Invierte en vez de gastar

Día 267
Eclesiastés 11:1-8
Lectura de Eclesiastés 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Algunos comentaristas interpretan los v.1-5 como una enseñanza tocante la importancia de saber usar bien los recursos financieros.   Es probable que Salomón este usando ciertos refranes populares para dejar una enseñanza práctica.  Por ejemplo, bajo el argumento de que es bueno cuidar los recursos, el versículo uno sugiere no malgastar el dinero, no tirarlo a la deriva, sino saberlo invertir. Luego bajo el verbo, “reparta” a siete u ocho personas,  está haciendo alusión al principio de la generosidad.   Pareciera que se busca un balance, por un lado esta quien sin miramiento despilfarra los recursos, y por el otro está el que reparte con liberalidad, es generoso, pero con una perspectiva de inversión.

Hay un llamado a saber invertir los recursos que se tienen porque ese es el resultado de un trabajo sabio.    Claro está que ser generoso es una inversión que se hace en las personas y Dios lo toma muy en cuenta.   De fondo, la enseñanza principal es sobre el trabajo, todos debemos trabajar con sabiduría, y con mucha fe, aun cuando sabemos que no somos eternos, que cuando muramos todo se queda en la tierra, pero el trabajar con una perspectiva positiva, sabia; en cierta forma es lo que da sentido a la vida.   Es probable que el argumento mayor que desarrolla el predicador es desde el capitulo 9 desde donde bien hablando sobre el desconocimiento humano sobre su futuro.   Es por ello que anima a trabajar, usar bien, invertir su trabajo, o el fruto de su trabajo en lo que vale la pena, pues esta inversión puede servirle de recompensa para los tiempos de necesidad.

La verdad es que nosotros los humanos, aun los que ya somos cristianos, no tenemos la capacidad de saber qué es lo que nos depara el futuro cercano, hablando de lo que sucede cada día.  Claro si sabemos que al morir vamos con Cristo, y que viviremos con él por toda la eternidad, y eso nos da seguridad, tranquilidad y esperanza.  Sin embargo, no podemos saber si 10 minutos después de que hemos estado hablando con alguien tendremos un accidente, o nos robarán, o terminará nuestro trabajo, o nos enfermaremos, o la casa se incendiará. No somos omniscientes para saberlo, ni videntes para pronosticar, pues de lo contrario, nos prepararíamos.

Tres veces se encuentra la frase “no sabes” (v.2, 5,6).  Es verdad, nosotros los humanos no sabemos lo que nos pueda pasar minutos después que hemos estando en algún lugar.  Por esta razón, debemos saber invertir bien, la vida, el tiempo, la familia, el trabajo, el dinero, los talentos, las habilidades, y todo.    Debemos ser buenos mayordomos de la vida, del trabajo, y del dinero, pues una vez muramos, nada nos llevamos, todo se queda acá.  Por tal razón, debemos hacer cosas que tengan recompensa e intereses mayores en el cielo, y ser generoso es mejor que el despilfarro, pensar en las cosas de este mundo es pura vanidad, pero pensar, y vivir bajo el temor de Dios es mucho mejor.  Invitamos en vez de gastar, pero invierte con sabiduría, amor y generosidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s