Una demostración de Contentamiento

Reflexión del día

Nehemías 12:43

Pastor Luis Gomez

 

43 Y sacrificaron aquel día numerosas víctimas, y se regocijaron, porque Dios los había recreado con grande contentamiento; se alegraron también las mujeres y los niños; y el alborozo de Jerusalén fue oído desde lejos.

Cuando hay una entrega a Dios, él se encarga de dar gozo, alegría, regocijo, y mucho contentamiento.  Acá, contentamiento es sinónimo de regocijo, y alegría.  ¿Quién es el creador del contentamiento? El pueblo de Israel es el que dice: “Tenemos alegría y regocijo después de que  hemos ofrendado a Dios”.  La recompensa que Dios da cuando le ofrendamos no solo lo material sino nuestro corazón es alegría, regocijo, satisfacción, realización y contentamiento.  Dios es quien produce el verdadero contentamiento en nosotros y no las cosas que puedas tener.

El contentamiento no viene por lo que damos a Dios, sino que es Dios quien crea en nosotros la satisfacción, la alegría, y el gozo.   El contentamiento es tan positivo ya que se demuestra en el gozo, la alegría, en un estado de ánimo de entusiasmo, amabilidad, y armonía que contagia a muchos otros más. No hay mejor manera de vivir que estar conformes, satisfechos en Dios, y eso solo viene cuando dependemos de Dios, cuando nuestra fe está conectada en Dios, la cual por nada deja de ser.  Quiere decir que no es el esfuerzo humano el que nos hace sentirnos satisfechos sino Dios en nosotros.   No son las cosas que tienes, no es lo que haces, sino Dios en ti.

¿Que realmente necesitamos para que Dios produzca el verdadero contentamiento en nosotros? Porque, necesitamos un contentamiento firme, estable, inconmovible y que sea inmune e inmutable ante  toda circunstancia.  Inicia en el corazón  y se demuestra en nuestro diario andar.    Implica dependencia total de Dios, es el lenguaje de la fe, y se demuestra en la obediencia a Dios y su Palabra.   Dios no creara gozo, alegría, satisfacción y contentamiento en nosotros a menos que confiemos en él, y que tengamos una profunda fe en él.

No olvides, el verdadero contentamiento no lo da las cosas que tienes, ni lo que tú eres y puedes hacer, porque este solo viene de Dios, él lo crea en ti después que tu aprendes a depender, confiar, y esperar en él en cualquiera que sea la circunstancia (Sal. 37:3-7ª).  No sé como la estas pasando en este día, ni que estas sintiendo, pero por favor, lee este pasaje en actitud de oración, pero créelo en tu corazón.

3 Confía en el Señor y haz el bien;
establécete en la tierra y manténte fiel.
Deléitate en el Señor,
y él te concederá los deseos de tu corazón.

Encomienda al Señor tu camino;
confía en él, y él actuará.
Hará que tu justicia resplandezca como el alba;
tu justa causa, como el sol de mediodía.

Guarda silencio ante el Señor,
y espera en él con paciencia;

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s