El valor de la justicia

Día 205
Proverbios 16
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

La palabra justicia que es un sustantivo puede cambiarse a justo que es un adjetivo aunque cuando es nombre de persona viene a ser sustantivo nuevamente que en una oración es el sujeto.    Muchas veces se usa esta palabra en la Biblia en las diferentes formas, a un como un verbo en los diferentes tiempos.  Por ejemplo, Job y Abraham fueron reconocidos como personas justas, y un sinónimo de justo también es recto.   Pero en Romanos dice, justificaos pues por la fe tenemos paz para con Dios.    En fin, la palabra es muy amplia en usos y significados.

Sin embargo, en Proverbios 16 se está usando la palabra como sustantivo, justicia (v.8), pero también dice “en juicio no prevalecerá su boca” (v.10), “con justicia será afirmado el trono” (v.12), “los labios justos son contentamiento de los reyes” (v.13), adjetivo.  Ya en el v. 17 usa el sinónimo “recto” para referirse a justo.  Ahora bien, ¿Cuál es la enseñanza central del uso de esta palabra en el argumento de proverbista?    Está hablando acerca del valor de la justicia, de ser justo, de caminar en rectitud, del comportamiento o la conducta del justo.   El concepto que le da el Nuevo Testamento no solo se enfoca a la clase de conducta o comportamiento que corresponde a la justicia, sino al estado de una persona después que ha creído en Jesucristo, es justificado, es declarado justo, que llanamente significa, que Dios por su misericordia y perdón lo declara libre de culpa, libre de condenación.

Quien es justo es el que anda en rectitud, se comporta conforme a lo que es cabal, equitativo es en  su proceder, en su pensar y en su reaccionar.   Este comportamiento o conducta justa o que practica la justicia es lo que Dios espera de todo ser humano, y no es necesario tener a Cristo en el corazón para ser recto y justo en su forma de proceder.  Lo único es que, si una persona no cree en Jesús, aunque sea la persona más justa de este mundo en su forma de proceder, y conducirse, sigue siendo culpable, y le espera la condenación eterna por su pecado.    Es por ello que, es imprescindible que toda persona reconozca que es pecadora por haber nacido con naturaleza pecaminosa (Ro. 3:23) y que necesita ser justificado por la sangre de Cristo (Ro. 5:1) para ser declara justo, libre de condenación eterna.

En fin, la justicia como valor se puede dar en toda persona, y que bueno sería que todos actuaríamos en congruencia al significado pleno de la justicia.   No habría injusticia, abuso, maldad, aprovechamiento, enriquecimiento injusto, no habría tanta violencia, muertes, robos, secuestros, etc.   Mientras estemos en pecado, siempre se dará todo esto, pero una vez vivamos bajo el temor de Dios, controlados por la sabiduría divina, sometidos a los designios de su palabra, empapados del santo amor de Cristo, y controlados, y guiados por el Espíritu, y determinados solo en cumplir la voluntad de Jesús, de dar a conocer el amor de Dios, estaremos practicando la justicia de Dios.     Una persona justificada por la sangre de Cristo es mucho más responsable de conducirse en justicia, de actuar justamente, de hacer todas las cosas rectas, cabales, de nunca aprovechar de los demás, de hacer todo conforme a lo que es justo.    Ese es el reto de hoy y todos los días, pensar, sentir y actuar conforme a la justicia, porque eso trae contentamiento a Dios y a nosotros. Sea justo, y compórtese con justicia aun en las cosas más pequeñas de la vida, y el Dios de paz le recompensará.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s