Hechor y consentidor pagan por igual

Día 208
Proverbios 17:13-28
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Seguro que ya ha escuchado este dicho, “hechor y consentidor pagan por igual”.  Quien comete el pecado y el que lo encubre, ambos son culpables por igual.    Quien  arma todo plan y el que lo ejecuta, los dos son responsables, los dos deben ser juzgados, y por ende los deben ser culpados.   Aunque en la realidad no siempre se juzga de esta manera, pues el foco de señalamiento está en el hechor, en el ejecutor, en el que realiza el delito, mas se olvidan que detrás de este buen haber uno o más, aun hasta toda una organización.   Esto se vuelve muy importante entender, pues es delicado delante de Dios el ser cómplice de algo ya sea por vista, oído y hablado.   Me refiero al hecho de que si alguien ve, escucha, o es sabedor de que una persona está haciendo  algo malo, decide callarlo, es culpable como la persona que lo hace.

Lea por favor el versículo 15, “El que justifica al impío y el que condena al justo, Ambos son igualmente abominables a Jehová”. ¿Encuentra similitud con el refrán “Hechor y consentidor pagan por igual”?   Es probable que usted no vea similitud, pero si hay de fondo similitud.    Quien justifica, defiende, acepta, tolera, o está defendiendo al culpable en el sentido que considera que es válido lo malo que hizo, es un consentidor, pues a lo malo se le debe llamar malo en todos lados, sabiendo que esto tiene consecuencia y el culpable deberá asumir las consecuencias.   Y la otra parte, quien condena al justo sabiendo que es inocente, que está en la verdad, que no ha hecho nada malo, también es consentidor, y culpable, ya que a alguien o a algo,  u  otra motivación incorrecta está encubriendo, y debe ser castigado también.

Los dos casos se dan en este tiempo, a veces descaradamente al ver eso con toda normalidad, y a veces encubiertamente que nadie lo puede ver, pero detrás hay toda una actuación corrupta. La Biblia dice, ambos son abominación a Jehová. Ambas acciones son pecaminosas, y a Dios el ofenden, por lo tanto deben ser censuradas, castigadas.   Parece que el v.16 tiene relación con el v.15, no con exactitud, pero si lo hay.   El v.18 menciona a dos personas, al fiador y al que da prestado, ambos deben asumir las consecuencias, que con frecuencias no son buenas, y cuando se encubre, esto es malo también.   Los versículos 26 al 28 contienen la misma verdad.    Sabio es el que sabe cuando hablar, aun el necio cuando calla se parece al sabio.  Sin embargo, cuando una persona por no meterse en problema decide no abrir su boca aun cuando vio, oyó o vio a alguien hacer algo malo o incorrecto, ambos son culpables.

Una de las semejanzas de José con Jesús es que ambos dijeron la verdad aun cuando significo para José el ser vendido como esclavo y Jesús hasta crucificado.  Es mejor decir la verdad aun cuando esta duela, en vez de esconderla convirtiéndonos en cómplices. Lo único es que se debe saber decir la verdad, con amor, sabiduría, cuidado y consideración pero con carácter y humildad.   No calle cuando es necesario hablar, porque si no lo hace para evitar problemas, sabiendo que de por medio hay pecado, usted es culpable delante de Dios. Hechor y consentidor, ambos son culpables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s