Valórate como persona

Día 270
Cantares 1:1-6
Lectura, 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Hay un problema a nivel mundial, y es sobre la valorización de uno mismo.  Por ejemplo, 1 de cada 4 adolescentes tiene problemas con la baja autoestima.  En la paz Bolivia, 7 de cada 10 adolescentes experimentan problemas con la autoestima baja y en parte es por los cambios físicos, y de identidad.    Tanto hombres como mujeres experimentan crisis de autoestima por diferentes razones, en mayor o menor grado.   Puede ser baja o alta autoestima.   La Biblia considera esto un problema de personalidad, falta de reconocimiento del Creador y e insatisfacción de su propia persona, lo cual constituye una falta en contra de Dios.

La valorización de una persona no lo da las cosas, los bienes, los apellidos, la fisonomía, la educación, la familia, el apellido, la vivienda, ni las personas, aunque todo esto tiene su grado de influencia.    He aprendido dos cosas, que quien determina el valor de una persona es Dios el Creador perfecto, y uno mismo, el único que se conoce.     Por lo tanto, los dimes y diretes de las personas, sean estos favorables o desfavorables, sean estos honestos o deshonestos, que me engalanan o no, es un asunto muy secundario.    El estado de ánimo de uno mismo no debe depender del grado de confirmación, felicitación, recibimiento de los demás, sino de cómo uno mismo se ama.

Al comenzar la lectura de Cantares, el tercer libro escrito por Salomón, encuentro una primera gran enseñanza sobre la autoestima que tenía su novia, la Sunamita (v.5-6).   En los primeros siglos, el libro de Cantares no fue aceptado como libro canónico de la Biblia por la temática que desarrolla, y cuando fue aceptado, fue denominado “el patito feo de la Biblia”.  No obstante, mas tarde fue reconocido auténticamente inspirado por Dios, y que habla del amor puro que debe existir en un matrimonio.

Cantares describe  los pasos que se han de dar en la relación de un hombre con una mujer desde su noviazgo hasta la luna de miel.   En los vv. 5-6 encontramos a la novia, y lo hermoso es el valor que tiene de ella misma.  Esto es de suma importancia el aceptarse, quererse, amarse a uno mismo sin reservas pues esto da seguridad, identidad, y personalidad.   Observe las primeras palabras, “Morena soy, oh hijas de Jerusalén, pero codiciable” ¿considera que está implicado que hay diferencias con las chicas de Jerusalén tanto en color como en fisonomía?  Parece ser que había cierto rechazo por el color, por la nacionalidad, etc.   Con todo, ella con la frente en alto les dice, “soy codiciable” me siento elegante, soy bonita, me gusto como soy. Insiste en el v. 6 “No reparéis en que soy morena, el sol me miró”.

La enseñanza de hoy es que debemos aceptarnos, querernos, amarnos y valorarnos tal como somos porque Dios el perfecto Creador nos hizo tal como somos.   Jamás hemos de sentirnos ni inferior ni superior que los demás, el valor que usted ha de tenerse es el valor que Dios le dio desde que la (lo) creó.  No se compare, no imite, sea usted misma (o), sea feliz como es y lo que tiene.  Contentamiento en todo sentido es lo que agrada a Dios. Si Dios te ama como eres, y tú te amas como eres, los demás es lo de menos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s