Si me amáis, guardad mis mandamientos

Luis Gómez Chávez

En paráfrasis de una frase bíblica  dicha por Carole Sthefens “Los diez mandamientos de Dios es una manifestación de Su amor por nosotros, y la obediencia de sus mandamientos es una expresión de nuestro amor por él”.     Juan en su primera carta en el capítulo 4 dice: En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. 10 En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

               Ahora quiero citar Juan 15:10, 12,17 que literalmente dice: 10 Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. 12 Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. 17 Esto os mando: Que os améis unos a otros.   Pero Juan 14: 15 Si me amáis, guardad mis mandamientos; es el texto central que resume el deseo de Dios con relación a los mandamientos en nuestro diario vivir, que amemos a Dios con todo nuestro ser y que de la misma manera aprendamos a amar al prójimo.

La relevancia de los mandamientos de Dios para nuestra vida en este tiempo postmoderno es de suma necesidad e importancia.    Nosotros los hijos de Dios, estamos obligados a no solo conocerlos de memoria, sino de obedecerlos sin reserva, pero también con disposición, alegría y entusiasmo. El obedecerlos es la mayor demostración de que verdaderamente amamos a nuestro Dios.  Cada vez que hacemos algo malo, más de algún mandamiento estamos desobedeciendo, y al hacerlo estamos demostrando deslealtad y falta de amor hacia Dios.

La enseñanza de los diez mandamientos es tan necesaria, urgente y pertinente hoy como lo fue en los días de Moisés.   La enseñanza y la vivencia de estos mandamientos  son la base para desarrollar una estrecha y fresca relación con Dios, una sincera y honesta relación con la familia y una transparente y efectiva relación con los demás.  Es importante que cada cristiano aprenda a amar a Dios de todo corazón, a amar de todo corazón a la familia y amar de todo corazón a los demás, porque así estaremos protegiendo la vida, la propiedad y la libertad.

El verdadero amor traspasa límites y  barreras culturales, espirituales, sociales, morales, religiosas, nacionales e internacionales.  Es un amor hacia Dios, hacia la familia, hacia el prójimo y hacia las cosas que agradan a Dios lo cual edifica a la iglesia.  El verdadero amor en el creyente se expresa en la medida que somos obedientes a la Palabra, al Espíritu Santo, a Jesucristo, a Dios el Padre, a las autoridades espirituales y civiles que Dios ha establecido.  La obediencia es la definición más corta y completa de la fe, pero es la demostración más clara de nuestro amor a Dios.   Y como lo enfatiza Moisés en el libro de Deuteronomio, el guardar los mandamientos de Dios es el camino más corto para ser bendecidos.

Asique, esforcémonos por ser obedientes en todo, y con seguridad Dios cumplirá la promesa que le hizo a Josué en el capitulo.   “No te apartes ni a la izquierda ni a la derecha, medita en ella siempre, y todo lo que hagas prosperará”.  Si tan solo practicáramos hoy los dos grandes mandamientos que Jesús nos dejo, esta sociedad en que vivimos sería totalmente diferente.  Pero acá está el gran reto, ¿lo toma o lo deja? ¿Hay alguien a quien no puede amar o le cuesta amar?

Anuncios

3 pensamientos en “Si me amáis, guardad mis mandamientos

  1. Los diez mandamientos fueron dados al pueblo judio.Jesus dijo que la ley y los profetas se resumen en amarás al señor con todo…..y a tu prójimo como a ti mismo.(marcos 22:34-40) en efesios CAP 2 verso 14-15 dice claramente que Él es nuestra paz que de ambos pueblos hizo uno derribando la pared intermedia de separación aboliendo en su carne las enemistades. La ley de los mandamientos expresados en ordenanzas para crear en sí mismo de los dos uno solo y nuevo hombre haciendo la paz. Sí verdad que Jesús nunca vino a abrogar la ley sino a cumplirla pero el mismo Espíritu Santo es el que nos guía a toda la verdad en Hechos capítulo 2 dice que los discípulos esperaban habiendo recibido mandamientos por el Espíritu Santo el Espíritu Santo es el consolador todo aquello que nosotros por nuestra carne ni nuestro no podemos cumplir hoy en día por medio de la promesa del Espíritu Santo nosotros podemos cumplir el plan de salvación que está en Cristo Jesús el cual nos libra y nos librará del presente siglo malo. Vuelvo a nosotros como gentiles en Hechos capítulo 15 hay una parte en la que los discípulos están hablando en el concilio de Jerusalén y en el capítulo 15 en el versículo 7 de hechos dice y después de mucha discusión Pedro se levantó y le dijo varones hermanos vosotros sabéis cómo ya hace algún tiempo que Dios escogió que los gentiles oyesen por mi boca la palabra del Evangelio y creías y Dios que conoce los corazones le dio testimonio dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos purificando por la fe sus corazones ahora pues por que tengáis adiós poniendo sobre la Cervi de los discípulos un yugo que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar antes creemos que por la gracia del Señor Jesús seremos salvos de igual modo que yo entonces toda la multitud cayó y oyeron a Bernabé y Pablo que contaban con grandes señales y maravillas había hecho Dios por medio de ellos entre los gentiles aquí vemos no como Dios mismo por boca de Pablo y Bernabé está hablando una verdad es que están vigentes hasta el día de hoy los mandamientos de Dios por supuesto que no son gravosos pero hay un mandamiento que es aceptar el sacrificio de la cruz y muchos no pasan por el prefieren vivir bajo tradiciones y bajo esfuerzos humanos que no llegan a justificar al hombre llegan a justificarse la mente la mente del hombre pero no justifica su corazón sino somos lavados por la sangre del cordero no seremos salvos eso es lo que está claramente especificado en la biblio una de las cosas que le mandaron fue que había parecido bien al Espíritu Santo en el versículo 28 a nosotros no imponernos ninguna carga más que estas cosas necesarias tengáis de lo sacrificado a los ídolos de sangre de ahogado y de fornicación de las cuales cosas y a guardar es bien haré pasarlo bien que Dios os bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s