¿Para qué te creó Dios?

Luis Gómez Chávez

Vivir solo por vivir es morir cada día por no saber para que vive.   Más morir cada día sabiendo la razón por la cual Dios te creó es vivir.  Muchos están viviendo solo por vivir sin darse cuenta que cada día están muriendo por no saber porque vivir.  Más hay personas que mueren cada día tratando de vivir sin haber descubierto la razón por la cual vivir.  El apóstol Pablo escribió “Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia”  (Fil. 1:21) lo cual se convirtió en su filosofía de vida para cumplir la misión para la cual Dios lo llamó.

Entonces, ¿para qué existe usted? ¿Para qué lo creó Dios? ¿Acaso no para cumplir la misma misión para la cual vivió San pablo?   Esta es la misma razón que justifica nuestra existencia, su existencia y mi existencia. Usted existe para dar a conocer a Dios, su amor, su plan redentor al hombre pecador, usted existe para dar honra a Dios y unido a todos los miembros de la Iglesia ser edificada de tal manera que todos los que no conocen a Cristo sean alcanzados.

Ah, hermanos amados, niños, jóvenes, damas y caballeros, Esteban entregó su vida para cumplir la voluntad de Dios (Hch. 7). Con todo, antes de morir como lo hiciera nuestro maestro, Jesús, dijo: “Perdónales porque no saben lo que hacen”.  A su muerte, Dios llamó a Felipe quien con convicción respondió al llamado de Dios, conforme a la voluntad de Dios.   Ellos dos sabían  cómo cumplir la voluntad de Dios, ambos estaban “llenos” controlados por el Espíritu Santo, disfrutaban de una relación íntima con Dios.

Iglesia amada, Dios nos está llamando a dejarnos controlar por el Espíritu Santo porque solo así nos despojaremos de la soberbia, la caparazón humana y la autosuficiencia personal.  Dios dejó al Espíritu para guiarnos, formarnos, enseñarnos, y controlarnos y la resistencia a él solo empeora las cosas.  Una vez más, iglesia, juntos entreguémonos al señorío de Jesús para que solo él reine en cada uno, en usted, en su casa, en sus proyectos, en su mente, en su corazón, en su cuerpo, y en su trabajo, etc.

Una persona, un matrimonio, una familia y una iglesia que permite al Espíritu que controle y reine en sus vidas,  lo demuestra todos los días, en su forma de pensar, actuar y hablar.  Quien está llena del Espíritu predica de Cristo constantemente, obedece la Palabra de Dios sin cuestionar, conoce y hace de la Palabra de Dios su mayor recurso para crecer espiritualmente. Además,  siente profunda pasión por las almas perdidas y está involucrado en la obra de Dios.  Vive para agradar a Dios, renuncia a las cosas de este mundo (Hch. 8).  Esto es cumplir la voluntad de Dios para lo cual cada uno de sus hijos e hijas hemos sido creados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s