El placer de vivir tranquilo

Día 204
Proverbios 15:16-19
Lectura de Proverbios 2016
Dr. Luis Gómez Chávez

Ya lo he compartido en otras ocasiones, pero lo volveré a compartir porque esa experiencia marco la vida de toda nuestra familia, especialmente la mía.   El profesor Stamford Orth me encomendó hacer una monografía sobre contentamiento en el momento más difícil que pasábamos como familia.  Significa que yo debía investigar y enseñar que la vida en Cristo no importa la circunstancia,  se debe vivir tranquilo, confiado, satisfecho y en contentamiento. ¿Cómo considera usted que yo podría escribir con honestidad esta monografía sabiendo que hacía un mes que tuvimos que salir de USA con solo 4 maletas y $ 400.00 dólares dejando todas nuestras cosa en ese país y venir a Guatemala con casi nada?

Definitivamente, Dios estaba de por medio en todo esto, él estaba trabajando y moldeando nuestras vidas.    Pero ¿Cómo ser feliz, o por lo menos estar tranquilo y satisfecho estando en medio de tan difícil situación?    Como parte del trabajo, comencé a buscar en toda la Biblia textos que hablan de contentamiento, de una vida tranquila y de fe.  Así que, llegue a Juan 15 donde en las primeras lecturas no entendí el mensaje de Dios para mí, porque yo estaba preguntando a Dios, ¿Por qué nos estaba pasando tantas cosas difíciles?   Pregunté a Dios, ¿estoy haciendo tan mal el ministerio?  ¿Es por causa de algún pecado que dejaste que nos cancelaran las visas de religiosos? ¿Acaso tienes algo mejor para nosotros?

Al leer los vv. 16 al 19 encuentro que la enseñanza sobresaliente es que aprendamos a vivir tranquilos, confiados, y satisfechos con lo que tenemos, donde Dios nos quiere tener, pero que cada día nos esforcemos por ser mejores pero en relación con él.   Cuando se está en temor de Dios, aun cuando se tiene poco, eso poco es suficiente, alcanza para estar tranquilos. Generalmente, cuando se tiene mucho, el corazón no se conforma, no está satisfecho, siempre quiere tener mucho más.    Ambos estados, de abundancia o escasez, es necesario aprender a tener contentamiento como lo enseñó Pablo.  Es de esta manera como ejercitamos la fe, y aprendemos a depender de Dios en medio de toda circunstancia.

Lo que dicen estos versículos es una gran verdad, los frijolitos con queso y tortillas saben mejor cuando se está en paz y amor, cuando se está bien con Dios, con la familia y los demás.   No se puede comer tranquilo aun cuando se tenga la más deliciosa comida si solo se está pensando en los negocios, en ganar más, en enemistades, odios, y rencillas.   Tanto las contiendas, la ira, la pereza y la escasez son condiciones optimas para destruir la alegría, la tranquilidad, y el buen estado de ánimo si no es tiene una relación profunda y de convicción con Dios.  Tanto así, que no se come bien, no se duerme bien, y no se está tranquilo en ningún lugar.  Todo lo contrario se da cuando alguien ha aprendido a confiar y depender de Dios, aun en la pobreza, y enfermedad o dificultad, puede estar satisfecho y confiado que todo está en las manos de Dios y que él lo controla todo.

Yo aprendí de la parábola de la Vid en Juan 15 que Dios quiere que todos demos mejores frutos y si para lograrlo es necesario someternos a un proceso de depuración, cosas que a veces duele, lo hará.    Dios sabe lo que quiere y sabe hasta dónde podemos soportar. Si estamos en sus manos, todo está bien, así que bueno es vivir tranquilos en sus promesas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s