Frutos de un buen hablar

Proverbios. 16:13

“Los labios justos complacen a los reyes… estos aman a los

 que hablan con rectitud”

En este corto versículo hay varias palabras importantes.   La primera, “labios” la cual tiene que ver con palabras, hablar y comunicar.   La segunda, “justos y rectos” que se refiere a carácter,  actitud, forma de vida y personalidad.   La tercera, “complacer, y amar” que son el resultado en este caso por el buen hablar, el sabio hablar, el hablar para edificar.   Son los justos y rectos los que hablan bien, y son ellos mismos los retribuidos con amor, con admiración, y con agrado por parte de quienes le escuchan hablar bien.

Ya en otro devocional me referí al arte de hablar con sabiduría.   En este caso, en el versículo que nos detiene, hay dos acciones que se recalcan al referirse a los justos y rectos por ser temerosos de Dios en sus corazones.  Quien teme a Dios, se espera por lógica que su forma de hablar corresponda a su nueva posición o naturaleza en Cristo. Cuando se tiene conocimiento de la Palabra de Dios, se sabe aplicar dicha palabra a la circunstancia que le toca vivir, y sabe diferenciar entre lo bueno y lo malo.  Eso, es lo que hace un justo y recto delante de Dios.

Ahora pregunto, ¿Cómo complacer o contentar a Dios?  No solo viviendo correctamente, en justicia, sino practicándola por medio de nuestra forma de hablar.  Cuando se es justo y recto delante de Dios y en toda la manera de vivir, cada palabra que sale de su boca, contribuye, anima, ayuda, edifica, motiva a quienes le escuchan, y la recompensa para el justo que habla bien, es sentirse complacido porque quienes le han escuchado se sienten agradados y complacidos.

Hay ciertos tips para evitar el hablar mal y por ende no complacer a Dios ni a quienes nos escuchan.  1) Piense un poquito antes de lo que va a decir.  2) Hable solo lo necesario, cuando te lo pidan.  3) Hable siempre con un propósito, el de contribuir para bien, edificar, ayudar. 4) No diga palabras ambiguas que se prestan a doble sentido o palabras incultas, fuera del contexto en que se está. 5)  Hable con palabras claras, y pida la ayuda de Dios para un saber hablar.

 

Que al final de lo que le escuchan, puedan decir de usted, “Has hablado bien, breve y sustancioso”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s