¡Todos somos misioneros! Parte II

Luis Gómez Chávez

En la primera parte de este corto articulo afirmamos que todos los hijos de Dios desde el momento que recibimos a Cristo en el corazón como nuestro Salvador personal nos convertimos en sus testigos, en misioneros.  ¿Por qué hago esta afirmación?  Porque “un misionero” significa que ha sido enviado a cumplir una misión.  Y todo hijo de Dios ha sido enviado a dar a conocer a Dios a toda persona que aun no ha creído en Jesús.   Ya hemos oído y leído en Mateo 28:18-20 la gran comisión dada a los doce apóstoles, quienes a su vez tenían la responsabilidad de trasmitirla a otros.   También en Hechos 1:8 declara que cuando el Espíritu desciende en la persona que cree en Jesús, se convierte en testigo de Jesús, y su tarea es llevar las buenas nuevas de salvación.

De manera que, todos somos misioneros de Jesucristo.   Sí, todos hemos sido enviados a predicar el evangelio.  Y la tarea primordial de un misionero que decide por llamado de Dios dejar su confort, su país, su familia, para ir a otro lugar donde primero tendrá que conocer la nueva cultura, luego el idioma si es diferente al suyo, es predicar el evangelio, anunciar las buenas noticias de salvación.   Esa es la tarea de un misionero, y si se dedica a otras cosas que no tienen que ver con esta misión, no es un misionero, llámesele otra cosa, pero no misionero de Jesús como lo describe la Biblia.  Es por ello que repito, todos somos misionero, porque aquí, o allá, es la misma tarea la que debemos cumplir, predicar el evangelio de salvación.

Entonces, ¿Cómo participar del proyecto misionero de Dios?   Ore todos los días por los misioneros, por la iglesia y por los no alcanzados que están cerca o lejos de usted.   Ofrende mensualmente para apoyar las misiones de la iglesia y a los misioneros. Cada vez que usted ofrenda en la iglesia, usted está participando en las misiones de manera indirecta. Y si recibe un llamado especial de Dios para ir como misionero a “x” lugar, fuera de donde usted vive, y deja su vida de confort, acepte el llamado de ir a otro lugar pues es la mejor inversión y decisión a tomar.

Sin embargo, hay  otra forma de cumplir la tarea misionera y es involucrándose de lleno a la iglesia. Participe en algún ministerio: oración, ayuda social, proyecto misericordia (Ministerio Hesed) donde  se ayuda a necesitado, participe con la canasta de víveres, ofreciendo comida a familias sin trabajo, conviértase en voluntario (Ministerio de Protocolo), sea un candidato para participar o colaborar en proyectos misioneros de corto tiempo.   Todo lo que usted hace en la iglesia es parte de las misiones…  Puede escribir a misioneros, enviar tarjetas, orar por ellos….enseñar, visitar, evangelizar, aconsejar, invitar amigos, recoger a personas para los cultos, repartir tratados, salir a evangelizar, aconsejar a nuevos creyentes, compartir o regalar Biblias, participar en las actividades anuales a favor de la comunidad….

Así que, todos podemos hacer misiones aquí y en todo el mundo… Y si todos lo hacemos, Dios se encargará de recompensar a la iglesia con abundantes bendiciones…. Dios bendiga a cada uno de ustedes en esta hermosa semana… y aproveche cada instante para cumplir la misión de Dios, hable del amor de Jesús a toda persona sin distinción alguna…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s