Educando a un necio

Día 228
Proverbios 26:1-12
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Entender el significado pleno de la necedad y del necio es  de suma importancia para la educación que deseamos darles. “En la Biblia, las palabras “tonto”, “insensato” o “necio” no se refieren a la persona que carece de capacidad mental, sino por lo general al que desprecia la razón y sigue un proceder de insensatez moral contrario a las normas justas de Dios.”[1] Responder a un tonto “conforme a su tontedad”, en el sentido de recurrir a sus pobres métodos de argumentación, pone al que lo hace a la altura de los razonamientos o modos de actuar erróneos del tonto. Para no hacerse como él en este aspecto, el proverbio aconseja: “No respondas a nadie estúpido conforme a su tontedad”. Por otra parte, Proverbios indica que puede ser provechoso responder “conforme a su tontedad”, en el sentido de analizar sus opiniones y expone que son ridículas, mostrando que sus razonamientos llevan a conclusiones completamente diferentes a las que él mismo ha llegado.[2]

El problema de la necedad muchas veces es que se opone a la verdad sosteniendo su propia opinión la que en realidad es incorrecta.    En el fondo, el necio se vuelve irracional, egoísta, legalista y sabe lo todo en su propia opinión.   Lea con cuidado los vv.3 al 12 y vera el comportamiento del necio, pero con todo eso, tenemos el reto, si es parte de nuestra familia, de educarlo para bien, si es que el necio atiende o entiende lo que se busca para él o ella.  Primero, solo descubra las particularidades del necio en estos textos.    En el v. 4, responde con necedad, v. 5 se considera sabio en su propia opinión, v.6 no es confiable, v.7 no hace nada por ayudarse así mismo, es como un perezoso, v.8 es tan irrespetuoso que no merece honra, v.9 no habla cosas beneficiosas, v.10 no son confiables para darles trabajo, son irresponsables, v.11 persiste en quedarse en su necedad, no da oportunidad para reconocer que está mal.

Ahora bien, si conoce a alguien que es necio, quien persiste en su necedad, y que se cree sabio cuando no lo es, quien su forma de vivir es siempre ir hacia aquello que solo él o ella sabe que es lo correcto aunque todo mundo le diga lo contrario, la pregunta es, ¿Cómo educarlo o ayudarlo a cambiar?  Los mismos versículos nos dan ciertos consejos de cómo proceder ante ellos con el fin de ayudarlos.  En el v. 3b, si aun esta bajo la edad de disciplinarlo aun físicamente, es necesario hacerlo con cuidado, en su espaldita con sabiduría, explicando el porqué, y claro si esto es lo justo, el momento oportuno, y el lugar adecuado.  V.4, no responder con el mismo tono, sentido, actitud, que tiene el necio, debe hacerse con sabiduría, cuidado, amor, y propósito.

También, el v.5 da la idea que debe responderse como el necio “como lo merece” o con dureza y franqueza para echar abajo su autosuficiencia.   Yo creo que cuando se dice como lo merece, quiere decir, como es indicado, lo adecuado, pensando siempre en que reconozca su actitud incorrecta. Si decirle la verdad, pero sabérsela decir.  Los vv. 6 al 11 usa comparaciones al usar “como”, donde el necio es comparado con esas diferentes acciones, y el v. 12 termina diciendo que estos no son sabios.  De manera que, debemos tratar a los necios con la verdad, corrigiendo  con sabiduría, siendo positivos, no cayendo en su forma de ser, y teniendo mucha paciencia.

         [1] http://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/1200001543  Biblioteca en línea.

         [2] Ibid.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s