La Mayor Bendición

Luis Gómez Chávez

       En la actualidad, considero que el valor más grande que podemos practicar como iglesia porque es el que el mundo más necesita, es el amor.   Jesús insistió y modeló este valor. Según la descripción que hace la Biblia del amor de Jesús, en palabras no es posible explicarlo, medirlo, pesarlo, ni limitarlo.  Sin embargo, la Biblia dice que el objeto de este amor, somos nosotros, y la máxima expresión de este amor está en muerte.

 La descripción del amor de Jesús (Ef. 3:14-20). El amor de Jesús se recibe al creer en él como Salvador.  Ese valor se convierte en la base, motivación, motor, fuerza, virtud y energía que da identidad a la persona (v.17). Es Cristo viviendo en nuestro interior (corazón) que nos capacita para conocer y comprender las dimensiones de su amor: anchura, longitud y profundidad (v.18-19ª). Este amor es más grande que todo, excede al conocimiento, sobrepasa nuestro razonamiento, nuestra mente es incapaz de comprender todo lo que es el amor de Jesús.

        El objeto del amor de Jesús (Jn. 3:16, Ro. 5:8, 1 Juan 4:9-10,14-16). Jesús murió por el mundo (personas) (Jn. 3:16), Dios ama al mundo (Ro. 5:8), Dios envió a Su Hijo al mundo (personas) (4:10), por nuestros pecados murió.  Jesús vino a buscar y salvar lo que se había perdido, (4:14).  El objeto del amor de Jesús son los pecadores. La demostración del amor de Jesús (Jn. 13:34, 1 Juan 3:16, Ef. 3:21). Su muerte en la cruz es la demostración máxima de su amor para nosotros.  1 Juan 3:16 lo explica, pero también Ro. 5:8.  El amor se demuestra cuando estamos dispuestos a sacrificar nuestra vida con tal de salvar la del prójimo.

Lo que más busca Jesús de nosotros no es todo lo que hacemos, no es todo lo que tenemos, no es lo que somos sino cuanto obedecemos lo que él nos manda que hagamos.  La obediencia es hacia Dios, hacia su Palabra, hacia su misión, hacia el Espíritu, hacia las autoridades delegadas por él.   Recuerde las reglas de la obediencia, y entre nosotros los cristianos, la Biblia dice “Someteos unos a otros en el temor de Dios” (Ef. 5:21).  El lenguaje del amor es la obediencia (Jn. 15:10).   El amor de Jesús es tan grande, profundo e inmenso que solo podemos entenderlo en la persona de Jesús quien voluntariamente se entregó por amor al murió en la cruz. Hoy Jesús está ofreciendo su amor a todos, y desea que todos nos amemos, le obedezcamos y le honremos con toda nuestra vida, mente, alma, cuerpo, talentos, familia, trabajo, habilidades, etc.

          El encargo que Jesús dejó a la iglesia va más allá que solo predicar el evangelio sino discipular, no es solo asistir a los cultos u ofrendar con regularidad, que, aunque eso es bueno, no es eso lo que Jesús busca de nosotros.   Si Jesús demostró su amor al morir en la cruz en lugar de nosotros, por lógica, hoy todo aquel que ya tiene ese amor en su corazón, debe amar al prójimo como él nos amó, debemos obedecerle (guardar) en todo lo que él ha dejado como su Palabra y vivir solo para glorificar (honrar) a Dios con nuestra vida y con los frutos.    Insisto, lo que más se necesita es que el amor de Jesús nos controle, porque solo así, construiremos un puente que nos conecte con el mundo.  Jesús demostró su gran amor al dar su vida por nosotros, hoy nos toca vivir saturados y controlados de ese amor.

 

 

Anuncios

Todo por amor

Luis Gómez Chávez

1 Co. 1:27 dice que Dios escogió lo más vil, inútil, lo que vale menos que nada, para darle un gran precio y avergonzar a los que se creen autosuficientes, soberbios e intocables.   Dios lo hace para mostrar su gracia, poder y amor.   Una vez, la persona cree y recibe a Jesús como Salvador personal viene a ser parte del Cuerpo de Cristo, la Iglesia que fue comprada con la sangre de Cristo.

¿Cuánto vale la perla de gran precio o sea la Iglesia? ¿Qué es lo que Cristo dio para comprar a la Iglesia (perla de gran precio)? ¿Cuánto tuvo que pagar Jesús para comprar la Iglesia?  Dice 2 Pe. 2:9 que la iglesia es “real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido o comprado con la sangre de Cristo?   Todo eso hizo Cristo para darle vida a usted, si a usted que en otro tiempo estaba muerto por el pecado, sin valor alguno, más ahora usted como parte de la iglesia ha adquirido valor, posición e imagen para honrar a Dios su arquitecto y Jesús hizo todo, morir en la cruz como un criminal, por amor (Jn. 3:16; Ro. 5:8).

Jesús dijo en Lc. 14:27 “Si alguno quiere venir en pos de mí…” 1) Niéguese a sí mismo “despojarse del egoísmo”, 2) Tome su cruz “tomar un compromiso” y 3) Sígueme, “tome una decisión radical y total”.   ¿Quién ha dicho que ser un cristiano genuino es cosa fácil?   ¿Acaso no fue Jesús quien dijo que para que alguien viviera primero tenía que morir, si alguien deseaba ser grande, antes debía servir o ser el más pequeño?

¿Deseamos ser una Iglesia grande y fructífera?  ¿Desea ser un cristiano victorioso, grande, fuerte y próspero?  Primero debemos ser humildes, fieles, santos y obedientes. Segundo, debe ser obediente y fiel, santo y entregado a vivir solo para Cristo.  Tercero, comprometerse con Dios aceptando retos y desafíos que lo lleven a experimentar cambios internos y crecimiento espiritual.

Seguir a Jesús es decir la verdad, ser honesto, amable, sincero, respetuoso y responsable.   Seguir a Jesús es cumplir con lo que promete, ser puntual, dar buen ejemplo, y ayudar al necesitado.  Seguir a Jesús es no avergonzarse de ser cristiano, hablar de Jesús en toda oportunidad, llevar la Biblia al templo, leerla en casa, orar a Dios todos los días.  Seguir a Jesús es amar a los demás como sean, involucrarse en el ministerio de la iglesia, no criticar, no hablar de la gente, ser positivo, y servir.  Es mantener una actitud congruente con la fe.  Es asistir a los cultos, fiel, puntual y alegremente.   Es adorar a Dios en espíritu y en verdad, dejarse controlar por el Espíritu.

En la medida que usted ame a Dios, así estará dispuesto a obedecer, sufrir y servir. Y en la medida que la iglesia ame a Dios, estará dispuesta a obedecer, a ser guiada, a despojarse de todo lo que no ayuda al crecimiento ni agrada a Dios, se involucrará en la vida de oración y el evangelismo, el servicio y las misiones. ¿Cuánto ama usted a Dios? Si ama a Dios cumplirá todo lo anterior aun cuando implique sufrir y hasta morir.  Una vez más, ¿Cuánto ama a Dios?  Si ama a Dios, le obedecerá en todo lo que le dice en Su Palabra. ¿Cuánto ama a Dios?  Si lo ama aceptará el reto de orar y hablar de Cristo partir de hoy.  Seguir a Jesús demanda pagar un costo alto… quienes lo pagan son obedientes y contribuyen al cumplimiento de la gran comisión.  Quienes se resisten y por temor no se comprometen, no solo están desobedeciendo, sino que están siendo parte de las personas que está deteniendo la bendición de Dios para la iglesia.

¿Contento con la cruz?

Luis Gomez

Cuentan que un hombre un día le dijo a Jesús:

“Señor: ya estoy cansado de llevar la misma cruz en mi hombro, es muy pesada muy grande para mi estatura” Jesús amablemente le dijo: “Si crees que es mucho para ti, entra en ese cuarto y elige la cruz que más se adapte a ti” El hombre entró y vio una cruz pequeña, pero muy pesada que se le encajaba en el hombro y le lastimaba, buscó otra pero era muy grande y muy liviana y le molestaba, tomó otra pero era rugosa y raspaba, buscó otra, y otra, y otra…. hasta que llegó a una que sintió que se adaptaba a él. Salió muy contento y dijo: – “Señor, he encontrado la que más se adapta a mí, muchas gracias por el cambio que me permitiste” Jesús le mira sonriendo y le dice – “No tienes nada que agradecer, has tomado exactamente la misma cruz que traías, tu nombre está inscrito en ella. Mi Padre no permite más de lo que no puedas soportar porque te ama y tiene un plan perfecto para tu vida”.

No busque la cruz que más se ajuste a usted porque entonces dejará de ser cruz.  Dios sabe cuál es la cruz que usted debe llevar y le ha dado todos los recursos para que sea menos pesada, pues en la medida que se someta a Dios, esta se vuelve más ligera y manejable.  La base de todo está en  lo  que dijo Jesús, “no se haga mi voluntad sino la tuya”.   Depender de Dios es permanecer en su voluntad quien soberanamente permite que vivamos diferentes experiencias para cumplir su plan para cada uno en particular.

Muchas veces nos quejamos por las dificultades que hay en nuestra vida y hasta cuestionamos la voluntad de Dios, pero El permite lo que nos suceda porque es para nuestro bien y algo nos enseña a través de eso. Dios no nos da nada más grande de lo que no podamos soportar, y recordemos que después de la tormenta viene la calma y un día esplendoroso en el que veremos la Gloria de Dios.

De manera que, llevar la cruz de Cristo, es un privilegio, una responsabilidad y una gran oportunidad para obedecer a Dios, anunciar el mensaje del Cristo crucificado y vivir adheridos a la misión integral de Jesús.  Ser cristianos es un alto privilegio ya que representamos en la tierra al Rey de reyes, somos embajadores del Todopoderoso y se nos ha concedido el ministerio de la reconciliación. Esto es “llevar la cruz” como un estilo de vida que se disfruta, se goza, y se vive al máximo en la medida que nos conformamos a la voluntad de Dios.

Por favor, no se canse de esperar, no se aflija por no entender lo que pasa y no se desespere por no encontrar salida a su problema, confíe en DiosÉl como su Padre no permite más de lo que no puedas soportar porque le ama y tiene un plan perfecto para su vida.   Esta es una verdad muy cierta, Dios no miente, él no tarda, ni se olvida de sus hijos.  Él conoce su presente y su futuro, conoce el día que vive y el que vivirá después.   Nada toma por sorpresa a Dios, él sabe de antemano todo y tiene su tiempo para resolver todo.  Él tiene un plan perfecto para cada uno de sus hijos, es por ello que la mejor decisión es vivir satisfechos en Dios en toda circunstancia.

No olvide que, cargar la cruz de Cristo provoca  confusión, burla, insultos, gritos, golpes, rechazos, persecución, y hasta muerte.   ¿Quién de nosotros los cristianos está dispuesto a todo esto por llevar el mensaje de la cruz a todo aquel que necesita saber que solo el Jesús crucificado puede darle vida?   Ser cristiano implica fe, espera con paciencia, dependencia en toda circunstancia, lealtad en medio de una sociedad mediocre, carácter en medio de la tolerancia, firmeza  ante toda tentación insolente. ¿Está dispuesto a seguir a Jesús con valor, lealtad, honestidad, firmeza, aun cuando sabe que es un camino  a la muerte?

¡A menos que muramos al pecado, las cosas no van a cambiar en el matrimonio, en la familia y en la Iglesia!  Vamos jóvenes y hermanos adultos, si hay algo que debemos sepultar, hagámoslo hoy para el mundo conozca que llevamos el mensaje que transforma vidas, el mensaje de la cruz.

Oremos a Dios pidiendo perdón y démosle  gracias por la cruz que nos ha dejado para cargar, pues con su ayuda somos más que vencedores.

Vida de Gedeon

Gedeón es uno de los 12 jueces que Dios levanto para juzgar al pueblo de Israel después que Josué murió y antes  que iniciara la época de la monarquía en Israel.   El después y el antes de nos obliga a establecer con claridad el trasfondo histórico durante el cual vivió Gedeón, conocer un poco sobre su origen, para luego revisar su obra como juez hasta llegar al final de su vida.

Dios dentro del proceso de formación de su pueblo, decidió juzgar a su pueblo Israel ya no solo con la dirección de un  líder al estilo como lo había hecho durante más de 80 años, con Moisés y Josué (peregrinos).  Ahora les enseñara a obedecer las leyes de Dios bajo la guía de uno y a veces dos jueces a la vez ya como residentes en la tierra prometida.

Moisés y Josué cumplieron su tarea llevándolos a la tierra prometida y dejándolos en sus propias herencias.  En este tipo de vida, ambiente  y con cierta libertad, serán dirigidos por jueces.   Así que, desde 1390, año en que murió Josué,  hasta  el año 970 el pueblo fue dirigido por doce jueces. *420

El pueblo adquirió un comportamiento vicioso que se repitió 7 veces: mientras vivía el juez, el pueblo era prosperado, una vez moría, el pueblo desobedecía hasta llegar a un estado de esclavitud.  Cuando se sentían desamparados y bajo profunda presión, clamaban a Dios y él les enviaba otro juez para liberarlos. *Jueces 3. http://indubiblia.com/Jueces.htm Paz, pecado, esclavitud, clamor y prosperidad o paz. Seis veces fue sometido Israel a servidumbre:

1ª. Y liberado por Otoniel 3:7-11.

2ª y liberado por Aod y Sangar 3:12-31.

3ª. Y liberado por Debora y Barac 4-5.

4ª. Y liberada por Gedeón 6-8.

5ª y liberado por Tola, Jair, Jefte, Ibzan, Alón y Abdón 9-12.

6ª y liberado por Sansón 13-16.

Esta es la lista de los doce jueces revela que Gedeón es levantado en la cuarta vez que Israel es sometido a servidumbre por causa del pecado.  Podemos sacar algunas aplicaciones de este trasfondo de donde será llamado este juez.

  1. El peligro de seguir un ciclo vicioso en la vida.
  2. La realidad de la consecuencia del pecado.
  3. La constante fidelidad y misericordia de Dios.
  4. La continuidad del plan.

Llamamiento de Gedeón

El pueblo de Israel estaba bajo opresión de los madianitas. Estos estaban pendientes de los tiempos de cosecha para arrasar con todo (1:6). Pero aunque esta experiencia ya la habían vivido, no habían aprendido la lección, pues esta es la cuarta vez que son sometidos a esclavitud por causa de su rebeldía.

¿Cómo llamo Dios a Gedeón?  Vino como resultado de un enfrentamiento con el ángel de Jehová, que es con el Señor mismo (v.11-12,14).  Este ángel se le apareció como un viajero y se sentó debajo de la encina que está en Ofra. El padre de Gedeón era Joas, del clan de Manases.  Gedeón estaba sacudiendo el trigo en el lugar donde prensan las uvas, por miedo de que llegasen los madianitas, pues el trigo se trilla abiertamente y con bueyes.

¿Cuál es el primer reconocimiento que hace el ángel al ver a Gedeón? ¿En qué tono lo pudo decir el ángel, viendo lo que llegara a ser, basado en lo que ya es?

¿Por qué será que el ser humano adopta esta actitud de rebeldía a pesar de pasar por duras pruebas?

El pueblo clamo a Dios y Dios les envió a Gedeón 1:11-24. Observe las escusas de Gedeón porque no se siente preparado, y la persistencia de Dios es llamarlo (v.14, 16).  Cuando Dios llama, una fuerza interna, como llama de fuego quema y no nos deja tranquilo hasta que aceptamos el llamado y actuamos en fe, confianza y nos consagramos a ese llamado.

¿Cuáles son las excusas más comunes cuando Dios nos llama a hacer algún ministerio?  ¿Cuáles son las excusas que puso Moisés?

Lecciones.

1.

2.

Carácter de Gedeón

      Siendo un humilde agricultor, Dios lo llama y lo visualiza como un guerrero victorioso, este se atreve a pedir a Dios que le diera 4 señales para confirmar no solo que Dios lo llamaba sino de que podría hacer el trabajo para lo cual lo llamaba y que sería victorioso.

Preguntas: ¿Es falta de respeto, falta de fe o excusas las de Gedeón al pedir las señales?

¿Es legítimo pedir pruebas sabiendo que Dios no miente, es evidencia del carácter de un legítimo juez?

Las cuatro señales:

En parte, acusa a Dios de haber abandonado a su pueblo y luego, como esto le parece demasiado irreverente, expresa su propia ineptitud para la tarea. ¿Qué hace Dios? Le asegura que la presencia divina está con él y de la certeza del éxito que tendrá. Para ello se le da una señal sobrenatural para animarlo en la fe, cuando produce fuego sobre la roca donde Gedeón había puesto su ofrenda y la consume. Entonces la pregunta que nos cabe hoy es: ¿Necesitaremos también nosotros una señal sobrenatural para salir de nuestras excusas ante Su llamado?

  1. El llamamiento de Gedeón como libertador

Debajo de la encina se sentó el ángel del Señor mientras que Gedeón con miedo a los madianitas, estaba trillando el trigo en el lagar cuando se le apareció. Un Señor y le dice: «el Señor está contigo, varón esforzado y valiente». Esto a Gedeón le sorprende y con su respuesta denota que sabe toda la historia de su pueblo. Aunque pienso que no comprende el motivo por el cual están oprimidos por los madianitas. Pero aun se queda más sorprendido cuando el ángel le dice que va a ser el libertador de su pueblo.

En referencia al llamamiento de Gedeón Marshall Lang dice: «El llamamiento descubre el secreto del poder. “Es imposible” dice Gedeón, “que yo salve a Israel. He aquí que mi tribu es la más pobre en Manasés, y yo soy el menor de la casa de mi padre”.  Estimando la magnitud de la tarea con sus propias habilidades y oportunidades, le pareció una burla cruel que le hablase de ser el libertador del pueblo oprimido.»

Gedeón debido a la gran propuesta del ángel del Señor le pide una señal. Prepara una comida (carne de cabrito y panes sin levadura) y el ángel del Señor la tocó con su báculo que tenía en su mano y los consumió. Lo que era una ofrenda de alimentos se convierte en un sacrificio de comunión ofrecido por Gedeón y aceptado en holocausto como signo divino. Cuando Gedeón se dio cuenta de que era el ángel del Señor y en ese mismo lugar construyó un altar y lo llamó en hebreo ~Alv’ hw”hy>  [yhwh šälôm], (el Señor es Paz).

WOOD, Leon J. Los profetas de Israel. Grand Rapids (Michigan): Editorial Portavoz, pág. 153.  En los libros proféticos de la Biblia el lagar, es una imagen del juicio divino. «Echad la hoz, porque la mies está ya madura. Venid, descended; porque el lagar está lleno, rebosan las lagaretas: porque mucha es la maldad de ellos.» (Joel 3:13). El lagar es un símbolo de la transformación; de las uvas sale vino, el sufrimiento genera gozo, de la muerte brota nueva vida. Así como la viña simboliza el pueblo de Israel y la torre simboliza el templo, del mismo modo el lagar hacer referencia al altar. (cf. Is 5: 1). LURKER, Manfred. Diccionario de imágenes y símbolos de la Biblia. Córdoba: Ediciones El Almendro, pág. 120-121.  Flavio Josefo dice: «Algo apareció en la forma de un joven» (Antigüedades, libro V cap. 6).

Jueces 6: 15. «Mi familia es pobre»; literalmente, «Mi millar es el más humilde». El “millar” era probablemente una división para los propósitos militares, semejantes a los  mišPüHöt  [txoP.v.mi], que eran  divisiones genealógicas.  LANG, Gedeón y los jueces, pág. 131. Jueces 6: 16. BROWN, Raymond E. (ed.). Comentario bíblico San Jerónimo. Madrid: Ediciones Cristiandad.

¿Cómo gozarnos profundamente mientras estamos en pruebas?

Santiago 1:2-4

Luis Gomez

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

Más tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

Hay una realidad universal que es indiscutible para todos los humanos, que todos experimentamos pruebas de toda índole.  La actitud hacia las pruebas es determinante, pero más importante es la relación que se tenga con Dios.  Cabe aclarar que las pruebas según en el contexto del texto, estas vienen de Dios, por lo cual tienen un propósito positivo y pedagógico.

¿Quién no experimentado más de una prueba en el último mes o año?  Creo que ninguno de nosotros nos escapamos.   Es necesario hacer diferencia entre una prueba con una tentación.   Las pruebas como ya lo mencioné, vienen de Dios y que tienen un propósito pedagógico y positivo. Sin embargo, las tentaciones pueden venir de tres fuentes, el mundo, el diablo y de nuestra naturaleza pecaminosa que tienen el fin de hacernos pecar, ofender a Dios.

Así que, en estos versículos, nos referimos a las pruebas y Santiago nos exhorta a mantener gozo cuando estas vengan a nuestra vida.  Ese bendito gozo es el que se menciona en Gálatas 2:22 como parte del fruto del Espíritu Santo.   El gozo por ser una actitud, una convicción, y una verdad divina que nos permite mantener calma, seguridad, confianza y contentamiento aun cuando experimentamos pruebas de las más difíciles.   Es el Espíritu quien produce gozo en nosotros, y los experimentamos con mayor fuerza en la medida que confiamos y dependemos de Dios.

La prueba busca probar nuestra fe y hacerla crecer.  Dios desea que nuestra confianza en él cada día crezca, y así aprender a esperar en él en todo momento.  El resultado que se da cuando soportamos una prueba, cuando en medio de la prueba mantenemos contentamiento y dependemos de él; es la paciencia. Una de las virtudes que más necesita el ser humano cuando pasa una prueba es la paciencia, sabe aguantar y esperar en silencio, pero con mucha confianza sabiendo que Dios está en control de todo, y que busca lo mejor para quien es probado.

Así que, no se puede tener gozo si no se tiene fe profunda en Dios.   Lo que se experimenta cuando se está en prueba es la paciencia.  La paciencia da capacidad de soportar, aguantar sin enojarse, desesperarse y sin reaccionar negativamente. Es tener dominio propio, y estar en control en medio de la prueba.   Si usted está pasando una prueba, no olvide que Dios está en control de todo, él está a su lado, usted no está solo y que él solo busca que usted crezca en su relación con Dios.  Solo aprenda a saber esperar en Dios con mucha fe, paciencia, y contentamiento.   La actitud es fundamental cuando está en dificultad,   no hay mejor actitud que tener gozo.

¿Dónde están los siervos?

Luis Gómez Chávez

Dios y el hombre están en constante búsqueda de líderes para las varias ramas de la obra cristiana, Sanders, pág. 18.   John Haggai dice. ´Lo que el mundo busca son hombres y mujeres, dirigentes, entregados a Dios y que sientan una sincera compasión por la gente, interesándose por ellas´ pág.14.  En la Biblia encontramos a Dios buscando a un tipo de líder, no un grupo, sino a un individuo, no a una familia, sino a cada miembro de la familia.

           Ponga atención a la experiencia de Dios en la búsqueda de un líder.  1 Samuel 13:14, Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.   ¿Qué debe hacer este siervo de Dios?  Recorred las calles de Jerusalén, y mirad ahora, e informaos; buscad en sus plazas a ver si halláis hombre, si hay alguno que haga justicia, que busque verdad; y yo la perdonaré (Jeremías 5:1).  ¿Cuál es la crisis y que es la realidad?  Miré, y no había hombre, y todas las aves del cielo se habían ido (Jeremías 4:25). Y busqué entre ellos hombre que hiciese vallado y que se pusiese en la brecha delante de mí, a favor de la tierra, para que yo no la destruyese; y no lo hallé (Ezequiel 22:30). 

Dios, siempre está buscando hombres y mujeres que se dejen guiar por Su voluntad y el poder del Espíritu Santo.  Cuando Dios encuentra a alguien que se ajusta a Su carácter espiritual y que gustosamente paga el precio del discipulado, Dios lo usa a pesar de sus limitaciones y defectos.  La Iglesia es bendecida cuando es dirigida por líderes que aman a Dios, siervos que se desviven por servir a los demás.  Dice Sanders, ´En un mundo en llamas, la voz de la Iglesia se ha hundido en un patético murmullo´, pág.19.  El mundo debe saber que existimos y debe contar con nuestra ayuda. Es tiempo de despertar.  Dejar la sábana que nos calienta en el sueño manipulador de este mundo es difícil, pero al lograrlo, se puede hacer muchas cosas mejores y sobre todo cumplir la voluntad de Dios.

Bajo la perspectiva y enseñanza de Jesús, la clase de líder que la iglesia necesita y que Dios busca es aquel que ha aprendido a seguir las huellas de Jesús como un auténtico discípulo conocido por su mansedumbre, humildad, obediencia, vida de oración, de servicio y por su total entrega a Dios. Además, sirve con ahínco, esmero, amor, entrega y desinterés.  Y como buen administrador es fiel a la responsabilidad encomendada por Dios, vive con la misma intensidad, entrega y perseverancia desde que recibió el encargo hasta cuando Dios lo quiera.

Un líder conforme al corazón de Dios es aquel que obedece la Palabra y vive para hacer la voluntad de Dios. David aun cuando cometió muchos pecados, se arrepintió delante de Dios y se propuso hacer la voluntad de Dios.  Josué, a pesar de estar frente a un pueblo rebelde y contumaz; él y su familia decidieron cumplir la voluntad de Dios. Sanders describe el carácter de Nehemías como un líder de Oración, de valor, sincero, provisorio, prudente, cauteloso, claro en sus decisiones, imparcial, realista, trabajador, organizado, identificado con los suyos y esforzado.  Lo más importante de un siervo es que esté controlado, moldeado y fortalecido por el Santo Espíritu de Dios; que viva para hacer la voluntad de Dios.

Dios es dueño de todo

Luis Gómez Chávez

Recuerdo del atrevimiento de Satanás cuando le dijo a Jesús que le daría todo lo que veían sus ojos, todos los reinos de la tierra, cuando todo le pertenece a Dios.  Esa misma mentira la está diciendo en la actualidad a muchos seres humanos, que les dará todo lo que deseen, y a diferencia de Jesús que no cayó en su engaño, muchos diariamente caen en la trampa del diablo, cuando este engañador es dueño de nada, solamente del infierno donde será enviado.

No solo el diablo es el que se atreve a creerse dueño de todo y ofrecerle a los seres humanos con tal de que le obedezcan.  En la actualidad, por vivir en un mundo cambiante, en una sociedad materialista, el ser humano ha caído en el engaño del diablo al creer que el mundo les pertenece, que la vida les pertenece, que el tiempo les pertenece, que la libertad les pertenece, que todo, absolutamente todo les pertenece sin tomar en cuenta a Dios.   Así que, por ese mal concepto, viven la vida loca, viven la vida desenfrenada, viven un libertinaje completo porque no piden permiso a nadie, no dan cuenta a nadie, porque se consideran los dueños de ellos mismos y de todo lo que les rodea.

Qué gran falacia en la que viven millones de personas por estar dominados o controlados y hasta esclavizados al poder del máximo engañador, Satanás. Pero no solo ellos, aun los cristianos a veces caemos en ese mismo pensamiento al creernos dueños de la vida, del tiempo, de la familia, del trabajo, del dinero, de los talentos, de los bienes, de todo, y por consiguiente, tomas decisiones sin tomar en cuenta a Dios y sin tomar en cuenta el orden de prioridad y ni el principio de mayordomía.

Al leer con detenimiento y franqueza el v.1-2 del Salmo 24, nos damos cuenta de que nosotros los seres humanos no somos dueños de nada.  Dios es el dueño de la tierra (planeta tierra), y su plenitud, el mundo (sistema, estructura, cosas) y los que en el habitan (personas).  Usa dos maneras para referirse al planeta completo, le llama tierra y mundo.   Solo este planeta decidió Dios que fuera adecuado para habitarlo nosotros los humanos, el resto de los planetas no cuenta con condiciones apropiadas para vivir, por muchos que sean los intentos de la ciencia por habitarlos.

Así que, al Rey de reyes sea la gloria, al Creador y Dueño de todo sea la majestad, y nosotros según 1 Co. 4:1-2 solo somos responsables de administrar fielmente lo que somos, lo que tenemos y lo que hacemos, porque todo pertenece a Dios.   Nuestra vida es de Dios, nuestro tiempo es de Dios, nuestra familia es de Dios, nuestro trabajo es de Dios, nuestro dinero es de Dios, nuestros talentos, habilidades y virtudes es de Dios.   No hay cabida para los que se creen dueños y señores de este mundo porque ni con la muerte pueden, mucho menos con Dios.    Vivamos como fieles administradores, haciendo buen uso de lo que somos, lo que tenemos y lo que hacemos.