Es posible que todos lo hayamos hecho

Pastor Luis Gomez
 
Todos, es posible, que en alguna ocasión hemos caído en el mismo error de los padres de Jacob y Esaú. Elí y David también sucumbieron ante esta influencia al querer tolerar (cubrir) el error, la falla, la debilidad, la falta, el engaño, el descuido, el berrinche, la niñería, la irresponsabilidad, el mal carácter, la haraganería, la soberbia, el orgullo y el pecado de alguien por ser su hijo o su hija, su hermano o hermana, su esposo o su esposa, su mamá o su papá, su tía o su tío, su amigo o su amiga, su novio o su novia, su cómplice o compañero, el anciano o el diácono, el pastor o la esposa del pastor. Hacer eso es ir en contra de la ética que la Biblia enseña, encubrir o cubrir algo que es pecado o algo que está en contra de las reglas divinas con tal de favorecer o evitar algún tipo de reprimenda, es pecado, es incorrecto. Tales acciones es hacer mal uso de la tolerancia, es actuar con la razón y no con la convicción y los absolutos de la Biblia.
 
No decir que el niño se comió el pastel que le habían dicho no comer para que no lo regañen o castiguen es pecado. Justificar la ausencia a la iglesia de un hijo o una hija cuando sabemos que faltó por irresponsabilidad, por irse con un amigo o amiga al centro comercial o al mar, es pecado. Esconder el error de un padre o una madre con tal de que no los disciplinen, es pecado. Enojarse con los demás por la disciplina impuesta a un hijo que lo merecía por haber violado y desobedecido la Palabra de Dios es hacer mal uso de la tolerancia, es pecado también. Aplaudir o no decir nada a un niño cuando este le tira el agua sobre la cara a otro niño o le pega a su compañerito, es incorrecto. El no decir nada a los jóvenes cuando estos no cumplen el ministerio o faltan cuando ellos así lo deciden, es irresponsabilidad. Dejar un privilegio que Dios le ha dado sin una aceptable justificación, es falta de responsabilidad, es pecado. Favorecer a alguien porque se siente comprometido por un favor hecho anteriormente es falta de ética.
 
¿Se da cuenta en el error que había caído David, creyendo que con llorar y lamentar la muerte de su hijo rebelde estaba demostrando responsabilidad como líder? Ante el pecado o falta de un hijo; la ética y la responsabilidad de los padres son más importantes. No quiere decir, ser inhumano, sin sentimiento, pero cada cosa en su lugar, cada cosa en su tiempo, y para todo hay tiempo. Tenga cuidado usted, haga buen uso de la tolerancia, pues no siempre es buena, cuidado con dejarse llevar solo por la razón. La vida cristiana es de fe y convicciones en Dios y su Palabra. Sométase a la Palabra, crea en ella y esta dará los lineamientos a seguir. Y mucho cuidado con este movimiento de la nueva tolerancia que anda por todas las esquinas de las cosas, tratando de eliminar los absolutos, la verdad de Dios y de la Biblia, diciendo que todo lo que tu creas que es bueno y correcto, los demás solo deben aceptarlo, y esto es una gran mentira del diablo.
 
Abra bien los ojos y los oídos, examine todo a la luz de la Biblia y no a la luz de la razón. Por no ser coherentes con lo que creemos y vivimos, con lo que decimos y hacemos, es que estamos como estamos. Vamos, tenga carácter, sea responsable y responda de acuerdo a la herencia familiar, a la cultura del entorno, a la formación bíblica y académica y a la valorización personal regido a su relación personal con la voluntad de Dios y no según lo que le dicta la razón.
 
Personalmente creo que en esta parte está el meollo del asunto, de la problemática, de la confusión de identidad, del cambio de comportamiento, y del rompimiento con los valores que siempre han identificado y guiado muy bien a la sociedad. Claro está, siempre, desde el inicio de la humanidad hasta el día de hoy ha existido un poder, una fuerza, una intención y un plan antagónico, el de hacer lo contrario a lo que Dios ya estipuló. Desde Génesis 3 hasta el día de hoy, Satanás ha luchado por hacer todo lo opuesto al deseo y voluntad de Dios (Ef. 6:12). La sociedad actual está obedeciendo las directrices de este impostor, Satanás, el engañador quien haciendo creer al hombre con manipulación está causando un caos moral, espiritual, social y civil con una cosmovisión incorrecta y pecaminosa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s