Ten cuidado con las pequeñas cosas

Día 264
Eclesiastés 10:1-10
Lectura de Eclesiastés 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Cuando se piensa en  las diferentes cosas de la vida, generalmente ponemos atención a las cosas grandes y no mucho en los detalles o cosas ínfimas. Sin embargo, es necesario poner atención a las cosas pequeñas, pues estas tienen poder para determinar, inflamar, afectar o decidir. Por ejemplo, el olor de una mosca muerta tiene el poder de opacar el perfume del ungüento del perfumista.  Tal como  un poco de levadura es capaz de leudar toda la masa del panadero arruinándolo todo.

Les cuento esta historia que va acorde con el argumento.   Cuando yo era un niño, fui a una molienda, lugar donde muelen la caña de azúcar, cosen la miel para hacer atado de dulce o panelas, batidos, etc. Cuando ya tienen suficiente jugo de la caña, la echan en un depósito grande llamado perol para hasta que el jugo se convierte en miel.   Durante el proceso, las personas acostumbraban a poner ayotes dentro de la miel hasta coserlos en miel.  Una persona no tuvo cuidado y colocó un ayote pequeño similar a los demás, pero era muy diferente, le llaman ayote de caballo, el cual aunque parecía similar, por dentro era amargo. ¿Qué paso?  Paso que un pequeño ayote fue capaz de echar a perder el inmenso perol lleno de miel y los ayotes que estaban a su alrededor.  ¿Es posible que un poquito de amargura eche a perder toda una vida de dulzura?

Así es la realidad. Podemos estar en una reunión de armonía, gozo, acuerdos, proyecciones, pero con solo una pregunta fuera de tono porque está acompañada de necedad, malicia, amargura, hace que todo el ambiente de la misma reunión cambien y termine con mal sabor. Esta es la labor del necio, al necio no le gana nadie pues ni a sus pensamientos y presentimientos pone oído.  Su necedad es comparada con el efecto que causa el mal olor de una mosca muerta (v.1) que puede opacar la fragancia del perfumista.   Usted conoce el poder de los zorrillos, son animales tan pequeños pero cuando deciden deparar su orín, ese mal olor se dispersa, penetra  y dura mucho tiempo.

De igual manera, un error, una mala decisión, una palabra mal dicha, una falla injustificada, una acción fuera de tono, pueden llegar a afectar aun al más sabio y honorable. Por ejemplo, un sí o un no son dos de las palabras más pequeñas del vocabulario humano, pero pueden determinar una guerra, una desgracia, o una victoria o una bendición. Sin embargo, los pequeños detalles, las pequeñas cosas como ayudan.  Por ejemplo, una palabra, una llamada, una tarjeta, un saludo, un abrazo, un te quiero, una palmadita, una sonrisa,  una felicitación, significan mucho.   No dejemos de hacer las cosas pequeñas que engalanan la vida, porque detalles bellos está formada la hermosura de la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s