Todo por amor

Luis Gómez Chávez

1 Co. 1:27 dice que Dios escogió lo más vil, inútil, lo que vale menos que nada, para darle un gran precio y avergonzar a los que se creen autosuficientes, soberbios e intocables.   Dios lo hace para mostrar su gracia, poder y amor.   Una vez, la persona cree y recibe a Jesús como Salvador personal viene a ser parte del Cuerpo de Cristo, la Iglesia que fue comprada con la sangre de Cristo.

¿Cuánto vale la perla de gran precio o sea la Iglesia? ¿Qué es lo que Cristo dio para comprar a la Iglesia (perla de gran precio)? ¿Cuánto tuvo que pagar Jesús para comprar la Iglesia?  Dice 2 Pe. 2:9 que la iglesia es “real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido o comprado con la sangre de Cristo?   Todo eso hizo Cristo para darle vida a usted, si a usted que en otro tiempo estaba muerto por el pecado, sin valor alguno, más ahora usted como parte de la iglesia ha adquirido valor, posición e imagen para honrar a Dios su arquitecto y Jesús hizo todo, morir en la cruz como un criminal, por amor (Jn. 3:16; Ro. 5:8).

Jesús dijo en Lc. 14:27 “Si alguno quiere venir en pos de mí…” 1) Niéguese a sí mismo “despojarse del egoísmo”, 2) Tome su cruz “tomar un compromiso” y 3) Sígueme, “tome una decisión radical y total”.   ¿Quién ha dicho que ser un cristiano genuino es cosa fácil?   ¿Acaso no fue Jesús quien dijo que para que alguien viviera primero tenía que morir, si alguien deseaba ser grande, antes debía servir o ser el más pequeño?

¿Deseamos ser una Iglesia grande y fructífera?  ¿Desea ser un cristiano victorioso, grande, fuerte y próspero?  Primero debemos ser humildes, fieles, santos y obedientes. Segundo, debe ser obediente y fiel, santo y entregado a vivir solo para Cristo.  Tercero, comprometerse con Dios aceptando retos y desafíos que lo lleven a experimentar cambios internos y crecimiento espiritual.

Seguir a Jesús es decir la verdad, ser honesto, amable, sincero, respetuoso y responsable.   Seguir a Jesús es cumplir con lo que promete, ser puntual, dar buen ejemplo, y ayudar al necesitado.  Seguir a Jesús es no avergonzarse de ser cristiano, hablar de Jesús en toda oportunidad, llevar la Biblia al templo, leerla en casa, orar a Dios todos los días.  Seguir a Jesús es amar a los demás como sean, involucrarse en el ministerio de la iglesia, no criticar, no hablar de la gente, ser positivo, y servir.  Es mantener una actitud congruente con la fe.  Es asistir a los cultos, fiel, puntual y alegremente.   Es adorar a Dios en espíritu y en verdad, dejarse controlar por el Espíritu.

En la medida que usted ame a Dios, así estará dispuesto a obedecer, sufrir y servir. Y en la medida que la iglesia ame a Dios, estará dispuesta a obedecer, a ser guiada, a despojarse de todo lo que no ayuda al crecimiento ni agrada a Dios, se involucrará en la vida de oración y el evangelismo, el servicio y las misiones. ¿Cuánto ama usted a Dios? Si ama a Dios cumplirá todo lo anterior aun cuando implique sufrir y hasta morir.  Una vez más, ¿Cuánto ama a Dios?  Si ama a Dios, le obedecerá en todo lo que le dice en Su Palabra. ¿Cuánto ama a Dios?  Si lo ama aceptará el reto de orar y hablar de Cristo partir de hoy.  Seguir a Jesús demanda pagar un costo alto… quienes lo pagan son obedientes y contribuyen al cumplimiento de la gran comisión.  Quienes se resisten y por temor no se comprometen, no solo están desobedeciendo, sino que están siendo parte de las personas que está deteniendo la bendición de Dios para la iglesia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s