Acepta tu responsabilidad

Día 259
Eclesiastés 7:9-29
Lectura de Eclesiastés 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Es muy interesante reconocer que desde el principio, la primera pareja de seres humanos, Adán y Eva, ya tenían esta costumbre, la de no reconocer su culpabilidad.   Bueno, esta mala práctica recién había comenzado en ellos, en el momento de desobedecer, la naturaleza pecaminosa inició en ellos, la cual nos ha sido imputada.    En fin, me refiero al hecho de no reconocer sus propias faltas sino culpar a la otra persona.    Dios dijo a Adán, ¿quién te dio de comer del fruto del árbol del bien y del mal que Dios les había prohibido comer?  Adán respondió, “La mujer que me distes por compañera me dio del árbol, y yo comí”.  Culpa a Eva quien le dio del árbol, y culpa a Dios por haberle dado esta compañera por mujer.  Luego Dios pregunta a Eva, ¿Qué es lo que has hecho? Ella responsabilizó del pecado a la serpiente, ella me engañó.

Con seguridad podemos encontrar otros ejemplos a lo largo de la literatura bíblica.   Es más, es probable que usted conozca a alguien que suele tener esta práctica de no aceptar responsabilidad cuando algo sale mal. En los niños es algo común, y sin darse cuanta se justifican. No es cierto que solo en los niños se vea esto, todos hemos caído en esta mala práctica y es probable que usted ya lo haya hecho más de alguna vez.    Esta es una costumbre como parte de la naturaleza pecaminosa, y ahora, con excepción de Adán y Eva, todos desde que nacemos ya traemos esa tendencia pecaminosa imputada por nuestros primeros padres, Adán y Eva.  Sin embargo, la responsabilidad de nuestras acciones, no es culpa de ellos, sino de quien las hace.

Es verdad que Adán y Eva nos trasmitieron esa naturaleza pecaminosa, que es el conjunto de tendencias naturales de la carne que nos incitan a hacer todo aquello que va en contra del carácter santo de Dios, que es denominado pecado.    Sin embargo, cada cosa que hacemos que va en contra del carácter santo de Dios, es responsabilidad nuestra y no de Adán y Eva.  No podemos culpar o responsabilizarlos por nuestros errores, pues cada persona es responsable de sus hechos.   De igual manera, cuando hacemos algo que no agrada a Dios, que va en contra de la moral, no podemos culpar a nuestros padres biológicos, ni mucho menos a otra persona, sino que debemos tener el carácter y la decencia de aceptar nuestra responsabilidad y por ende las consecuencias que esto trae.

Dios hizo al hombre perfecto, Adán y Eva fueron creados perfectos, sin pecado, pero ellos de su propia voluntad decidieron desobedecer a Dios comenzando allí la naturaleza pecaminosa. Desde entonces, todos nacemos con esa naturaleza (7:20), es el hombre quien la trasmite, todas las mujeres la tienen, pero es el hombre al engendrar transmite esa tendencia a hacer el mal. Es por ello que Jesús al nacer nace sin esa naturaleza, porque el Espíritu lo engendró, y María aunque tenía la naturaleza pecaminosa por haber nacido de sus padres, ella no podía transmitir esa tendencia natural a hacer el mal.

La razón por la que todos debemos tener el carácter de hacernos responsables de nuestros hechos, y no culpar a nuestros padres Adán y Eva o a otra persona, es porque Dios nos creó con personalidad que incluye la capacidad para pensar, sentir y decidir. Nosotros tenemos la inteligencia para analizar cada acción a tomar, nos da los sentimientos para percibir que cosas no son agradables a Dios, y la capacidad de tomar las mejores decisiones.   Es por eso que, cada vez que hacemos algo en contra de Dios, somos responsables porque nosotros decidimos hacerlo, y por consiguientes somos responsables del hecho y de las consecuencias.

Dice Eclesiastés 7:27-29, “pesando  las cosas una por una para hallar la razón; lo que aun busca mi alma y no la encuentra.   He aquí, solamente esto he hallado; que Dios hizo al hombre recto, pero ellos buscaron muchas perversiones”. Luego regrese una página, y en el 7:20 “Ciertamente no hay un hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque”.  Esto va de la mano con Romanos 3:9-10.  Es Eze. 18:20 confirma que cada uno es responsable por su pecado, ni el padre ni la madre podrá hacerse responsable del pecado de sus hijos, ni los hijos por los de sus padres, cada uno dará cuente por sus pecados.

Así que, mi querido (a) compañera de lectura de la Biblia, Saloman sigue la travesía de su vida buscando la explicación a sus desvaríos, a sus fracasos, a sus insatisfacciones después que ha buscado la razón, la explicación de la verdadera felicidad en cada cosa.   Lo bueno es que él se hace responsable de sus hechos, ha probado en todo, ha buscado en todo, ha experimentado en todo, y siempre ha terminado sumido en una decepción, desilusión, y en un vacío cada vez más profundo.   Es que por ser un hijo de Dios, todo lo que hay en este mundo, aunque de satisfacción temporal, el que es hijo de Dios, nunca sentirá satisfacción plena, siempre el Espíritu Santo no lo dejará tranquilo hasta dejar todo, y volverse a su Creador. Y eso es lo que hace el Rey Salomón, después de todo su desvió espiritual, él reconoce su error, fracaso, desobediencia, y termina solo, con la gran verdad, el todo del hombre está en temer a Jehová y apartarse del mal (Ecle. 12:13).

Vamos, nunca es tarde para reconocer nuestros errores, y aceptar con carácter nuestra responsabilidad. La misericordia y la gracia de Dios es mayor que nuestra desobediencia, y el pecado.  Solo que después del perdón, debemos apartarnos del pecado.  Para ti es esto también, si algo parecido está pasando en tu vida, reconoce delante de Dios, y disfrutaras la paz del perdón, y podrás levantar tu frente con libertad, y por las noches dormirás tranquilo.  A eso se refiere Salomón, y eso se llama sabiduría, temer a Jehová (7:18).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s