Gracias a Dios, alguien siempre está a mi lado

Día 252
Eclesiastés 4:8-12
Lectura de Eclesiastés 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Ya lo he compartido no solo una vez, pero jamás olvidare esta experiencia.  Me paso cuando yo era un adolescente aun, no digo los años porque ya son muchos, más de 40 años, jajaja.   Yo tenía el deseo, la inquietud y el desafío de ganar dinero yendo a trabajar en lo ajeo, para otras personas, pero era muy chico aun, y ninguno confiaría que yo podía hacer el trabajo de un grande.  Sin embargo, José, a quien le decíamos Chepe, confió en mí y me dio trabajo de ir  a deshierbar una tarea de frijolar.    Una tarea era de 30 metros cuadrados, pero parece que las tareas que daba Chepe eran de 40 metros cuadrados.

El día se llegó, muy emocionado, me sentía todo un adulto, competente.  Comencé a las 7 de la mañana, llegaron las 9 am, y luego las 12 del medio día, y a penas estaba llegando a la mitad de todo lo que conformaba la tarea.   Almorcé, y luego continúe. Cuando eran las 2 de la tarde, ya mis fuerzas comenzaban a terminar, la desilusión comenzó a agobiar, y el sol estaba tan fuerte como nunca, realmente sentía que no avanzara, y ya estaba a punto de renunciar; de una esquina, en medio de los matorrales apareció mi papá.    Cuando me vio, me dijo, como te va hijo, ah papá, me falta mucho aun, y me está costando. No te preocupes hijo, esto lo haremos rapidito.   Así fue, en tan solo media hora, mi papá me ayudó y terminamos la tarea.  Que destreza, habilidad, y fuerza la de mi papá, fue mi salvación, dos son mejores que uno.

Eso es exactamente lo que se quiere decir en este hermoso pasaje.  En todo tiempo, dos son mejores que uno, dos tienen más probabilidades de vencer.  Y mucho más si los dos son amigos, o parientes cercanos, como en el caso de mi papá.  Mi papá murió hace 30 años, y esa experiencia la tengo muy fresca en mi memoria, extraño aun a mi papá.  Es lo mismo que Salomón está explicando que hay ventajas en tener a alguien que esté a nuestro lado.  No solo da confianza, fuerza y animo, sino que da seguridad y valor.  Si uno cae, el otro lo levanta, si uno tiene frio el otro lo abriga, si uno está desanimado el otro lo anima, si necesita ayuda el otro viene en su rescate, si ya no puede seguir el otro carga, mientras uno duerme el otro podría velar, cuando todos se van este siempre llega, y cuando esté a punto de renunciar el amigo o la otra persona viene en su auxilio.

Conozco a alguien que una vez se hace amigo de uno, nunca se separa de uno, y está dispuesto hasta dar su vida por uno.  Es tan fiel que nada lo detiene, y hace todo, sabe todo lo que le pasa a uno, y tiene todos los recursos para ayudarnos.  Su nombre es Jesús, el es nuestro amigo, quien nunca nos deja, quien siempre nos ayuda, y es quien dio su vida por nosotros, y a prometido nunca, si nunca dejarnos, aunque todos nos dejen, él siempre está a nuestro lado. Su presencia garantiza nuestra victoria, felicidad, y vida eterna.  Por eso, gracias Dios, porque tu siempre estas a mi lado. Si aun no tienes a alguien a tu lado para ayudarte, levantarte, animarte, consolarte, fortalecerte, Jesús está dispuesto a ser tu amigo y quedarte contigo todo el tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s