Beneficios por vivir en Unidad

Luis Gómez Chávez

Mientras Jesús estuvo con sus discípulos, la unidad fue una bendición porque tenían dirección, misión, visión común y Jesús se encargaba de alimentar, mantener y monitorear dicha unidad. El  reto está en mantenerla ahora que Jesús los dejará.  Ese es el ruego y deseo de Jesús al Padre, que  guarde,  proteja, mantenga apartados del mal no solo a sus discípulos sino a todos los que habrán de creen en Jesús.  También ruega que con gozo se mantengan  en santidad y unidos como él y su Padre, tal unión es perfecta.

A dicha unidad de Jesús y sus discípulos se debe la extensión del evangelio hasta Roma, y a todo el mundo.  Unidad no es ausencia de desacuerdos sino la capacidad de ponerse de acuerdo. Unidad no es ausencia de diferentes opiniones sino la madurez en escuchar, examinar y aceptar lo que es correcto. Unidad no es ausencia hasta de algunas discusiones sino la sabiduría en saberlos resolver.  Todo esto pudo darse en esta dimensión divina terrenal pero siempre hubo armonía, unidad y es lo que impactó al mundo que les veía.

Muy poca atención e interés se ha dado al hecho de vivir en unidad como iglesia. La unidad es un recurso que Dios ha dejado a la Iglesia para impactar al mundo por medio del ejemplo.  Más  hermoso es reconocer que en la unidad se disfruta y se experimenta más el amor de Dios, porque es una bendición sublime. El Salmo 133 lo  promete y lo comprueba, que estar en armonía, de acuerdo, en unidad profunda, ahí hay bendición y vida eterna.    Jesús prometió que cuando dos personas se ponen de acuerdo, ahí está presente él para dar bendición.

Creo que no nos hemos dado cuenta sobre la importancia, el valor y el poder de la unidad en una familia y en una iglesia.  En la unidad esta la fuerza.  En la unidad la fuerza se eleva a una décima potencia porque tiene como fundamento de unidad a Dios. En la unidad aun las debilidades se aprovechan como recursos.  La unidad aprovecha las virtudes de todos por igual y no se detiene para cuestionar los defectos  porque solo ve una meta final a alcanzar.   En la unidad creada, alimentada y monitoreada por el Espíritu Santo, todos nos pertenecemos y nos necesitamos.

Piense en este día que en cualquier grupo en que esté, la unidad es un ambiente no solo espiritual, pero cuando es el Espíritu el que la sostiene y monitorea, no hay fuerza en la tierra que la destruya y dé por hecho que los sueños, los proyectos, los planes, los anhelos basados en la Biblia y no en sus intereses, todos y cada uno se cumplirán.  Con tanta razón, la principal petición de Jesús en Juan 17 es por la unidad de sus discípulos, y la unidad de la Iglesia que él levantaría.    Una iglesia unida, no hay nada que la detenga, ni las puertas del hades pueden contra ella.   Así que, el llamado es para que cada cristiano haga su parte, se esfuerce por vivir en unidad para que el mundo no solo vea  a Jesús, sino que lo crea como Salvador y Señor.

No olvide que si estamos juntos somos mejores, y si estamos unidos somos vencedores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s