La teología no cambia, el hombre la tuerce

Día 287
Job 6
Lectura de los libros poéticos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

No todo el que hace teología tiene una perspectiva correcta sobre la verdadera teología.     Por ejemplo, Elifaz dice que todo lo malo que le viene a Job  es evidencia de que  está en pecado. Hay una verdad universal de fondo, que todo el que comete pecado tiene consecuencias que enfrentar, pero no todo lo que viene a las personas es por causa del pecado.

El libro de Job responde a la pregunta ¿Por qué sufren los justos?  Job desde el inicio enfrenta la realidad del sufrimiento en su propia vida con una pregunta  ¿Por qué viene este sufrimiento a mí? y que más tarde la cambia a ¿Para qué viene este sufrimiento a mi vida?  Satanás tenía una perspectiva incorrecta sobre la teología que Dios ha plasmado en su Palabra y que espera de cada hijo suyo.    Hay muchos teólogos en este tiempo que tuercen la verdadera teología basado en su propio razonamiento, motivaciones e intereses.    Dios es quien tiene la verdadera teología, y él es quien en su soberanía escogió a Job para demostrar la verdadera perspectiva de la fe, lealtad y fidelidad cuando hay temor auténtico en Dios.

Dios por ser soberano y omnisciente conoce el presente y futuro de Job.  Por lo tanto, sabedor de la calidad de fe, temor y relación que tiene Job con Dios, lo escoge para enfrentarlo a su archi enemigo de todos los tiempos, Satanás, quien está intentando confundir a la humanidad y a los teólogos poco cuidadosos y poco responsables con el significado original de Dios.   También los amigos de Job tienen una perspectiva equivocada acerca de ciertos tópicos teológicos.    Se atreven a emitir con afirmación una conclusión teológica acerca del pecado, del sufrimiento, del castigo y del pecador.

Decir que alguien está sufriendo porque ha pecado, sin saber a profundidad.   Job por otro lado es el que entiende menos sobre lo que está pasando.   Irse una noche a descansar, en paz con Dios y levantarse el siguiente día con una pérdida total de sus propiedades, de sus hijos, y más aun, con una insoportable e inexplicable enfermedad.    Es por esto que lo primero que pregunta a Dios, con la seguridad de la fe que hay en su vida, del temor hacia Dios, y de la buena relación que tiene con Dios.  ¿Por qué viene esta enfermedad, este sufrimiento, estas  pruebas, estas calamidades a mí, si estoy seguro de que mi vida espiritual es solvente?

A esto obedece la actitud de Job en los capítulos 6-8.  Así que, en este desarrollo en la escuela teológica de la fe que Dios está llevando a Job, es que su amigo Elifaz emite su primera conclusión.   Por hoy, debemos decir que Dios es soberano, omnisciente, y puede escogerte a ti para probar tu fe y fidelidad.    La Biblia dice que Dios no nos envía una prueba que no podamos resistir, y es más, unido a la prueba, nos provee una puerta de salida para que tu y yo podamos salir vencedores.   Lo que debemos hacer es mantener la confianza en Dios para no fallarle, y esperar completamente en su fidelidad.

Cuando te encuentres en una prueba, circunstancia que no entiendes y que atenta contra ti, no dejes de confiar en Dios, no dejes de ser fiel a Dios, no cambies tus convicciones en Dios y él te dará todo lo que necesitas para salir vencedor.   Es necesario que aprender a confiar que Dios jamás te enviará algo que no puedas enfrentar.   Cuando estés en esa prueba y circunstancia de dolor o incomprensión, alaba a Dios, alaba a Dios, y alaba a Dios.   Dios nunca te fallará, por ende, tu nunca le debes fallar.

Jamás cuestiones a Dios, y a Satanás no le creas ninguna teología que te presente por muy buena que parezca.  Lo mejor que puedes hacer es ser fiel a Dios aun cuando no entiendas lo que viene a tu vida.

Anuncios

Disciplina o castigo

Día 286
Job 5
Lectura de los libros poéticos 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Elifaz, uno de los 4 amigos de Job que se quedó cerca de él 7 días sin decir nada, finalmente irrumpió el silencio y presentó su posición. Aquí se cumple el principio de la ley de la recompensa “Lo que se siembra así se cosecha” (4:7-9).  Su teoría es que Job sufre porque ha pecado y el pecado es el justo castigo de Dios por haberse apartado.  La solución para este problema está en el 5:8 “volver a buscar a Dios y todo saldrá bien”.  Luego el 5:17 dice: Dichoso el que recibe la reprensión (castigo) de Dios.  En fin, Dios juzga al injusto y prospera al justo.  Cuando el justo se aparta, Dios lo corrige con el sufrimiento.

¿Ya se dio cuenta lo que esta afirmando Elifaz?  Tácitamente afirma que Job está siendo castigado por Dios por causa del pecado en que ha estado.  La pregunta para Elifaz es, ¿Dónde está el pecado de Job si Dios mismo lo presento como aprobado, temeroso, perfecto, y recto?    Su posición es una mera opinión, o una teología tergiversada.   Es verdad la regla de la siembra y la cosecha, pero en este caso, según el testimonio que Dios da de Job, y lo poco que conocemos de este hombre, él no ha sembrado para cosechar enfermedad o sufrimiento.

Una cosa es disciplina pedagógica y otra cosa es castigo como consecuencia de.  La disciplina con fines pedagógicos es aquella que Dios la permite como prueba porque desea que nosotros crezcamos, y demostremos nuestra fidelidad.  Este es el caso de Job, él sin tener pecado que amerite castigo, fue expuesto a sufrimiento como prueba, Dios está probando no solo a Satán, sino al mundo entero que cuando se ama a Dios, se es fiel a la relación, identidad, a la fe, aun cuando sea sometido a la más dura prueba o sufrimiento.  Y como es prueba que viene de Dios, él está cerca para dar la resistencia, abrir una puerta para que pueda salir victorioso.   Es una disciplina con muchas enseñanzas para que crezcamos en la fe.

El castigo como consecuencia del pecado, es otra cosa.   Tome en cuenta, que siempre es un castigo que Dios permite y da a quienes él ama, a sus hijos.  La teoría de Elifaz en este sentido es correcta, que Dios castiga por el pecado, pero si lo hace con sus hijos que Dios ama, el castigo aunque es merecido, es para el bien del castigado.    Un ejemplo, Dios castigo a David por causa de su pecado con una mujer que no era su esposa, y David experimento las consecuencias durante 10 años, y él nunca dejo de ser hijo de Dios.     Hay castigos que viene a los que no son hijos de Dios, pero es consecuencia de su incredulidad. Tal es el caso de los habitantes de Sodoma y Gomorra, por no creer en Dios, y por dedicarse solo a pecar contra Dios, vino el castigo que terminó con toda la población.

Bienaventurado el que es disciplinado por Dios, porque Dios al que ama disciplina.   Muchas veces la disciplina viene no porque se esté en pecado, sino porque Dios busca que demos mejores frutos. Así que cuando os encontréis en diversas pruebas, si no habéis pecado, es porque Dios espera mucho más de ti, y por tanto, alaba a Dios, considérate dichoso porque es señal de que Dios te ama.