¿Qué realmente es la navidad para usted?

Luis Gomez
Realmente no se lo que significa para el resto del mundo el celebrar la navidad. Los motivos, las expresiones, y el efecto de la navidad en la vida de las personas es muy diferente, y no siempre son coherentes al verdadero significado.
Piense por un momento con toda honestidad. ¿Qué significa para usted la navidad? ¿Realmente le da la verdadera atención a este evento? ¿Qué elementos son necesarios y/o hasta indispensables según usted para que la navidad cumpla los objetivos como fiesta?
La navidad no es una fiesta de regalos y comida. La navidad no es una fiesta para viajar. La navidad no es una fiesta de luces, estrenos, pólvora, adornos, etc. Ahora bien, si le quitamos todo lo anterior, ¿la celebración de la navidad sería igual?
El significado que hemos dado a la navidad a lo largo de la historia, por lo general, ha estado enfocado en todo lo que la adorna y la acompaña, pero hemos olvidado el verdadero significado. Lo que celebramos no responde a los valores que durante el año se mantienen más o menos en el olvido. Valores como la solidaridad, la unión, el amor, la paz y la esperanza son más propios de la época de Navidad, y se encuentran representados en las creencias religiosas del cristianismo.
Primero, el significado verdadero de la Navidad se centra en Jesús no en los elementos secundarios a los que generalmente le ponemos más atención. (Lc.2:10-11).
Segundo, la navidad pone atención en los valores espirituales y no en los elementos tradicionales, de costumbre y culturales. Jesús al nacer abre las puertas al amor, el gozo, la paz, el perdón, la vida eterna, la unidad, la reconciliación, etc. (Lc.2:14). Tal significado de generosidad, gracia, perdón, reconciliación, gozo, y unidad deben darse todos los días de nuestra vida. Esto es lo más importante, porque cuando limitamos la navidad a un día, el 24 o 25 de diciembre, nos olvidamos de que en el nacimiento de Jesús se encierra el más grande milagro de amor y se resume el plan salvífico para la humanidad (Fil. 2:5-11).
Tercero, con el nacimiento de Jesús, no solo da cumplimiento a las profecías del Antiguo Testamento que terminan con su crucifixión, sino que con su muerte abre las puertas para que todo el que crea en él tenga vida eterna (Lc. 2:17, 20, 32, Juan 3:16).
Fue hasta el siglo 3 d.C. donde se comenzó a celebrar el nacimiento de Jesús. Los cristianos planearon celebrar la navidad en esta fecha para sustituir una fiesta pagana que se celebraba en esos días. Desde entonces hasta el día de hoy se celebra la navidad.
La invitación hoy es a que celebremos la navidad enfocando nuestra atención en la persona de Jesús, y en los valores eternos que nos enseña y no tanto en los elementos tradicionales, de costumbre que la adornan o la acompañan.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s