Educa con amor

Día 238
Proverbios 29:15-27
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Pensando en la formación integral de los hijos, he dicho hay dos valores que todo padre debe incluir en la formación integral de sus hijos, la fe hacia Dios y el amor hacia la educación. Un niño o una niña que tiene un fundamento espiritual profundo y un legado educacional completo, casi está listo para saber vivir. Sin embargo, un temeroso (a) de Dios y un profesional o profesionista tendrá que relacionarse todos los días con leyes, normas y autoridades las cuales debe reconocer, respetar y obedecer. Este es uno de los valores que permiten a un niño y a una niña vivir en paz y armonía con los demás en medio de una sociedad. El reto nuestro es enseñar a nuestros hijos a sabe vivir en medio de toda sociedad y en cada etapa de su vida.

Es maravilloso saber que Dios pensó en todo antes de darnos el privilegio de ser padres.  Dios proveyó un instrumento claro, preciso y perfecto para educar a nuestros hijos, la Biblia como el mejor manual de educación.  El problema o el fracaso de la educación de nuestros hijos ha estado en el no habernos sometido a esta Palabra y por consecuencia, en no haberla aplicado correctamente. Por haber atendido las ideologías o filosofías posmodernas de los gobiernos, de los profesionales, de otras entidades y no a lo que dice Dios en su Palabra es que estamos viviendo y viendo una sociedad donde la educación de nuestros hijos no es integral y por ende, no es segura ni completa.

No es completa ni en las áreas que se ha incluido en la formación educacional de antes.   Generalmente no se ensena ciencias naturales, ciencias sociales, geografía, y otros aspectos, y la disciplina correctiva y mucho menos acerca de Dios.     Es por eso que amerita que los padres vuelvan al manual divino para encontrar en ella las instrucciones sobre cómo educar correctamente a sus hijos, siempre impulsado, llevados y acompañados de amor.   Estos son los textos que en esta porción nos ayudan a entender lo que se debe integrar a la educación integral con amor (v.15, 17, 18, 19, 21).   Con solo leerlos se puede encontrar el elemento que está haciendo falta en la educación con amor, y que los sistemas educacionales no lo aceptan, pero que a los antepasados les dio mucho más resultado.

La Biblia dice, la vara y la corrección dan más sabiduría que el consentirlos, alcahuetearlos, el mimarlos o darles todo lo que nos piden con tal de que estén tranquilos.   Los hijos consentidos avergüenzan a los padres y de eso tenemos en gran cantidad en este tiempo porque los padres no han sabido educar a sus hijos.     De esos hijos viene los que ya no quieren estudiar cuando grandes, a veces se vuelven rebeldes, haraganes, y pueden llegar a ser delincuentes o exponerse siempre al peligro de muerte por andar en los lugares y las personas no recomendadas.  Porque cuando el hijo o la hija ha sido bien corregida o educada con amor, sabiduría y propósito de manera preventiva; llegan a ser sabios, porque sabrán tomar las mejores decisiones.    Se dan casos en que los hijos o los siervos no entienden  con palabras, sino que es necesario aplicar la disciplina con vara y en la parte más segura, con calma, propósito, serenidad, y para hacer ver dónde está el error, es prevenir y no destruir, y eso es verdadero amor. Porque el que detiene el castigo, al hijo o la hija aborrece.

Claro está, la educación, y la corrección comienza 20 años antes que sus hijos nazcan.  Usted como padre y madre deben ser educados, temerosos de Dios, vivir sometidos a la Palabra, creerle a Dios y obedecer sus instrucciones. Esto les da autoridad y capacidad ejemplificada para educar con amor a sus hijos.   Los expertos dicen que en los primeros 5 a 6 años es donde los hijos y las hijas adquieren los mayores y mejores enseñanzas para la vida, sus cerebros, su capacidad psicomotriz y cognitivas son como esponjas listas para aprender todo. Es desde la cuna donde comenzamos a educar. Esto lo respalda Proverbios 22:6, instruye al niño en su camino mientras se pueda, mientras es tiempo, mientras son pequeños para que al ser grande ya lo llevaran dentro de sus corazones, implantados ya en su vida, en su forma de ser, en sus carácter y ya como convicciones.

Vamos papas y mamas, nunca es tarde para comenzar, y nunca se es viejo para aprender, los hijos son los hijos, y sean pequeños o grandes, somos responsables delante de Dios por su educación.  Si los ama, haga algo por su educación, eso incluye la corrección y la disciplina, es el otro lado del amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s