Reflexión sobre la visita de Jesús al templo

Pastor Luis Gomez

Karel Golcher desde Guatemala escribió: “hoy no me gustó la alabanza en la Iglesia”, les recuerdo: Los servicios de adoración son para Dios, no para el pueblo de Dios. Jesús debe ser el foco de una alegre conmemoración de sus victorias pasadas, su presencia gloriosa y su futuro retorno. En las celebraciones, las actividades giran en torno a la persona que se celebra (el invitado de honor). La música, la decoración y los temas son elegidos en base al invitado de honor, no en base a los celebrantes. La satisfacción no viene por lo que cada celebrante “obtenga del servicio de adoración”, sino por presenciar el gozo de la persona que está siendo honrada.

Luis Gómez desde Maryland concluyó así, Este es uno de los grandes retos que enfrenta todo aquel que busca enseñar a la iglesia a adorar al estilo de Juan 4, una adoración apegada a la Palabra y guiada por el Espíritu Santo. Una adoración que busca hacer sentir bien a Dios antes que al adorador. Este es el gran dilema que enfrentan muchos pastores e iglesias al mirar a su entorno lo que está pasando con la adoración a Dios. Hay una insaciable búsqueda de sentirse bien, de hacer sentir bien a los demás, de estar frente a todos, recibir el aplauso y la afirmación de su participación protagónica, olvidando de una vez por todas a la persona más importante, Jesús y del único propósito, honrar, glorificar y exaltar a Dios, que él se sienta honrado y satisfecho.

La iglesia en el templo debe reconocer que está en la casa de Dios.  Algunas veces venimos al templo como que si fuéramos a otro lugar: no hay preparación, expectación, propósito y razón. El Salmo 27:4 explica que a la casa de Dios se viene a “contemplar la hermosura de Dios”, adorar, celebrar, engalanar, y  a “inquirir, estudiar, examinar e investigar,  y disfrutar Su Palabra”. Es lo que más anhela David, estar en la casa de Dios, lo dice  más de 25 veces. Efesios 5:18-20 declara que cuando somos guiados por el Espíritu, la adoración a Dios es completa.

Se viene al templo sabedor que es la casa de Dios. Según Mt. 21:13, Mr. 11:11, y Lc. 19:46 los judíos habían convertido la casa de Dios en el lugar donde se roba, miente, ultraja, codicia, pelea, insultan, irrespeta, etc. Jesús amonesta (regaña fuertemente) a los que estaban ese día en el Templo. En la actualidad, hay lugares donde celebran  rifas, bailes, fiestas, discuten, pelean, olvidándose que están en la casa de Dios. Hacen grandes shows, con cantantes  famosos que no traen Biblia, mal vestidos, con lenguaje nada bíblico, se duermen o se ausentan durante el sermón pero reclaman apoyo total en sus participaciones olvidándose de que están en  la casa de Dios.

Juan dice “y vosotros la habéis convertido en un mercado”. En un mercado se compra, se vende, y se intercambia productos; se habla de todo, se come, bebe, grita y hay mucho ruido. Un mercado acarrea suciedad, demasiadas cosas, todos buscan su propio objetivo, entra toda clase de personas, se permite toda clase de negocio, delincuencia, ladronismo, trampas, vicios, y toda clase de pecado. ¿Es aceptable o normal que en el templo dedicado para adorar a Dios se hagan estas cosas? ¿Es lógica la reacción de Jesús ante semejante perversión sobre el uso del templo? En la casa de Dios debe haber orden, limpieza, sinceridad y transparencia. Ningún cristiano debe venir a este lugar para hacer cosas que irrespetan a Dios, pues en el corazón, en el templo, y en todo lugar debemos respetar, honrar, amar, adorar y representar a Dios.

Jesús tuvo suficiente razón para actuar con las personas que irrespetaban el templo. El templo para Jesús es para adorar a Dios, pero el hombre busca su gloria. No olvide que es para adorar a Dios, aprender de su palabra y representar a Dios ante el mundo.  La máxima expresión de la enseñanza del templo es que todo el que cree en Jesús como su Salvador se convierte en templo y morada del Espíritu Santo (1 Co. 6:19-20).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s