El paralelismo de un perezoso

Día 225
Proverbios 24:22-34
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Una cancioncita que se enseña a los niños pequeños dice: “Dice el perezoso, yo no voy al culto, me duele la cabeza, me dan ganas de dormir”.   Claro, la canción  está dedicada a quienes pudiendo asistir al templo, inventan muchos pretextos para no hacerlo.  El problema es que la pereza espiritual está manipulada por quien busca apartar a todos de Dios, y como un experto va adormeciendo a las personas hasta el grado que sienten que ya no les hace falta, que ya no necesitan y que no les importa el no asistir al templo.

Tomando la palabra perezoso según los vv. 30-34, Salomón nos cuenta que paso por el terreno del perezoso.   Es probable que todo mundo supiera de la cualidad que poseía el hombre dueño de ese campo o terreno, o realmente Salomón decidió identificarlo así, con solo ver como cuidaba o tenía el terreno.   Da otro calificativo al dueño de ese campo, “falto de entendimiento”.   ¿Tiene relación la pereza con la falta de entendimiento?    Interesante, la pereza es el resultado de no usar correctamente la inteligencia, ya que esta es creativa, es proactiva, tiene iniciativa, es preventiva, siempre está en acción.

Lo que delato al dueño de este terreno es lo que vio el proverbista. “Y he aquí que por toda ella habían crecido los espinos, Ortigas habían ya cubierto su faz, Y su cerca de piedra estaba ya destruida”.     Esto es así, si uno pasa por barrio y ve las casas descuidadas, las yardas llenas de basura, cosas viejas, y mucha maleza, de inmediato uno piensa y dice, que gente más descuidada vive ahí, ¡seguramente son haraganes o perezosos!  Es la impresión a priori, es posible que la casar adentro este muy limpia, ordenada y bien dirigida, pero es difícil de creerlo. Una casa así, un terreno así es nido de muchos otros animales, y mucha maleza que no deja crecer lo que es bueno.

Esta escena de un campo descuidado, sucio y poco aprovechado dejo gran enseñanza al sabio. Un poco de sueño, cabeceando otro poco, Poniendo mano sobre mano otro poco para dormir; Así vendrá como caminante tu necesidad, Y tu pobreza como hombre armado.  El día de ayer conocí a un señor que es de México.  Al ver que traía enyesado un brazo le pregunte que le había pasado.  Me dijo, tuve un accidente en la 95 por Delawer, venía a 65 millas de velocidad y me dormí, así que tuve el accidente, que estoy con vida, por puro milagro, le dije yo, y mi hijo le dijo, milagro de Dios.  Nos mostro fotos de cómo quedo el carro, y realmente quedo destrozado, sin embargo él, solo se quebró el brazo, y todo por dormirse.

 

¿Qué aprendió Salomón de lo que vio en el campo?   Al perezoso, descuidado y negligente le siguen la necedad y la pobreza.   Quien no  trabaja porque es perezoso o haragán, no tiene que comer, o se vuelve aprovechado, ladrón, o mantenido.    Si es por dormilón que descuida sus tareas del día, descuida los proyectos, deja de ir al trabajo, o no aprovecha todas las virtudes que Dios le ha dado, va rumbo a la pobreza.      Lo contrario a eso es lo que enseña la parábola de la hormiguita que siento tan pequeña es inteligente, previsora, ordenada, disciplinada y no pierde su tiempo durmiendo.   Vamos mis hermanos, todos hemos sido dotados de virtudes, habilidades. No dejemos que nuestra casa se llene de maleza, suciedades, cuidémosla, démosle amor, educación, guía, sabiduría, valores.    No deje que bichos, extraños, y animales no deseados se acerquen, repélelos  y saque buenos frutos de su campo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s