Piedad y Contentamiento

1 Timoteo 6:6

Luis Gomez

“Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento”

          Pregunto, honestamente, ¿alguna vez ha reflexionado acerca de lo que dice el escritor y sobre lo que él está hablando en este versículo?  Pues le invito a que en este día lo haga.  Es sorprendente el significado, las implicaciones y las conclusiones a las que se puede llegar después de estudiar con cuidado este corto texto.  ¡Vamos, atrévase a hacerlo!, pero ponga mucho cuidado a las dos palabras, piedad y contentamiento, a lo cual se le llama “gran ganancia”.

La versión popular traduce así el versículo: “Es cierto que con la verdadera religión se obtienen grandes ganancias, pero solo si uno está satisfecho con lo que tiene”. ¿Ya se dio cuenta como traduce la palabra piedad?  “verdadera religión” y contentamiento como “satisfecho”.   Sin embargo, acá, no es una simple religiosidad sino que es una vida de temor profundo hacia Dios.  Piedad se refiere a la vida de integridad, temor a Dios, perfecta relación con Dios si es comparada con el Salmo 15.

Esto nos lleva a preguntarnos, ¿Cómo se explica el hecho de que gran ganancia hay cuando la piedad (vida religiosa) va acompañada contentamiento (satisfacción con lo que se tiene)?   Es que piedad sin contentamiento es una simple religiosidad, mientras que piedad acompañada de contentamiento es la virtud o estado de mayor satisfacción en Dios y que agrada a Dios.  La formula queda así;  una vida recta, de temor a Dios + contentamiento = resulta en satisfacción de Dios.  En palabras claras de Pablo, lo encontramos en 1 Corintios 13:1-3, que todo sin amor no vale nada.

¿Cómo esta si vida espiritual, de temor y rectitud delante de Dios?   Job 1:1 describe la verdadera religiosidad, es aquel que teme a Dios, que es recto delante de Dios, que es justo en su trato con los demás, y que constantemente vive apartado del pecado.  Una vida así agrada a Dios, satisface a Dios, y cuando Dios esta siento satisfecho, nosotros alcanzamos el pleno contentamiento en él, aprendemos a depender de él. 1 Co. 10:31 dice que todo lo que hagamos, sea de hecho o de palabras, que sea para honrar y dar gloria a Dios.

¿Vive satisfecho (a), contento (a), conforme con lo que es, tiene y hace o todo el tiempo esta desenado, pensando y buscando tener más?  Dice Dios en su Palabra: “Estad quietos y conoced que yo soy el Dios vivo, guarda silencio delante de mí, espera en él, deléitate en mí, porque él lo hará” (Salmo 37:3-7ª).   Solo quien teme a Dios y le cree a Dios, y está seguro de que lo que ha dicho Dios es verdad, y se cumple al pie de la letra, podrá estar satisfecho, contento, tranquilo, quieto con lo que es y con lo que tiene.

Si tiene algo que confesarle a Dios en cuanto a estas actitudes, puede ser de disconformidad, ambición, codicia, falsa religiosidad, o falta de contentamiento; pida perdón a Dios y viva feliz en Dios.  Pablo dijo, teniendo abrigo y sustento estoy contento con esto.  Mateo escribió, ¿Por qué te afanas por el mañana?   Dios seguirá siendo el mismo Dios Fiel, Proveedor, poderoso y Buen pastor el día de mañana y siempre.   Confiemos en él, y él se encargara de nosotros.

“Más que escribir y organizar pensamientos en las meditaciones, yo debo guardar silencio para oír la voz sublime y dulce de Dios, para después escribir lo que en realidad quiere Dios que yo escriba”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s