La disciplina a tiempo

Día 209
Proverbios 18
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Se con seguridad que en cuanto a la disciplina hay dos posiciones opuestas, más cuando se refiere a la disciplina física o verbal.   Están quienes apoyan la posición que al hijo se debe disciplinar en todo y por todo con la intención de que este aprenda.   Por el otro lado están los que se oponen a toda clase de castigo físico y verbal porque eso va contra los derechos del niño y esto puede traer consecuencias en su desarrollo normal y educacional.   Sin embargo, la Biblia propone claramente que la disciplina es necesaria, importante y beneficiosa.   Solo que esta debe ser aplicada a tiempo, con propósitos correctivos, con una visión preventiva, y de una manera adecuada.

En la actualidad es conocido que muchos profesionales se oponen a toda clase de disciplina que pueda incomodar al hijo o violar los derechos del niño.   Entre ellos están los psicólogos, los padres alcahuetes, despreocupados e irresponsables y también están una gran cantidad de personas liberales que no les importa más que solo darle libertad a los hijos.  Por supuesto que es necesario señalar que hay padres que abusan de sus hijos al castigarlos de manera incorrecta, con objetos peligros, en los lugares más delicados, y con palabras ofensivas, dañinas, y con malos ejemplos.  Esto es lo que promueve la violencia, la delincuencia, el libertinaje, la anarquía en la sociedad, el deterioro de los valores,  la desintegración familiar, y la corrupción en la sociedad.

El punto clave es encontrar el equilibro entre los dos extremos.    Y ese equilibro es lo que la Biblia enseña, una disciplina a tiempo, preventiva, correctiva, educacional, con propósito, y bien aplicada.   Estos son algunos de los proverbios que hablan sobre el tema, 13:14,15:32, 17:10, 19:18, 20:30, 22:15, 23:13-14, 29:15,17)   que unido a Efesios 6:4 se concluye que la disciplina ha de ser aplicada con amor, serenidad, con propósitos educativos y correctivos.

Si nos detenemos en los versículos que hablan sobre la disciplina en los proverbios de este día de lectura 17:10, 19:18,20, 20:30 nos dejan algunos principios importantes a tomar en cuenta en el momento de considerar la disciplina. Proverbios 18 tiene implicado estos mismos principios, pero no presenta en detalles la disciplina.  Primero, la disciplina es preventiva, pero debe ser aplicada a tiempo.   La palabra utilizada para castigo tiene que ver con corregir algo que esta incorrecto, y es el pago merecido por algo hecho, que en este caso es consecuencia de lo que se hizo. Con todo, la frase “en tanto que hay esperanza” debería unirse con Prov. 22:6 que implica que hay un tiempo adecuado para disciplinar porque a los hijos les servirá, y ellos lo recibirán, cuando son pequeños. Segundo, la disciplina debe estar acompañada con la instrucción de valores que contribuyen a la formación integral de los hijos.   “Instruye al niño en su camino, y aun cuando sea grande no se aparte”.

Un tercer principio es que quien disciplina debe recordar que no es para dejar caer en el hijo todo su enojo, rabia, furia, porque no lograra el propósito de corrección.   No se debe disciplinar cuando se está enojado o furioso, y no hacer del hijo victima de los problemas matrimoniales o laborales.  La disciplina no es para destruir sino para dar vida, prevenir, advertir, formar, corregir, y ayudar.  Cuando la disciplina es apropiada, justa, amorosa, paciente, y correctiva, el hijo la recibe y de esa manera se está ayudando a los hijos “para que seas sabio en tu vejez” (19:20).   Cuarto principio, cuando se aplica la disciplina física, “azotes” debe ser con mucho cuidado, en la parte baja de la espalda, donde no hay peligro de lastimar, hacerlo con moderación, propósito, sin enojo, explicándole al hijo la razón del castigo.   Dice el 20:30 que los azotes no destruyen, al contrario son medicina aunque duelan, pero forman, corrigen a quien está actuando mal.   La segunda parte del texto dice que el castigo purifica el corazón.

Es probable que muchos psicólogos, y aun la filosofía educativa de muchos países comenzando con Estados Unidos no estarán de acuerdo que a los hijos se les debe disciplinar aun físicamente cuando esto es necesario porque la Biblia lo dice, porque Dios lo ordenó, y el Dios perfecto sabe lo que dice. Solo que nosotros los humanos no debemos abusar al disciplinar a los hijos incorrectamente, eso debe ser castigado, porque hay padres que maltratan en vez de educar.   También, aquellos padre súper equivocados que creen que por no disciplinar a sus hijos los están educando correctamente, dejando que sus hijos se vuelvan irrespetuosos, maleantes, desobedientes, gritones, y o hasta delincuentes.

El consejo es disciplinar a los hijos en la manera como la Biblia enseña, con propósitos correctivos, preventivos y visionarios.    Si eres padre alcahuete, le estás haciendo mal a tu hijo. Si eres un padre despreocupado, le estas dando un mal ejemplo a tus hijos.  Si eres un padre irresponsable, atente a las consecuencias.  Pero si eres un padre cristiano, obedece lo que dice la Biblia sobre cómo educar a tu hijo.  Por favor, no le celebres sus travesuras, no le permitas las malcriadezas, al contrario, felicítalo cuando hace bien las cosas, cuando practica lo bueno que tu le enseñas.  Eso sí, llámale la atención cuando se porta mal, hazlo bien, con amor, con sabiduría, y a tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s