el papel de una agente de patrulla fronteriza del lado de México.   En esta película el argumento es que dos de los principales protagonistas adquieren doble identidad, uno se viste, camina y habla como un callejero siendo él un hombre de mucha importancia que está siendo relacionado con redes de narcotraficantes.   El que aparentemente es el callejero adquiere la identidad de este hombre importante, y termina siendo un agente de la CIA.

 

Bueno, la idea de “doble identidad” puede ser enfocado de dos puntos de vista, uno negativo realista, y el otro positivo realista e idealista.   Permítame iniciar con el punto de vista negativo realista.   Este puede ser ilustrado con el actor de un circo, generalmente un payaso quien tiene doble identidad, la que presenta en el momento de la actuación, la que hace reír, y pasar momentos alegres, y la otra, la que tiene fuera del telón, del circo del momento de actuación, que es la identidad real.   Esto es un tanto paradójico, pero no tiene nada de malo, ese es su trabajo, pero le toca fingir, asumir una identidad que a veces no es la verdad, pues muchos de estos actores viven infiernos en sus casas, o simplemente sufren calamidades, escasez, pobreza, o maltratos, o cosas que lo hacen infeliz, pero al presentarse como un payaso es obligado a aparentar que es la persona más feliz de toda la tierra.

Ya se dio cuenta, que, en la realidad, muchas personas viven como actores sin reconocimiento, pero todos los días les toca actuar.    En sus casas son una cosa, con su familia son una cosa, tienen una cara, tienen una personalidad, pero fuera de la casa o con otras personas son otra persona.   Esto puede darse a la inversa, en fin, lo que acá se trata de confirmar es que tiene doble identidad.    La Biblia dice que el cristiano no debe ser de doble ánimo, no tener dos caras, o doble identidad, sino que debe ser igual con todos, tener la misma presencia, actitud, estilo de vida, manera de ser, y trato con los demás.

 

No sé si usted conoce o convive, o es   una de estas personas de doble identidad, que un día están amables y el otro no, un día saludan el otro no, un día esta participativo el otro no.  Creo que solo es permitido tener doble identidad, doble persona, doble mascaría si es un actor profesional y que lo hace porque ese es su trabajo.  Pero no es aceptable que un hijo de Dios tenga doble imagen en el sentido de que tiene dos formas de proceder, frente a uno es una persona y a espaldas de uno es otra persona.   Que un día es amigable y el otro es orgulloso (a), que un día tiene muchos deseos de compartir, pero otros días no, o que con unas personas se lleva bien, pero con otras no.    Esta es la doble identidad negativa que la Biblia no aprueba, pero que tristemente, a veces es una realidad.

 

El otro punto de vista sobre la doble identidad es el positivo realista e idealista.   Me refiero al bendito hecho de que nosotros tenemos una identidad vieja, la que teníamos cuando no habíamos creído en Cristo, pero ahora por ser hijos de Dios, 2 Co. 5:17 dice que somos nuevas criaturas, tenemos una nueva imagen, somos hijos de Dios y eso es positivo, y es una realidad.   Solo que lo ideal es que vivamos de acuerdo con esta nueva identidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s