El ideal de Dios para toda mujer

Día 243
Proverbios 31:10-31
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Ya hemos leído mucho en Proverbios acerca de la mujer insensata. Salomón personifica tanto la sabiduría como la insensatez en forma de mujeres (caps. 8—9). Quizá Dios quería que termináramos de leer este libro confiado en que las mujeres no son esencialmente malas o insensatas sino que ellas pueden ser muy buenas, sabias y admirables.  Este discurso está en forma de acróstico. Cada uno de los 22 versículos en la Biblia hebrea comienza con la sucesiva letra del alfabeto hebreo. Tal estilo no solo hace más interesante y bella la lectura sino que ayudó al lector hebreo a memorizar este pasaje.

Este es un pasaje muy especial, leído con mayor frecuencia en los meses que se reconoce la labor de las madres.  Sin embargo, Dios al revelar esta parte de su palabra tiene como propósito expresar el ideal para toda mujer.   Presenta a esta mujer como la madre ideal: cuida de sí misma (v.17), cuida a sus hijos (v.15) y cuida a su marido (v.11).  Sus manos son laboriosas y cariñosas (v.13-15), es el amor abnegado y personificado (v.17-20), vive dedicada en alma, cuerpo y corazón en cuidar su hogar con fidelidad (v.29).  Es responsable ante todo al cumplir con esmero y respeto su deber (v.21) y se complace en vivir entregada a Dios y su familia (v.28-31).

Es necesario reconocer que la base para tener una vida ejemplar es el temor de Jehová que es el tema que hilvana toda la literatura sapiencial (Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés, y Cantares).  Lo más sobresaliente, aunque es visible de esta mujer no es lo material, emocional e intelectual, sino lo familiar y principalmente lo espiritual basada en el temor de Jehová (v.30). Resultado de su vida temerosa  es que es reconocida por la familia y por la sociedad.  La familia la alaba por lo que ella es y hace (v.10, 11,31).  El 31:28 revela que los hijos llaman a su madre bienaventurada. Los hijos se sienten orgullosos de su madre y se alegran, la aplauden y la obedecen (Pro. 23:22; Ef. 6:1-3).  El esposo también la alaba, o sea, reconoce las virtudes que ella posee y la valora por lo que es y hace.   La elogia, cuida, mima y la presenta ante los demás (v.10.11.31).

Es además, admirada por la sociedad que la rodea. En la Biblia hay muchas madres admiradas, pero la de Proverbios 31:29-31 es excepcional.  El v. 29 dice que el esposo da testimonio público de su excelencia como esposa y testifica de ella. El v. 31 dice que la sociedad y las personas la distinguen de entre las demás mujeres y la admiran. Lo que la gente admira es el trabajo, la responsabilidad, el esfuerzo, su generosidad y bondad, etc.  Pero el clímax de todo el reconocimiento está en el v. 30 donde Dios reconoce la verdadera belleza de esta mujer que no es la externa sino la interna: amor hacia Dios, conducta correcta y la amabilidad.  Lo que exalta es su amor a Dios, el temor en el corazón.

Este es el reto para toda mujer, es la bendición de todo hombre tener una esposa así, es la satisfacción de los hijos tener a una madre así; es la clase de mujer que Dios espera ver. ¿Qué le parece una sociedad compuesta por mujeres de este temple?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s