Las ventajas de ser sabio

Día 260
Eclesiastés 8:1-9
Lectura de Eclesiastés 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Usted recuerda que una petición que hizo Salomón a Dios antes de iniciar su reinado fue que le diera sabiduría para saber guiar a la nación de Israel.  Dios no solo le dio sabiduría sino mucha riqueza, y otras cosas más al ver el corazón de Salomón que no fue materialista ni ambicioso.    Sin embargo, Salomón olvidó una prohibición que Dios había dado a todo Israel, no aliarse con mujeres extranjeras para no ser desviado a un estilo de vida contrario al deseado por Dios, específicamente la idolatría.    Como resultado de su desobediencia, Salomón fracasó en su reinado por no saber usar la sabiduría que Dios le dio, sino que se confió en la sabiduría natural del humano o en sus propias decisiones al no tomar en cuenta a Dios.

Como usted ya se dio cuenta, Salomón nos ha compartido la experiencia que vivió por no seguir la sabiduría de Dios y de cómo poco a poco fue llevado al fracaso en su relación con Dios (cap. 1-7).   Hay una sabiduría humana que por muy buena, moral, piadosa y religiosa que sea, al final termina en el mismo lugar de todos los que declaradamente se oponen a Dios.  Hay una sabiduría de lo alto, que es espiritual, que viene de Dios y solo se tiene si hay una relación personal con Dios, pero que si no se obedece, practica y se sigue se llega al fracaso espiritual.  Esto es lo que paso con Salomón,  comenzó bien y le iba súper bien, pero al apartarse de la sabiduría de Dios y hacer las cosas sin el temor de Dios, terminó en un vacio que lo llevo a buscar la felicidad en todo lo que tenia, fama, dinero, mujeres, bienes, sin poderlo lograr.

Es por eso que en el capítulo 8 Salomón  habla de las ventajas que tiene la persona que decide vivir bajo la influencia y dirección de la sabiduría de Dios.  ¿Quién como el sabio? (v.1) ¿Quién como el que sabe las declaraciones de las cosas?  En el v. 2 hace una fuerte recomendación, guardar el mandamiento del rey, y la palabra del juramento de Dios.   El único que es soberano y decide hacer las cosas sin preguntar o pedir permiso es Dios que es soberano perfecto, y al rey se le ha delegado cierta soberanía para decidir qué hacer, cuándo y cómo hacerlo (v.4).  Quien obedece los mandamientos no tendrá problemas, y el sabio tiene la bendición y ventaja de poder discernir sobre los tiempos y las consecuencias por no obedecer.

Cuando dejamos que la sabiduría de Dios nos controle, se sabe tomar las mejores decisiones, se sabe el cuándo, el porqué y el para qué, y aun el cómo.   A veces no son las decisiones que humanamente se desean, pero si son las que Dios quiere, seguro es que eso es lo mejor.  Esa es una de las grandes ventajas de vivir bajo la sabiduría de Dios (v.6-7).   Aunque vivir bajo el control de la sabiduría de Dios, o el temor de Dios no es fácil, pero es lo más beneficioso para cada uno.  Atrévete a dejarte guiar por la sabiduría  y el temor de Dios, y seguro que cada decisión que tomes, cada cosa que hagas, tendrá mucho menos riesgo de fracaso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s