El mal ejemplo del perezoso

Día 229
Proverbios 26:13-16
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Dice el perezoso: El león está en el camino; El león está en las calles. 14 Como la puerta gira sobre sus quicios. Así el perezoso se vuelve en su cama. 15 Mete el perezoso su mano en el plato; Se cansa de llevarla a su boca. 16 En su propia opinión el perezoso es más sabio. Que siete que sepan aconsejar.

Después de leer estos versículos, dígame, ¿qué cosas ve en el perezoso que no debemos hacer? Es haragán, no pone cuidado del peligro, solo piensa en descansar y no hacer nada. Imagínese que hasta para comer se cansa. Casi le gustaría que alguien le ponga la comida en la boca, le muevan las mandíbulas para masticar la comida, porque se cansa al comer. Es tan tremendo que en su propia opinión es sabio, y en este punto se parece al necio. Bien lo dijo uno de los sabios de la antigüedad, “el que dice que sabe, no sabe nada”. Así es el perezoso, sabiendo que no sabe nada, pero se cree y se presenta como el que si sabe, aun cuando no sabe nada.

¿Conoce usted a alguien que es así? Personas que se creen importantes por lo poquito que saben, y por eso ven a los demás con una perspectiva y espíritu de superioridad. Un perezoso da mal ejemplo a los demás, es el antitipo de lo que se espera de las personas, y puede ser hombre o mujer. Las personas que no les gusta trabajar, no se esfuerzan por superarse, son conformistas con lo poco alcanzado, y se aprovechan de los demás, no solo son mal ejemplo, sino que afecta a la sociedad, a la familia. Un perezoso le encanta dormir aun en las horas que normalmente Dios las ha destinado para trabajar, y que las reglas laborales establecen 40 horas en la semana o sea 8 horas al día. Un perezoso no se preocupa por lo que viene, por lo que debe hacer, y es tan conformista, que prefiere descansar o dormir en vez de aprovechar las oportunidades que se le ofrecen. Se vuelve exigente, gustoso, y pone muchos requisitos para los trabajos que busca, y en el fondo ruega no encontrarlos.

Lo que se puede dar cuando una persona es perezosa.   Por un lado puede llegar a ser presa de personas mal intencionadas o amañadas al hacerle propuestas sobre cómo obtener las cosas sin tener que hacer mucho pero que al final terminan mal.    Cuando se está sin hacer nada, la mente trabaja y comienza a pensar en muchas cosas no necesariamente buenas, pues el diablo al encontrar un vagón vacio (mente), se encarga de llenarlo de basura (cosas malas) y termina haciéndolo su esclavo, adicto a todo eso. Bien dice Pablo en 1 Tesalonicenses que a los haraganes los amoneste para que trabajen.  Muchos haraganes se han vuelto delincuentes, porque el diablo los logra envolver usando a otros maleados.

Por lo anterior, no aprenda de los perezosos. El perezoso se parece al insensato, al negligente, al necio, y haragán. Al contrario, seamos emprendedores, visionarios, trabajadores, busquemos todos los días seamos mejores, seamos buenos administradores de nuestro tiempo, de la vida, del trabajo, del dinero, de la familia, y de nuestros talentos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s