LA EDIFICACIÓN EN LA IGLESIA

Luis Gomez

Efesios 4:12-16

Introducción

Si alguien desea construir un edificio de 100 niveles, el fundamento debe ser fuerte, profundo y sólido. No se puede poner el mismo fundamento para un edificio de 100 niveles y para una casa de un nivel. El fundamento determina el tipo de edificio a construir y la clase de visión.

El sueño de todo pastor es que la iglesia crezca.  El sueño de toda iglesia debe ser crecer. El sueño de todo cristiano ha de ser el crecer. ¿Cuánto deseo que crezca la iglesia? ¿Cuánto desean que crezca la iglesia? ¿Cuánto desea crecer usted?

Con mucha frecuencia, los pastores nos hemos equivocado al luchar porque la iglesia crezca sin haber puesto antes una base adecuada que lo sostenga. Es más, debido a los malos fundamentos de algunas iglesias, el crecimiento a veces es enfermizo o jamás llega.  El famoso pastor y conferencista brasilero, Valdir, ex secretario de World Visión, escribió en el año 2000 lo siguiente “Toda iglesia que no crece está enferma. Pero todo crecimiento que causa división es un crecimiento enfermizo”.   El fundamento de estas dos clases de iglesias no es el adecuado: el de la que no crece y como el de la que crece y se divide.  ¿Ha visto este tipo de experiencia en algunas iglesias? ¿Dónde estuvo el error? ¿Cuáles podrían ser las ?

Cuando buscamos que la iglesia crezca sobre un fundamento que no es el que la Biblia establece, es posible que crezca, pero dicho crecimiento no permanece o es posible que nunca crezca a pesar de todo lo que se haga o tal vez crezca, pero de manera enfermiza.  1 Cor. 3:1-5 es un clásico ejemplo de un crecimiento enfermizo por estar tratando de establecer un fundamento inadecuado para la edificación de la iglesia.  Sin embargo, Pablo aclara en el v. 6-11 tres cosas: Jesús es el único fundamento, el crecimiento lo da Dios cuando es Jesús el fundamento y nosotros simplemente somos colaboramos o servimos a Dios para establecer a Jesús como el único fundamento de la edificación de la Iglesia.

Según Efesios 4:12-16 la edificación de la iglesia es muy importante definir: esta comienza y termina Jesucristo.  Luego, hay ciertos pilares que sostienen al edificio que es la Iglesia, los cuales todo el tiempo han de estar puestos y nada debe moverlos.

¿Qué buscamos al dedicar tiempo a la edificación de la Iglesia? Poner base sólida a la iglesia, Limpiar la casa antes de salir a la calle, Cerrar la puerta de atrás, y Restaurar vidas y relaciones dentro de la iglesia.   Si deseamos ser una iglesia fiel a Dios, a la Biblia y a la misión de hacer discípulos de Jesucristo, necesitamos evaluar sobre la manera como estamos siendo edificados, la clase de fundamento espiritual que tenemos y como colaboramos con Dios para terminar este proyecto de Jesús (Ef. 4:13, 5:27). Aquí está incluido: discipulado, evangelismo, formación espiritual y el crecimiento.

¿Qué significa edificación de la iglesia?

La palabra edificación viene de la idea de edificar y construir.  La palabra utilizada es oikodomh que tiene la idea de levantar, fortalecer, instruir y restaurar con él doma o don.  La palabra indica la acción de levantar una casa (ioko), la Biblia la utiliza para la acción de levantar la casa (Iglesia) de Dios.

La misma palabra en el pensamiento de Jesús y Pablo se refiere a la instrucción completa que recibe una persona o una iglesia sobre las cosas divinas para ser formada de amor, fe, esperanza y santidad.   Resultado de esta instrucción viene la unidad de la fe, conocimiento de Jesús y armonía congregacional.

Edificación también se refiere al nutrimento sólido y bíblico que recibe cada cristiano y toda la iglesia durante toda su vida sobre la tierra.  Un nutrimento balanceado, saludable, creativo, pertinente, diversificado, y a tiempo. La meta de la edificación es el desarrollo integral de cada creyente.   En otras palabras, un desarrollo saludable se da cuando la iglesia descubre su identidad, practica un estilo de vida según su identidad, y se somete a un discipulado basado en virtudes y valores para cumplir su misión en la tierra, ser representantes de Jesús para ganar a otro para que sea discípulo de Jesús.

Así que, edificación puede entenderse en dos maneras, como la edificación de una casa o edificio físico o la edificación espiritual del Cuerpo de Cristo.   Unido a esta tarea están las ideas de fortalecer, reforzar y consolidar.   Terminemos esta parte observando

Propósitos de la Edificación según Efesios 4:11-16

¿Quién es “él mismo” en el v. 11? ¿Qué es lo que “él mismo” constituyó? La palabra constituyó es edoken  que viene de didwmi que se traduce entre otras cosas como designar, poner, establecer, conceder. ¿El lenguaje según usted es de construcción de un edificio o la edificación de la Iglesia?

Si Dios estableció, designó, estableció, puso o concedió apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros a la iglesia, ¿para qué les dio v. 12-16?  ¿Por qué Pablo utiliza dos palabras para referirse a la misma tarea?

  1. A fin de perfeccionar a los santos (creyentes). Pablo traduce katartismon como capacitar, perfeccionar, arreglar, remendar, restaurar, completar y preparar. Para lograr esto en la iglesia, se necesita tiempo, participación de quienes la dirigen, disposición y entrega de los miembros de esta. Hoy, el pastor, los maestros y los evangelistas son los responsables de capacitar, equipar a los creyentes para hacer el ministerio, pues los apóstoles y los profetas ya hicieron lo que tenían que hacer, escribir la Biblia, recurso de Dios para instruir y capacitar a los miembros. Cuando los miembros de la iglesia están bien capacitados, ellos son los responsables de cumplir con fidelidad la diaconía de Dios o el ministerio, la misión, la tarea de hacer discípulos (1 Co. 4:1-2).
  2.    Para la edificación del Cuerpo de Cristo utiliza oikodomeo.  La idea es levantar, fortalecer, instruir y restaurar la Iglesia en la esfera espiritual y esto ya no lo hace solamente los primeros (pastor, maestro y evangelista) sino los miembros de la iglesia.    En la primera palabra, (perfeccionar) cada cristiano es capacitado, preparado, equipado para hacer la obra encomendada por Dios y la segunda (edificar) implica que los que han sido capacitados  por los pastores, maestros y evangelistas,  son enviados por Dios a edificar el Cuerpo de Cristo siguiendo el proceso de Mt. 28:18-20 y 2 Ti. 2:2.  Al unir esta idea con Ef. 4:13 emergen dos perspectivas sobre el crecimiento: espiritual individual y espiritual colectivo.

En otras palabras, el crecimiento de la iglesia, finalmente, es responsabilidad de los miembros y no del pastor.  Son las ovejas las que se reproducen y no el pastor.  La tarea del pastor es nutrir, capacitar, equipar, preparar o perfeccionar a cada miembro como un discípulo para que este cumpla el ministerio.  En esto consiste el trabajo de un pastor no en hacer todo sino a enseñar que todos hagan una parte. Sobre esto Dios juzgará el trabajo de un pastor, si ha cumplido la misión de hacer discípulos.

      El propósito de Dios al conceder dones y personas con dones espirituales es para discipular, equipar, perfeccionar, edificar, formar la vida de cada persona que se convierte a Cristo hasta que esté preparado para que haga la obra que Dios le ha encomendado hacer dentro del Cuerpo de Cristo que es la iglesia. Una vez, el cristiano está equipado, capacitado, discipulado plenamente, puede contribuir a la gran tarea de Dios de edificar un pueblo santo, fiel y maduro apto para dar gloria a Dios.

Un cristiano equipado, perfeccionado, discipulado, y bien edificado en la Palabra, en la relación con Dios, con profundas convicciones, “deja de ser niño espiritualmente” y es maduro (perfecto) capaz no solo de mantenerse en su identidad como hijo de Dios, regido al código de valores espirituales y al estilo de vida basado en la buena relación con Dios sino de cumplir la función legitima dentro del Cuerpo de Cristo.

Una iglesia que se edifica sobre el fundamento de Cristo y mantiene su identidad y cumple su trabajo sostenido por el amor, la fe y la esperanza cumple la misión de Dios.  El valor de la edificación está en que aprendamos a amarnos, servirnos, instruirnos. Otro aspecto bello de la edificación es que buscamos el bienestar de los demás. Así que, la manera para alcanzar la edificación de la iglesia es:  1. Teniendo a Cristo como fundamento y meta. 2. Cumpliendo la tarea individual dentro de la Iglesia.  3. Nutriéndonos e instruyéndonos en amor, fe y esperanza unos a otros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s