UN TESORO  EN VASOS DE BARRO

Dr. Luis Gómez Chávez

2 Co. 4:7 dice: “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros”.  Estudiando el termino llegamos a la conclusión que el tesoro es el evangelio y los vasos de barro somos los hijos de Dios.  ¿Cómo puede un tesoro de gran valor (el evangelio) residir en un vaso tan frágil y delicado (cuerpo)? ¿Acaso un vaso frágil  (cuerpo) llega a tener tanto valor, estimación y honor como para que pueda ser la habitación del más grande tesoro de toda la historia de la humanidad (el evangelio)?  A Dios no le importo lo insignificante que éramos, sino que se proyectó más allá.  Dios ya no son ve como lo que éramos sino como santos, instrumentos, vencedores y guerreros, nos ve como sus hijos,  como lo que seremos cuando Cristo venga.

Lo interesante e incomprendido por nosotros los humanos, es que necesitamos ser probados, purificados, refinados, y bien formados.  Las vasijas  se ponen al fuego, donde son cocidas y endurecidas. Como la vasija, nosotros también somos puestos al fuego – el horno de las luchas y adversidades de la vida. No nos gusta el horno – es muy caliente. Aparentemente intolerable, pero si nos resistimos, podemos arruinar los resultados de un proceso notable.

¿Cuántas veces se ha sentido deprimido (a), triste, solo (a), desvalorado (a), desilusionado (a) por las cosas que no ha podido hacer u obtener o por causa de no sentirse satisfecho (a) consigo mismo?  ¿Cuántas veces ha deseado haber nacido en otro lugar, en otra condición social, con otras virtudes, con otros padres? ¿Se ha sentido inútil alguna vez? ¿En alguna ocasión casi se ha quejado o ha renegado contra Dios porque no tiene todo lo que quisiera tener? ¿Se ha sentido despreciado (a), discriminado (a) o menospreciado (a) porque siente que no tiene  habilidades como los demás?  ¿Se siente cansado (a) de la clase de vida que lleva? ¿Vive la vida solo por vivir, sin propósito, sin anhelo, sin ninguna meta?  ¿Se siente a veces desdichado/a y/o menos que los demás?

Hay vasos de barro como el viejo jarrón en la esquina del Lobby de la iglesia en Londres que  solo la usaban para guardar cosas viejas o paraguas, por no haber descubierto el valor y la utilidad que tenía de manera natural.  Otras están dormidas,   indiferentes olvidándose que Dios las creo con un propósito. Tal es el adormecimiento y la indiferencia que no se han dado cuenta del valor que tienen, del honor, privilegio y utilidad que Dios les ha concedido, pero por no estar dispuestos a ser sometidos al fuego de la prueba, a los retos de la experiencia, a las demandas del evangelio y las responsabilidades de la vida cristiana, continúan viviendo solo por vivir.  Cuando es sometido a duras experiencias, a fuertes desafíos, a las demandas y disciplinas de Dios es descubierta la razón de nuestra existencia.

Amados lectores, siéntanse bienaventurados cuando se hallen en diversas pruebas porque en ese momento estas siendo sometido al fuego como vasija para reforzar tu fe, fortalecer tu relación con Dios y contribuir a tu crecimiento espiritual.   A más dolor, prueba, sufrimiento, dificultades, mayor oportunidad  para que Dios cumpla su voluntad en ti.  Da gracias a Dios por ser frágil, delicado,  barro, porque allí es donde el poder de Dios se perfecciona.   Alaba a Dios por todo lo que te pasa en tu vida, da  honor y honra a Jesús quien habita en ti todos los días para garantizar la victoria, solo esfuérzate por ser fiel, valiente y buen representante del evangelio en la tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s