Conoce quien es un amigo (a)

Día 211
Proverbios 19:1-12
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

No todos los que dicen ser amigos lo son, y no todos los que tú crees que no son tus amigos no son.    Amigo es aquel que llega cuando todos se van, el que sin hablar puedes contar con él porque siempre estará para ti. La amistad es un valor precedido por un tiempo considerado de conocimiento que se prueba por la lealtad, la confianza, la comunicación, y muchos elementos en común.  Para entregar la amistad a otra persona es súper importante saber quién es, ya que un amigo o una amiga se convierte en una persona especial e importante en la vida de uno (18:24).    Es por ello que si tienes a alguien como amigo o amiga, esta debe contribuir en tu crecimiento espiritual, ayudarte a amar más a Dios, y ser una mejor persona, pero si esto no es verdad, no es buena esa amistad.

La tecnología ha avanzando tanto hoy que está invadiendo la privacidad de las persona y el derecho universal de la libertad. Ahora, el internet se encarga de pensar, escoger y decidir por muchas personas que no tienen tiempo para conocer y escoger a las personas como amigas.  El ofrecimiento obedece no solo a la filosofía consumista, comercial y rápida del tiempo sino a la ideología tolerante y postmoderna del siglo.

 

En la actualidad, una persona puede tener “amigos” de todo el mundo y comunicarse con miles ellos en solo segundos, quienes realmente no son amigos, solo contactos, aun ni conocidos. No necesita gastar en sellos postales, escribir las direcciones postales, decir palabras diferentes a cada persona según el nivel de la relación y ni presentar escusas por retrasos de correspondencia. Es más, el internet tiene suficientes estilos de tarjetas, pensamientos e ideas fascinantes e innumerables candidatos para hacer más amigos.

 

¿Es genuina la amistad que se cultiva por este medio social? ¿Es realmente honesta, completa y satisfactoria la amistad que sostienen dos personas que no se conocen personalmente? ¿Contribuye este tipo de amistad moderna a la preservación de los valores que forman una sociedad mejor o hemos de pensar que la amistad tradicional está en crisis?

 

Aunque el internet es valioso para muchas cosas, pero jamás sustituirá el estilo tradicional y bíblico de hacer amigos porque la amistad es un regalo que viene de Dios 1 Juan 4:8, 21, Proverbios 18:24. El estilo tradicional comienza en la camaradería, donde dos o más personas se conocen personalmente y por medio de estar juntos, hablar, mirarse, compartir y escuchar llega a ser compañeros. Este nivel de relación aún no equivale a amistad pues aún no hay confianza, conocimiento y libertad suficiente pero es la antesala de una amistad saludable. En fin, el internet es efectivo para muchas cosas, pero no para formar amistades genuinas, satisfactorias y leales. Pues en este tipo de “amistades” es fácil mentir, no hay costo, no hay entrega, presencia corporal. Todo es palabras, palabras, palabras, tan solo palabras y la amistad es más que palabras Proverbios 24:17.

 

Cuando se practica una amistad que nace de un honesto compañerismo, de pasar mucho tiempo juntos, de compartir alegría, tristeza, dolor, enfermedad, escasez, abundancia, etc., la amistad es una relación o un vinculo profundo que nace desde el corazón que amarra, y solo desea lo mejor para la otra persona antes que para sí mismo. El verdadero amigo no abandona al amigo, sino que lo protege, lo apoya, lo defiende. Dice el libro de Eclesiastés 4:9-10 “Dos son mejores que uno, si uno cayere, el otro levantara a su compañero, pero ay del solo”.

 

La verdadera amistad es valorada de tal manera, que esa relación de amistad es saludable, beneficiosa y duradera Proverbios 17:17, 27:10a. Cuando los jóvenes establecen una relación de amistad basada en el amor ágape, y todos los días la riega, cuida, suministra con tiempo de calidad, palabras sazonadas con amor, esta beneficia a otras personas. La amistad es valorada cuando en la relación se es capaz de dar la vida, esfuerzo, entrega, sinceridad, honestidad, y sacrificio por el bien del otro.

 

Vale la pena ser amigo de Dios, y ser amigo con los demás, porque se vive mejor, se duerme mejor, se camina mejor y se come mejor. La amistad no solo son palabras bonitas, y hechos pomposos; la amistad requiere entrega y ejemplo.   El amigo verdadero no es falso (v.5), y se es amigo del que da verdadera amistad (v.6).   Es por eso que se debe buscar amigos o amigas que amen a Dios, porque así, su amistad será una bendición.  Si tienes un amigo (a) que no te ayuda acrecer espiritualmente, que no te ayuda a ser obediente a Dios, a ser fiel a Dios, es mejor alejarse aunque sea la persona más adinerada, famosa, o cercana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s