Contentamiento Matrimonial

Cantares 7:10

En este pasaje es la esposa quien dice que su esposo tiene “satisfacción, contentamiento” en ella.  En otras palabras, ella dice que su  esposo esta completo, es feliz, está satisfecho al tenerla como esposa.  ¿Por qué dice esto ella? ¿Sobre qué base hace tan profunda afirmación? ¿Qué implicaciones podemos extraer de dicha afirmación de que el esposo encuentra o tiene contentamiento o satisfacción en su esposa?  Y claro, así debería de ser en todo matrimonio.

Por un lado, ella debe ser una excepcional esposa, sumisa en el temor de Dios y seguro que ha de confiar totalmente en su esposo.  Ella le ofrece todo lo que el esposo necesita y puede desear en el marco del matrimonio.  Por el otro lado, el esposo debe confiar, amar, cuidar y tratar a su esposo de la mejor manera a tal grado que ella está decidida a siempre ser el contentamiento de él.   Cuanto tanto el esposo como la esposa se aman, se cuidan, se protegen y se dedican en cuerpo y alma a amarse como Dios lo ordena, y como se espera de dos personas que han unido sus vidas para siempre, ambos deben buscar la satisfacción y el contentamiento mutuo.

Cuando hay vacios que no se están llenando, cuando hay áreas del matrimonio que no se están reforzando, cuando el cónyuge no es la prioridad de su vida y de sus relaciones después de Dios, es seguro que no habrá contentamiento o satisfacción por muchas otras cosas que se hagan.  La joven esposa de Salomón sabía, que su mayor responsabilidad era satisfacer o contentar a su esposo, y Salomón sabía que su deber era satisfacer en todo sentido a su esposa. Cuando ambos buscan lo mismo, y se esfuerzan porque en su matrimonio haya contentamiento, ese matrimonio va por un buen camino.

Hay algunas cosas que podemos aprender de un matrimonio que recíprocamente buscan contentamiento para su cónyuge.   1. Hay buena comunicación y buena relación como esposos. 2. Ambos, tanto el esposo como la esposa practican la fe en Dios, están sometidos a Dios y su palabra y son fieles y leales a su cónyuge.  3.  Tanto el esposo como la esposa están cumpliendo su función dentro del matrimonio con mucha responsabilidad.   4.  El pan de cada día en su matrimonio es la fe y el amor en Dios y practican diariamente el arte del contentamiento mutuo.

Usted que ya es casado, pregúntese.  ¿Estoy satisfecho (a) en mi matrimonio? ¿Está satisfecha (o) ella (él) conmigo?  ¿Qué cosas debo dejar de hacer, y que cosas debo comenzar a hacer, y que cosas debo mejorar para que mi esposo (a) viva satisfecho (a)?   MI consejo para mejorar las relaciones de matrimonio, y estar en contentamiento pleno, es orar por su cónyuge, recordar los días especiales en su matrimonio, esforzarse por amar a su cónyuge incondicionalmente aunque pasen los años, aunque haya cambios físicos, emocionales, etc.

Esfuércese por satisfacer a su cónyuge, sin esperar nada a cambio, porque Dios recompensa a quien busca el bien o lo mejor para su cónyuge.

 

Por Luis Gomez, DMin

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s