El gozo como motivo y fin

Hebreos 12:1-2, Jeremías 15:16

Recuerdo que en cierta ocasión predique, “gozo en medio del sufrimiento” refiriéndome a Jesús quien en medio del gozo de su entrada triunfal sintió mucho sufrimiento ante el rechazo e incredulidad de su pueblo.  ¿Cómo puede el sufrimiento dar gozo? ¿Puede el gozo ayudarnos en el sufrimiento? ¿Se puede soportar el sufrimiento cuando sabes que tendrás al final el gozo verdadero?

El gozo puede llegar a ser el motivo o el fin de la prueba en que estas.   Jesús, el máximo ejemplo de esta ecuación, es el modelo de imitación.    El gozo al cual nos referimos acá no es el gozo natural que producen las cosas, porque no es temporal, sino que el gozo acá es parte del fruto del Espíritu Santo, el cual radica en lo profundo del corazón, pues es una verdad, es una convicción y una certeza de victoria que ya tenemos en Jesús.  El gozo es la demostración de una buena relación que se tiene con Dios.

Es por ello que, el gozo es el motivo y fin del cristiano porque requiere creer en Jesús, y no dejar de mirarlo a él como el modelo.   Este es el reto, mirar fijamente y vivir diariamente en Jesús y estar en contacto con él para tener, sentir, disfrutar, vivir y practicar un estilo de vida de gozo, seguridad, motivación, estabilidad, satisfacción y mucha alegría.   Es lo que Hebreos nos enseña, que miremos a Jesús lo cual requiere fe, y nos da el testimonio de muchos y muchas personas en la Biblia que entregaron sus vidas con gozo por la fe, y murieron con satisfacción porque no encontraron mayor gozo o satisfacción que morir siendo obedientes a Dios.

Si puedes comprar el librito, “El secreto de la Vid” del escritor Wilkerson, o bajarlo  en el internet, te invito a leer el capitulo 7.  Hazte la siguiente pregunta, ¿Cómo tener gozo, y contentamiento cuando no ves respuesta a la prueba, dificultad o crisis que estas pasando?  La respuesta es, seguir confiando, creyendo en las promesas de Dios, y sin dudar, solo esperar, porque Dios es fiel, nunca falla, no debemos desesperarnos, es más, aun cuando sientas que Dios no responde, no olvides, que él hace las cosas perfectas, solo espera con gozo, paz, paciencia, porque tu respuesta llegara en el momento justo.

El gozo del Señor es mi fortaleza.   El gozo que él Señor ha puesto en mí, es la fuerza de mi vida, es el motivo y fin de mi vida.  Por eso, debemos gozarnos, vivir contentos todos los días, o sea satisfechos y dependiendo solo de él…  No te desanimes si no vez o escuchas algo de Dios es porque él no ha dejado de pensar en ti, y trabajar para ti, solo que él está trabajando en ti, porque te está formando para su gloria.  Salmo 37:3-7ª.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s