Crecimiento Natural

Luis Gómez Chávez

El deseo de Dios  es que cada hijo suyo y la iglesia en general crezca.   El deseo de todo pastor es que cada persona que se convierte a Cristo experimente el crecimiento espiritual de manera natural. Pero también, todo pastor anhela ver que la iglesia que Dios le ha encomendado crezca integralmente, en número y en vida espiritual.    Es por ello que todo hijo de Dios, por naturaleza debe sentir y esforzarse por crecer en su relación con Dios hasta alcanzar madurez espiritual.   El crecimiento llega cuando Dios asi lo decide.

Ya lo he escrito en otras ocasiones, que todos debemos anhelar un crecimiento integral como iglesia, pero debe ser un crecimiento natural y saludable porque como lo escribió un teólogo brasilero, que la iglesia que no crece está enferma, pero cuando por el crecimiento la iglesia se divide, este es un crecimiento enfermizo.   Es por eso que insisto, el crecimiento ha de llegar de manera natural, sin ser forzado, obligado o manipulado.   Es como el crecimiento natural o normal de los árboles frutales, estos dan fruto a su tiempo, no se puede forzar, apurar, u obligar.  Es como cuando se siembra la semilla de maíz o frijol. El agricultor sabe que estos dan su fruto a los 2 meses  y medio de haber sido sembrado, no se puede apurar, obligar, o presionar para que dé fruto antes.

Como en todo, y en todos, el crecimiento lo da Dios.  Ningún ser humano puede hacerse crecer por su misma decisión, ni un árbol o planta puede crecer y dar frutos por meritos humanos, sino que todo es por voluntad de Dios.   Claramente dice la Biblia, que nada se mueve si no es por voluntad de Dios.  Nadie puede hacer crecer ni un tan solo cabello si no lo ha decidido Dios.   Y en cuanto a la vida espiritual, es aun más cierto, que nadie es mayor, y que el crecimiento lo da Dios.  1 Co. 3 Pablo dice, Yo sembré (evangelice), Apolos regó (discípulo), pero el crecimiento lo da Dios, él es mayor que todos.

Entonces, la manera natural para que la Iglesia crezca  es a través de evangelizar y discipular como un estilo de vida.  Esta es la acción natural que todo hijo de Dios desde que nace de nuevo debe estar haciendo todos los días como un estilo de vida, dar a conocer a Dios a toda persona que aun no conoce de Dios, y confirmando o discipulado a todo aquel que por la gracia de Dios ha alcanzado salvación y vida eterna.   No olvidar, que quien hace nacer de nuevo, la conversión en sí, y el crecimiento espiritual de todo cristiano, es por la gracia de Dios.

Él ha dejado en nosotros el Espíritu Santo para que nos ayude, guie, nutra, lleve de la mano hasta que podamos caminar por nosotros mismos.    Ha dejado su Palabra para que esta sirva como guía, instrucción, leche, manual, y sostén hasta alcanzar el crecimiento espiritual.   Sin olvidar, que el crecimiento natural incluye e implica que cada cristiano por voluntad propia, leer la Biblia, orar todos los días, asistir al templo con regularidad, dar a conocer lo que Dios ha hecho en su vida, y participar con las ofrendas y diezmos como lo enseña la Biblia.

¿Cuánto ha crecido espiritualmente desde que creyó en Jesús?   Descuidar la vida espiritual y todos estos recursos nos llevan a una decadencia y esterilidad espiritual, y nos convertimos en presa fácil del diablo, la carne y el mundo.  Esto puede pasarles a todos, no importa si ha sido cristiano maduro o no, no podemos dejar ni la más mínima fisura de vulnerabilidad al diablo, a la carne, o al mundo porque tienen poder para convencer y engañar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s