El Corazón y el Contentamiento

Luis Gomez Chavez, DMin

Proverbios 14:14, 15:13, 15:15,30

 

El hombre de bien estará contento con lo suyo…

El corazón alegre embellece el rostro

El corazón alegre tiene un banquete continuo…

La luz de los ojos alegra el corazón, la buena noticia conforta los huesos….

 

Para lograr el contentamiento es importante que el corazón este en buena relación con Dios.   Por mucho que se haga y se tenga, si el corazón no está bien con Dios, nada le dará tranquilidad.  Lo que uno tiene o lo que se hace es probable que de cierta satisfacción efímera, pues la verdadera satisfacción solo es posible cuando se confía en alguien superior al ser humano, y ese es Dios.   Cuando se llega a depender de Él, a esperar solo en él, a guardar silencio mientras él actúa, y confiar que él cumple sus promesas.

Algunos sinónimos de contentamiento como ya lo he mencionado en otras ocasiones, pero en estos textos en específicos están.  “contento” “alegre” “conforta”.  Observe los miembros del cuerpo que se involucran en el contentamiento: corazón, rostro, ojos, huesos, el ser total.  Si, contentamiento es estar alegre, centeno, confortado, conforme, satisfecho con lo que se es y se tiene, pero dicho estado es interno, en el corazón, porque cuando solo es exterior, este puede ser solo pasajero.    Cuando llegamos a confiar en Dios, lo hacemos no por lo que vemos, sino por lo que hay en el corazón, una profunda relación con Dios donde se está seguro que él cumple sus promesas.

Dios quiere darnos contentamiento, porque solo él lo da.   Solo que hay un precio a pagar, debemos entregarnos totalmente a Dios para vivir en total dependencia de él, ejercitar la fe  y desarrollar confianza y estar en la escuela de la paciencia.    No podrá vivir tranquilo, satisfecho, contento con lo que es y con lo que tiene a menos que su confianza y su vida estén en Dios y dependan de él.    El texto dice, que el hombre (genérico) de bien estará contento con lo suyo, no querrá mas, no ambicionara más, porque con lo suyo ya es feliz.

Yo no sé qué grado de dependencia en Dios tenga usted, no sé cuanto confía en él y sus promesas.   ¿Qué le hace falta para vivir en contentamiento, para que su rostro siempre se vea bello, alegre, de fiesta y sus huesos estén rejuvenecidos?   Necesitamos orar a Dios y decirle, “Señor, aun cuando creemos, profesamos y decimos que estamos en contentamiento, siempre necesitamos tu ayuda porque realmente nuestro corazón no está del todo conforme, alegre, feliz, y confiado en ti, pero queremos estar en pleno contentamiento que es estar en plena dependencia de ti y tus promesas, una vida de fe, gracias Señor por ayudarnos”.

 

Por favor, vuelva a leer estos versículos, y reflexiones sobre el nivel de

contentamiento que tiene en Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s