Fortaleza en las Prueba

Reflexión del Día

Santiago 1:2-6

Pastor Luis Gómez

 

¿Cuántas veces ha estado en  medio de difíciles pruebas y las ha soportado?  En los momentos donde uno se siente más necesitado de Dios, más incapacitado para actuar es cuando más se puede experimentar la mano de Dios que viene para dar fuerza, y fortalecer (Daniel  10:17-19).    El proceso es claro, de Dios viene la prueba que tiene el propósito de enseñarnos o hacernos fuertes en algún área de nuestra vida.  Para sobrepasar esta prueba, se necesita mucha fe, o sea, confiar, esperar y depender de Dios, estar seguro que Dios está trabajando en nuestra vida.  Y lo hermoso es que el resultado de tener fe en medio de una fuerte y grande prueba es que aprendemos a saber esperar en contentamiento en Dios, y esto se llama paciencia.   Una persona que con fe y paciencia sabe soportar una prueba adquiere madurez espiritual.

¿Cuáles son las pruebas más difíciles que puede experimentar un hijo de Dios?  ¿Serán las que uno sabe porque pasan o las que uno no sabe porque pasan? ¿Serán las que vienen con aviso anticipado o las que llegan sin avisar?   ¿Serán las que vienen directamente a mi persona o las que llegan a uno de mis familiares para enseñarme a mí personalmente? ¿Serán aquellas pruebas  que duran unas horas o las que dura mucho tiempo y no vemos señales de solución?  No olvide que según Santiago, las pruebas vienen de Dios con el fin de que crezcamos en la vida cristiana, que nuestra fe sea fuerte y alcancemos madurez espiritual.   Por otro lado, según Romanos 8, las pruebas tienen un propósito siempre bueno para nuestras vidas, aun cuando en el momento que las experimentemos son duras y difíciles de soportar.

Dios quiere fortalecernos aun cuando es él quien permite la prueba, su presencia es real, y no dará una prueba que no podamos soportar.  Así que, animo, fuerza, confianza, que por muy dura que sea la prueba que está pasando, Dios está cerca para ayudarle, fortalecerle, usted no está solo (a).  Deje que Dios trabaje en su vida, el final será mucho mejor que el inicio.  La prueba que como persona o familia no la puede entender o descifrar, confíe en Dios, que aunque usted no vea que Dios responde o está en silencio, es porque él está haciendo su trabajo.   Confiemos, tengamos paciencia, contentamiento, seamos constantes y consistentes en nuestra fe, y disfrutemos la experiencia de la prueba, porque Dios tiene su mano puesta en nuestro hombro para levantarnos.

Ore con mucha fe en Dios, deje todo en sus manos, porque en él estamos seguros. ¿Acaso hay una prueba mayor que Dios?  Dios es mayor que todo, y nadie puede separamos de su amor.  Salmo 23 nos confirma, que él es nuestro Pastor y nada nos faltara, porque él nos cuidara, nos guiará, nos sustentará.   Si te sientes solo (a), triste, desolado (a), abandonado (a), y desvalorado (a), deja de pensar, sentir y actuar así, levántate, porque Dios esta de tu lado, y en él ya eres vencedor (a).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s