Hasta aquí nos ayudó Jehová

Luis Gómez Chávez

Conocer los propósitos de DIOS para nuestra vida y caminar apegados a estos, por un lado, es una gran bendición, pero por el otro lado es una tremenda responsabilidad.   Es una bendición saber que hacer, hacia donde ir, como proceder y tener la paz de que todo lo que se hace honra y glorifica a Dios.    Vivir apegados a los propósitos de Dios no es cosa fácil, ya que hay pruebas, mismas que nos ayudan a crecer. Cuesta mucho entender algunas pruebas que nos vienen, soportarlas y aceptarlas con agrado, con todo tienen un propósito bueno.   Además, hay tentaciones que vienen de la carne misma, del mundo y del diablo que como un equipo atacan a diestra y a siniestra en contra de nuestra vida de obediencia a Dios.  Lo que buscan es que no cumplamos los propósitos de Dios.

El pueblo de Israel en un momento determinado, después de haber pasado muchas pruebas, dificultades, enfermedades, guerras, ataques, etc., Josué como líder y guía; dijo: Hasta aquí nos ayudó Jehová, cuando logran llegar a la tierra prometida, que era la meta final hacia donde Dios quería llevarlos. Sin embargo, aún no habían andado conforme al propósito final de Dios, el vivir como pueblo santo, y que, desde esa tierra de Jerusalén, ser el centro de evangelización mundial.

Este es el mismo propósito de Dios para la Iglesia, ser un pueblo santo, y ser luz a las naciones.   Ya casi se cumplen 2000 años desde que Jesús la inicio, y aun no se ha logrado ese magno propósito, pero hasta aquí Dios la ha ayudado.   La historia de la Iglesia esta plagada de eventos grandiosos, pero también muy tristes.  Son miles los mártires que han dado su vida por defender los valores espirituales del reino, del evangelio según el propósito de Dios.   Pero son millones y millones las personas que han sido rescatadas de las garras del diablo por el poder de nuestro Señor Jesucristo.     Con todo, aunque podemos decir, hasta aquí Dios ha ayudado a la Iglesia, aun no se ha cumplido el propósito final de Dios, de conocer, y vivir de acuerdo con ese santo propósito.

Cada iglesia local, como es IBP, tiene el mismo propósito desde que comenzó en el año 1989.   El próximo julio estará cumpliendo 30 años de ministerio, tiempo en el cual ha vivido diferentes circunstancias, pero como es la iglesia de Dios, pertenece a él, y es solo de él, aquí esta, gracias a él, y seguirá con mas fuerza, con mayor visión, pero es necesario mantenerse en el propósito de Dios.   Si una iglesia pretende honrar a Dios y darlo a conocer, deberá apegarse a la Santa Biblia, la Palabra de Dios; someterse al control del Santo Espíritu quien busca guiar a su pueblo hacia la meta suprema de Efesios 4:13.  Pero también, la iglesia debe no solo saturarse del amor de Dios, sino vivirlo como un estilo de vida.  Finalmente, si cumple lo anterior, seguro que ardera en su corazón el compromiso de dar a conocer a Dios en el mundo entero.

Doy gracias a Dios porque él me ha permitido ser parte de su obra por mas de 30 años, de los cuales, 10 años y 8 meses me ha permitido estar con esta iglesia IBP.  Todo el tiempo he sido responsable de enseñar, preparar y guiar esta congregación a cumplir el propósito perfecto de Dios.   Tiempo durante el cual hemos experimentado diferentes estaciones, pero la fidelidad ha estado siempre, por eso, y con todo, podemos decir confiadamente, “hasta aquí nos ayudo Jehová”.   Y como IBP es de Dios, hay garantía completa que esta obra seguirá con paso firmes, cumpliendo el propósito de Dios.   A Dios sea la gloria ahora y por siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s